Educación, Familia

Ver la televisión afecta negativamente el descanso y el sueño de los niños

hqdefault-2

 

La televisión, aquel aparato que emite y recibe secuencias audiovisuales, ha estado presente masivamente desde la década de los 50. Desde entonces, no sólo ha sido el protagonista de potenciales mercadotécnicos, sino también la fuente económica, política y cultural de diferentes partes del mundo. 

Desde su nacimiento, en 1884, la televisión ha generado polémica debido a sus negativas consecuencias en cuestiones de salud física y emocional. En la actualidad, diversos estudios señalan que la excesiva exposición a este aparato puede llegar a provocar enfermedades cardíacas y obesidad; esto se debe a la alta incidencia de una vida sedentaria al ver demasiado la televisión. 

Ahora, la doctora del Harvard School of Public Health, en Boston, Elizabeth Cespedes, explica que en el caso de los niños, el tiempo que pasan en frente de una televisión es inversamente proporcional a las horas de descanso y de sueño. Es decir, mientras más televisión se vea, se adquieren menos horas de descanso. En consecuencia, “el sueño inadecuado en la infancia está asociado con problemas de salud, como problemas de atención, bajo rendimiento escolar y un alto riesgo de obesidad.”

De acuerdo con la investigación de Cespedes, los bebés de seis meses duermen alrededor de doce horas; mientras que los niños de siete años, diez horas. En la última etapa, usualmente existe un incremento en las horas de ver la televisión, de una a dos horas al día. 

El estudio se llevó a cabo con la observación de 1 864 niños que nacieron entre 1999 y 2003, y diversas entrevistas con sus respectivas madres, quienes solían reportar el tiempo en que sus hijos veían la televisión desde los seis meses hasta los siete años. Además, se tomó como factor influyente aquellos niños que contaban con una televisión en sus recámaras, situación que incrementó entre la edad de cuatro y siete años. 

La especialista concluyó que los niños duermen menos conforme crecen. De hecho, explica Cespedes, por cada hora extra que los niños ven la televisión, dejan de dormir alrededor de siete minutos al día; por el otro lado, aquellos niños que tenían una televisión en su recámara, disminuían el tiempo de sueño por 31 minutos al día. Curiosamente, esta asociación era más alta en niños que en niñas: “Posiblemente es debido al contenido en la televisión, puede ser diferente para niños que para niñas. […] El contenido puede ser agresivo.”

Siete minutos al día parecen ser poca cosa pero, al hacer cuentas, eso equivaldría a media hora de no haber dormido en toda la semana. Razón por la cual, la American Academy of Pediatrics recomienda que los niños menores de dos años no vean nada de televisión; mientras que los niños mayores se limiten a una o dos horas al día. ¿Cuántas horas crees que sean suficientes para que tus hijos vean la televisión?

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA