Crianza, Familia

Sugerencias para el verano de los niños de hoy…

  • “Jugar es el trabajo de un niño”, así lo manifestó María Montessori. El recreo sin restricciones ni rigidez ayuda al cerebro de los niños a crecer.

Fotolia_45849681_Subscription_Monthly_XXL--644x362

El verano su frescura y fragancia, nos invita a detenernos, relajarnos y disfrutar…

El verano está asociado, por lo general, a las vacaciones y al ocio. Las altas temperaturas facilitan la vida al aire libre e invitan a la gente a disfrutar de la playa, los parques o los paseos en general. El verano suele aparecer vinculado a la diversión y la alegría .

Es este un tiempo largo de vacaciones en donde lejos de querer entretener a los niños durante todo el día, debemos tener en cuenta varios factores como lo son:

  • La naturaleza un espacio de aprendizaje y desarrollo.
  • La creatividad y la imaginación para crecer, crear y soñar.
  • La libertad, espacio y el tiempo para construir y re construirse.
  • El encuentro consigo mismo y con los demás.
  • La sorpresa y la magia para descubrir en nuevos espacios.
  • Desarrollo de habilidades físicas, emocionales e intelectuales.
  • Trabajo en equipo, organización y el compartir.
  • El limitar el televisor y los dispositivos.
  • Facilitar la convivencia en familia, compartir historias, juegos y nuevas formas de estar y disfrutar.

El verano es el tiempo perfecto para implementar un día sin dispositivos. Tus hijos no pueden decir que no porque no hay que hacer tarea. Una de las razones por las que tú podías disfrutar más el verano era que sólo había cuatro o cinco canales en la televisión y los programas solían ser muy aburridos durante el día.

El teléfono celular también es uno de los dispositivos del que tienen que alejarse los niños, lo cual no es nada fácil. Intenta hacerlo tú también para que pongas el ejemplo y vean que estás de su lado. Tus hijos necesitan saber que está bien vivir sin dispositivos y que aburrirse es algo bueno; permite a la mente pensar con creatividad qué hacer, además de ayudarte a soñar despierto y percibir tu entorno.

Esto también les permite estar tranquilos y saber que no todo el tiempo tienen que estar entretenidos o haciendo algo.

Cuando sientas la tentación de revisar tu teléfono estando fuera de casa, en un parque, en la playa o incluso en la alberca, recuerda que ni tú ni tus padres tenían esa opción cuando eras niño.

Que su presencia e involucramiento hacían de tus vacaciones algo diferente… Papá está con nosotros, no está en el trabajo… Mamá no está ocupada…

Nos hemos vuelto una sociedad en la que la educación es la meta máxima de nuestros hijos. Cuando éramos niños, el verano era el verano y los niños que tenían que ir a cursos de verano lo veían como un castigo. Nuestros padres no nos presionaban para seguir aprendiendo matemáticas, ciencias o gramática durante el verano. Nos dejaban jugar. “Jugar es el trabajo de un niño”, así lo manifestó María Montessori. El recreo sin restricciones ni rigidez ayuda al cerebro de los niños a crecer.

Pon el ejemplo planeando un juego de kit ball o fútbol informal en la cerrada de tu casa, o a donde estés….capitanes de cada equipo, dividir a los niños en dos, incluir a los hermanitos más pequeños que apenas pueden sostener un bate, nombrar a un árbitro, establecer las reglas del juego y jugar.

Jugar niños y niñas … Etc

Hacer todo eso requiere muchas habilidades de pensamiento crítico, autoafirmación, autoestima y madurez. Estas habilidades sólo se aprenden con la experiencia de vivir y no a través del juego estructurado.Cuando éramos niños, los padres casi siempre nos dejaban el tiempo y el espacio para que descubriéramos el mundo en actividades de verano en los parques, deportivos, playas etc.

Es importante no intervenir en cada actividad. Los padres actuales están tan acostumbrados tanto a organizar sus equipos deportivos, decidir cuándo y con quién pueden ir a jugar y llevarlos en auto a todos lados que tendemos a estar presente en cada momento de sus vidas.

Es maravilloso verlos como padres como se involucran y participan ahora hasta los abuelos en algunas actividades, Sin embargo, esto puede reprimir su autonomía. Incluso si tienes que acompañar a tu hijo a una actividad o deporte siéntate atrás, muy atrás, y dale su espacio. Es bueno discutir y tener conflictos sin importancia, caerse en el pasto o enlodarse, ya que los niños aprenden cómo resolver conflictos y a no darle demasiada importancia a las cosas que no lo tienen.

A los niños les encanta que les permitas poner las reglas de juego … Les ayuda a experimentar seguridad y autoestima.

Durante el año escolar, los niños están inundados de reglas que tienen que cumplir, lo mismo en casa que en la escuela. Jugar durante el verano les da a los niños la oportunidad de probar la experiencia de crear reglas y ser una figura de autoridad en un entorno seguro y creativo.

Ofrecer a los niños un poco de nuestra infancia, nuestro mundo, los acerca y hace sentir felices…

A los niños les encanta cuando les cuentas historias sobre tu niñez. El verano es la oportunidad para sacarlas al tema y llevarlas a cabo. Ponte ropa con la que puedas jugar y llévalos a jugar, rodarse, mojarse y ensuciarse… Observen las nubes y búsquenles formas o traten de encontrar constelaciones por la noche.Buen momento para juntos cocinar, hacer distintos platillos para distintos momentos del día… Preparar y salir a hacer un picnic, hacer la lista de súper con ellos y salir de compras, preparar todos los elementos necesarios para tener una tarde de picnic y juego… Salir a caminar en silencio, ir a observar los distintos árboles o plantas… Piensa en todas las cosas que te hicieron tener recuerdos placenteros cuando eras niño y ayúdales a revivirlas contigo. Estos lazos auténticos crearán recuerdos duraderos y te ayudarán a despertar a tu niño interior, además de estar desde el corazón y presente con tus hijos.

Esther Fasja 

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA