Educación, Familia

Técnica para cuando tus hijos interrumpen tus conversaciones

giphy

Quizás nos hemos encontrado con niños que, ante la emoción o la desesperación, interrumpen nuestras conversaciones de manera constante e inmediata –aún si se trata de una conversación importante. Y por tanto aprendemos a recurrir a frases tipo “no interrumpas”, “no te metas en la conversación”, “espera”, “cállate”, etcétera.

Sin embargo, así como nosotros, como padres, hemos aprendido a recurrir a este tipo de frases, los niños también aprendieron a demandar la atención de esa manera. Por lo que, de acuerdo con la premisa psicológica cognitiva conductual, es una conducta que puede desaparecer con otro aprendizaje. Para ello es importante que el nuevo aprendizaje sea congruente –brindar la misma reacción positiva ante la situación– y repetitivo.

Un ejemplo de ello es el caso de Kate de An Everyday Story, quien explica que, mientras estaba platicando con una amiga suya, su hijo de tres años se acercó para decirle algo. En lugar de interrumpir, él puso su mano en la mano de su madre o en el hombro. Él esperó mientras su madre ponía su mano sobre la de él. Luego, cuando ella terminó de hablar, se volteó hacia el niño y le prestó toda la atención.

Hay cuatro pasos en este sencillo truco que los niños pueden practicar y dominar en pocos días:

1. Haz que tu niño coloque su mano en tu hombro. Luego coloca tu mano sobre la de él niño o la niña para demostrarle que sabes que quiere tu atención.

2. Cortésmente discúlpate con quien estás conversando.

3. Después gírate hacia tu hijo, retira su mano de tu hombro y dale toda la atención.

4. Parece algo muy obvio pero a veces muchas mamás y papás suelen tener problemas con esto. La idea de este tip de crianza es enseñar buenos modales e incluso ayudar a aumentar la autoestima de un niño.

La idea es que tu hijo sepa que te has dado cuenta de que requiere tu atención, cuando siente tu mano sobre la suya asume que pronto estará recibiendo tu respuesta y que te harás un espacio para lo que tiene que decir, cuando interrumpes tu misma tu conversación tu interlocutor no siente agresión y entonces puedes en pocos minutos resolver lo que requiere tu hijo sin que retrasar tu respuesta le genere estrés o ansiedad y que tenga un tiempo de tolerancia hacia tí, porque lo que tu estás haciendo también es importante.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA