Nacimiento, Salud, Salud Alternativa

Terapia musical para bebés prematuros: alternativa promisoria para mejorar su salud

  • La música los ayuda a reducir sus niveles de estrés y pueden dedicar más de su oxígeno y calorías a desarrollarse y crecer”

Terapia musical

Un estudio hecho en 11 hospitales mostró que la terapia musical puede ser benéfica para los bebés prematuros. Los investigadores concluyeron que  ayuda a disminuir la velocidad de los latidos, calmar la respiración, mejorar capacidades para mamar, ayudar al sueño y proveer de tranquilidad a los recién nacidos, en suma ayuda a los prematuros a dirigir más energía hacia su desarrollo.

En algunos hospitales de Estados Unidos, se cree que la música puede ser tan efectiva y más segura que sedar a los bebés para procedimientos como monitoreo del cerebro o sonogramas cardiacos. Varios especialistas en neonatos afirman que los pequeños que reciben terapia musical dejan el hospital más rápido.

El Dr. Thomas Truman, director del cuidado intensivo neonatal y pediátrico del Tallahassee Memorial Hospital de Florida, dijo que los bebés a quienes les ponían música “se van más rápido por lo menos un par de días comparado con los bebés que no reciben terapia musical.

“La música los ayuda a reducir sus niveles de estrés y pueden dedicar más de su oxígeno y calorías a desarrollarse y crecer”. Una de las razones podría ser que la música es un sonido organizado y armonioso frente al ruido que hay en el hospital como maquinaria, rondas de médicos de hasta 12 personas, ventiladores, el oxígeno, etcétera.

El estudio de dos años separó los elementos musicales –ritmo, melodía, timbre– para observar los efectos en los latidos, respiración, reflejo de mama, estado de alerta y sueño.

Durante dos semanas 272 prematuros fueron a varias sesiones musicales de dos instrumentos y cantos. “Se intentó que la música de los instrumentos y los cantos de canciones de cuna se aproximaran un poco a los sonidos del vientre.” Ritmos de dos tonos, como el cardiaco, fueron tocados en una gato box, un tambor de madera rectangular.
También se agregaron sonidos de marea y palos de lluvia.

No sólo se estudiaron los signos vitales de los bebés mediante los monitores, también se observaron atentamente en el bebé signos como el movimiento de los ojos y la inhalación y exhalación reflejada en el movimiento del pecho.

Los investigadores encontraron que con la gato box, los sonidos de marea y el canto se disminuyó la velocidad de los latidos de los bebés. El reflejo de mama mejoró con el sonido de la gato box y la agitación en la respiración y el sueño mejoraron con los sonidos de marea.

[The New York Times]

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA