Salud

Violencia familiar y sus consecuencias

  • Es muy importante revisar y reflexionar sobre las dinámicas familiares y en caso de ser necesario hacer cambios de manera inmediata, ya que todo lo que sucede en el ámbito familiar se replica fuera de casa y se arraiga en la forma que los niños tienen de relacionarse con otros niños.

Violencia familiar y sus consecuencias… Cuando pensamos en bullying o en conductas agresivas nuestra mente (por lo general), en automático se va a las agresiones que se sufren en el exterior: calle, trabajo, escuela, lo cierto es que está comprobado que la mayoría de las conductas humanas se aprenden en la casa y por lo tanto el entorno violento tiene graves consecuencias, entre ellas:

  • problemas de agresividad
  • dificultades de interacción social
  • tendencia a interpretar de modo hostil la conducta de los otros
  • baja autoestima
  • problemas de egocentrismo cognitivo y social.

Estas consecuencias, cuando se reflejan en los niños los afectan fuertemente en la escuela, casi siempre se ve disminuido el  rendimiento académico y sobretodo la interacción con sus compañeros, en algunos casos, los maestros también llegan a notar el cambio de conducta.

Pero resulta que el bullying no solo sucede en la escuela o en los círculos de amigos, tiene su origen (nos guste o no) en las familias. Sucede que es una práctica común las relaciones familiares a través de actitudes de acoso, aunque a primera vista no parezca así. Esas relaciones tienen lugar cuando se ponen apodos, cuando entre hermanos hay peleas y descalificaciones constantes, golpes,etc. Como padres se puede caer en actitudes repetitivas que señalan las fallas o deficiencias de alguno de los hijos. Y por supesto las descalificaciones y expresiones violentas entre la pareja de padres.

La familia extendida juega un papel muy importante al transmitir estas conductas, ya que entre tíos, primos y abuelos se pueden caer en descalificaciones o en la creación de bandos que se relacionan de manera violenta de forma activa o pasiva. Recordemos que la violencia no sólo es física, la violencia también es psicológica y emocional.

Es muy importante revisar y reflexionar sobre las dinámicas familiares y en caso de ser necesario hacer cambios de manera inmediata, ya que todo lo que sucede en el ámbito familiar se replica fuera de casa y se arraiga en la forma que los niños tienen de relacionarse con otros y se impronta de tal manera que los adultos replican y replican esas conductas y ello no permite acabar con el bullying escolar.

Ya viene el regreso a clases y es necesario que la familia siempre represente un lugar seguro y pacífico, no en un espacio hóstil y agresivo y que la escuela sea también una extensión de lugar seguro para cada niño.

Te puede interesar:

El origen del bullying puede estar vinculado a la violencia en casa

3 consejos para prevenir el bullying

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA