Familia, Ser Padres

¿Tener el primer hijo causa más estrés que el desempleo y un divorcio?

  • Es indispensable tocar temas (a veces delicados) que pueden parecer no ir con nuestra filosofía, pero que en realidad pueden aliviar el espíritu de algunos padres de culpabilidad y vergüenza. Como la pérdida de la felicidad tras el nacimiento del primer hijo…

primer hijo

En Mamá Natural tratamos de brindar información útil y verídica alrededor de estos temas con el fin de generar tanto una reflexión en los lectores como una sensación de apoyo y compañía.

Por esta razón, es indispensable tocar temas (a veces delicados) que pueden parecer no ir con nuestra filosofía, pero que en realidad pueden aliviar el espíritu de algunos padres de culpabilidad y vergüenza. Como por ejemplo, la pérdida de una felicidad tras el nacimiento del primer hijo…

Si bien la presencia de los hijos promete felicidad, un estudio sugiere que la experiencia del inicio del patinaje (embarazo y primera etapa del bebé) resulta ser estresante y frustrante para las personas – inclusive más que el desempleo, el divorcio o la muerte de una pareja. La investigación, realizada por el Instituto Max Planck de Investigaciones Demográficas en Rostock (Alemania), descubrió que “cuanto mayor sea la pérdida del bienestar, menor es la probabilidad de un segundo bebé”.

Los investigadores, Mikko Myrskyla y Rachel Margolis, observaron que el efecto parece adquirir mayor intensidad en los padres con una educación superior mayor, así como en los padres que esperaron un tiempo considerablemente largo para tener al segundo hijo. Es decir, tras la rigurosa observación de 2 000 padres primerizos desde dos años antes del nacimiento de su primer hijo hasta el año después de su nacimiento, el 58 por ciento de los participantes decidieron tener un segundo hijo nueve años después de haber tenido al primero:

La investigación se relaciona con un tema tabú. Rara vez se discute el hecho de que los padres a menudo experimentan una considerable pérdida de felicidad después del nacimiento de su primogénito. El nuevo estudio muestra que para las madres y los padres en Alemania, la baja respecto a la satisfacción que sienten en su vida durante el año siguiente después del primer nacimiento es aún mayor que la que es causada por el desempleo, el divorcio o la muerte del compañero.

En palabras de una madre primeriza, cuyo bebé tiene apenas 15 meses, “se acepta que el divorcio y la muerte son traumáticos y las personas te dan sus condolencias cuando ocurren estos eventos de la vida. Pero cuando estás embarazada, todo el mundo está ‘tan feliz’ por ti. […] Esperamos algunos retos, pero no hablamos de la profunda frustración, la falta total de sueño y el desgarrador cuestionamiento de uno mismo que viene con la nueva vida”

Y es que, al ser un tema que se experimenta en silencio, ya que socialmente se vive como “desnaturalizante” el sentir frustración o estrés de estar embarazada o criar a un bebé, lo desagradable que es sentir que el cuerpo se vuelve desconocido conforme pasa el embarazo y la recuperación postparto, los apuros inherentes de la lactancia, el aislamiento al estar sola todo el día con un bebé que llora sin poder descifrar aún qué necesita. Por tanto, se reduce posibilidad de tener hijos, provocando implicaciones políticas para países con baja tasa de nacimientos.

Este deseo de no tener hijos es el reflejo de un problema que ha acompañado a los padres primerizos desde hace muchas generaciones, y que sólo hasta ahora se ve reflejado a nivel social. Por ello es importante e indispensable apoyar a los jóvenes con información adecuada y útil sobre el paternaje, de modo que, en caso que decidan tener un bebé, se les pueda brindar apoyo adicional durante el periodo de transición y reducir la carga que conlleva equilibrar el trabajo y la vida familiar.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA