Lactancia, Salud

Impulsar la lactancia materna en los centros de trabajo

consejos-sobre-lactancia-materna-antes-de-volver-al-trabajo

En nuestro país el 38% de la fuerza laboral está integrado por mujeres, de las cuales solo 1 de cada 10 logra alimentar a sus hijos de entre cero y seis meses de edad exclusivamente con leche materna al regresar al trabajo, como lo establece la recomendación de la Organización Mundial de la Salud; con lo que se protegería el derecho de la niñez a la protección a la salud.

La leche materna es el único alimento que contiene anticuerpos que protegen a las niñas y niños de infecciones y alergias, reduce hasta 5 veces el riesgo de muerte súbita, favorece el desarrollo cerebral e intelectual; a largo plazo previene la obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 1 y 2, leucemia e hipercolesterolemia. En las mujeres previene la osteoporosis, el cáncer de mama y de ovario, además reduce la posibilidad de desarrollar depresión postparto.

Por si fuera poco, todo este cúmulo de beneficios que no se encuentran en ningún sucedáneo de la leche materna, es completamente gratuito, por lo que favorece la economía familiar y nacional, además de ser ecológica, al evitar la generación de desechos.

¿Por qué entonces las familias y la sociedad nos estamos privando de tantos beneficios?

En el plano que hoy nos atañe, la lactancia en los centros de trabajo, podemos mencionar que si bien, la legislación laboral otorga a las madres lactantes que trabajan, el derecho a disponer de dos recesos de media hora por jornada de trabajo durante seis meses para amamantar a sus hijos, o bien realizar las extracciones de leche materna, la realidad es que son muy pocos los empleadores que han adoptado medidas de apoyo a la lactancia materna.

“Aquí no damos esa prestación”, “Eso es en empresas grandes”, “Solo es para empleadas de planta” son algunas de las respuestas que constantemente reciben las mujeres que intentan solicitar su permiso de lactancia. Es importante que sepamos que todas las mujeres que laboran y desean continuar amamantando, deben ser apoyadas, más allá del tema de los derechos laborales, es el principio del interés superior de la niñez el que nos obliga a facilitar las condiciones en todos los ámbitos, para que las niñas y niños sean alimentados con leche materna. La negativa de estas facilidades constituye violencia laboral.

Los empleadores deben saber que apoyar la lactancia en los centros de trabajo trae consigo múltiples beneficios:

  • Reduce el ausentismo entre un 30 y un 70%,
  • Reduce hasta un 35% la ocurrencia de enfermedades en el primer año de vida de los menores y por ende, el costo de la atención a la salud es menor,
  • Disminuye la rotación del personal, lo que genera un ahorro en reclutamiento y capacitación,
  • En resumen, crear un entorno de apoyo a la lactancia en el centro de trabajo, genera un retorno de inversión de 3 por 1 en cada peso invertido.

La fidelidad y el sentido de pertenencia de las trabajadoras que son apoyadas para continuar la lactancia aumenta, su rendimiento se optimiza, reflejando una mayor productividad para la empresa. Las mujeres que son posibles clientes de su negocio seguramente considerarán más a una empresa con políticas de lactancia como proveedor.

Para que la combinación de lactancia y trabajo sea posible, no se requiere de una inversión cuantiosa, ni de estrategias imposibles de alcanzar. Lo que necesitamos es voluntad y acciones concretas que generen un entorno amigable. La UNICEF y el IMSS emiten siete recomendaciones para apoyar la lactancia en los centros de trabajo:

1.- Realizar un compromiso formal del personal directivo con sus colaboradores.

2.- Desarrollar e implementar políticas para prevenir la discriminación hacia las mujeres embarazadas y madres, en particular durante el periodo de lactancia.

3.- Sensibilizar al personal sobre la importancia de la lactancia materna.

4.- Capacitación sobre lactancia materna.

5.- Establecer una red de voluntariado entre los empleados.

6.- Implementación de lactarios o salas de lactancia.

7.- Facilitar opciones a las madres para promover la continuidad de la lactancia hasta que los bebés cumplan 2 años de edad.

En algunos Estados, como Nuevo León y el Estado de México ya se cuenta con una legislación local, que viene a reforzar las prestaciones que los ordenamientos federales otorgan a las mujeres lactantes trabajadoras. Estableciendo la obligatoriedad de los lactarios para todos los empleadores públicos y privados.

El tercer eje de la Estrategia Nacional de Lactancia Materna está enfocado a la participación de la industria privada, por lo que es un buen momento para que todos aquellos que aún no cuentan con políticas internas a favor de la lactancia materna soliciten asesoría al respecto y se sumen a lista de empleadores que están impulsando la iniciativa de apoyo a la lactancia en los centros de trabajo.

Si deseas conocer más al respecto, contáctanos

“Juntos fortalecemos la cultura de la lactancia”.

Mariana Villalobos

images-32Fundación Lobos

@mariana_viom

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA