Salud, Sexualidad

¿Y si le decimos a los niños que el sexo se trata del placer?

  • Decirles le verdad a los niños debería de ser fundamental en cualquier tipo de educación, incluyendo la sexual.

sexo se trata del placer

En el mundo de la fantasía que creamos para los niños, junto con Santa Claus y otras entidades, se encuentra el sexo: un animal fantástico de generación espontánea que se mueve en la sombra y que asusta a quien lo ve. Es curioso porque el sexo es lo más “real” o “natural” con lo que nos encontramos en la vida. Es aquello que nos recuerda constantemente que antes que nada somos un cuerpo –que necesita comer, que desea tener contacto físico y que morirá (cuando le preguntaron a Woody Allen en qué creía, contestó: “en el sexo y en la muerte”, lo demás es incierto). Es inevitable que los niños se encuentren con la realidad sexual (la realidad es sexuada) y quizás no debamos de hacer nada para postergarlo, como si se tratara de un misterio que mejor no volteamos a ver.

Escribiendo para el sitio PS Mag, Alice Dreger,  profesora de la Facultad de Medicina de la Universida de Northwestern, narra las peripecias que ha sufrido contrastando su apertura sexual con sus hijos y la educación que reciben en la escuela. En la escuela se enfocan casi siempre en alertar a los niños sobre el peligro de tener sexo sin protección y describen de manera tangente las enfermedades venéreas, generalmente creando una imagen un tanto tétrica del sexo. Dreger señala que “los adultos creen que si se les dice la verdad a los niños sobre el sexo, tendrán relaciones antes de lo que deberían. Aunque la evidencia señala lo contrario”.

La verdad sobre el sexo, como bien dice Dreger, es que la mayoría de las veces se trata de recibir y dar placer. Ciertamente existe un componente biológico que nos impulsa a tener sexo y a querer reproducirnos, pero al menos conscientemente la mayoría de las veces que tenemos sexo es porque nos gusta como se siente –y no sólo eso nos hace bien sentirnos bien (no es casual que el sexo sea parte ya de la industria del bienestar). ¿Por qué habría de tener algo de malo decirles a los niños que el sexo tiene que ver con el placer? Esto es concebible solamente cuando vemos a los niños como seres inferiores e incapaces a los cuales debemos de proteger colocando en una burbuja impermeable para que el mundo no los agreda. Por más que alguien quiera a sus hijos, no sólo esta actitud es nociva, es también completamente irracional. La información no se puede ocultar del todo, el papel de cualquier persona que educa en esta era es el de ayudar a entender –especialmente ante la saturación de información.

Evidentemente esto no se trata de llegar con un niño de 5 años y contarle con lujo de detalle lo qué es la sexualidad, se trata de acercarse naturalmente al sexo, de quitarle esa aura enrarecida y enervada –que además puede programar a una persona a sentirse siempre incómoda con su propia sexualidad. Se trata sobre todo de responder a las inquietudes de los niños y de decirles la verdad. Esto es importante porque no hay forma de tener una buena comunicación con alguien –incluyendo un niño– si no somos honestos en lo que le decimos. De no hacerlo, corremos además el riesgo de que los niños obtengan su información de fuentes dudosas y no nos lo compartan, puesto que no sienten la confianza necesaria.

No es necesario ser explícitos o demasiado detallados, simplemente hay que hablarles con el lenguaje que hemos cultivado con ellos en conjunto, que ha nacido de nuestra relación –sin ser condescendientes pero tampoco pensar que podemos utilizar los mismos términos que usaríamos con una persona adulta, como es lógico. Creo que cualquiera de nosotros agradecería a sus padres la sinceridad y la soltura, cierta liviandad consciente –entre menos proyectemos nuestras propias inseguridades y programemos a nuestros hijos con nuestras improntas y atavismos, más libres serán cuando crezcan.

Twitter del autor: @alepholo

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

3 Comentarios

  1. Es cierto que hay que hablar con la verdad a los hijos y sobre todo en la adolescencia, yo lo he hecho con mis hijos (22, 20 y 15) les he dicho que el sexo no es malo al contrario es algo muy bello, pero haciéndolo a una edad en la que comprendan los pros y contras de llevar una vida activa, por que el cuerpo puede estar preparado pero la mente no, todo tiene su tiempo y también saber con quien, no es solo por dar y recibir placer, porque se puede volver una obsesión si no sabes encauzarlo debidamente.

  2. Necesito una opinión ayuda urgente…mi hijo de ocho años por accidente en mi teléfono celular entro en una pagina con imágenes muy explícitas y la verdad estoy nula no se de que manera explicarle lo que vio para no hacer de esto un problema mayor. Tampoco quiero que esto despierte su curiosidad, es muy pequeño. Pero a la vez creo que es lo suficientemente inteligente para entenderlo sin ir al detalle. Por favor alguien que me de una opinión de como encarar este tema.

Alojado en Next.LA