Familia

Ser mujer en el siglo XXI, unidas para sentirnos seguras

  • El siglo XX dejo un sólido camino con avances en el tema de derechos humanos para las mujeres. Sin embargo, hoy en pleno siglo XXI y a casi 20 años del nuevo milenio día a día leemos y escuchamos en nuestros países y peor aún en nuestros vecindarios noticias aterradoras acerca de feminicidios, trata de blancas y violencia en contra de las mujeres. Un tema que nos duele, pero son también muchas la iniciativas y las ganas de unirnos para despertar un día salir y sentirnos seguras.

Marchas por toda Latinoamérica exigiendo seguridad para las mujeres, madres y padres que diario sufren la incertidumbre de no saber donde están sus hijas, mujeres encontradas sin vida con señas de abuso físico y sexual, alertas Amber cada que entras a Facebook, carteles de ‘Se Busca’ en la tienda de la esquina, los secuestros del metro, la inseguridad en las Universidades, es que todo esto parece sacado de una película de terror.

#NiUnaMenos #ViajoSola #NoAlaViolenciadeGenero #NiUnaSolaVictimaMas y #25Noviembre #AcosoEnElMetro son solamente algunos de los hashtags que más se utilizan en las redes para reportar, demandar u  ofrecer soluciones para que las mujeres puedan sentirse y estar seguras en las calles. Durante las últimas semanas uno de los temas que más consternaron fue el de los secuestros en el metro, el día de hoy sabemos que ya se han capturado a dos sospechosos. Sin embargo, aún no existe la certeza de que este modus operandi haya sido erradicado.

Pero no todas son malas noticias, si nos unimos y nos mantenemos alertas, la situación puede cambiar para todas, iniciativas como la de la cinta violeta, de la campaña #DamelaMano, en donde le puedes dar la mano a otra mujer si sientes que estás en peligro. Otra muestra de que no estamos solas es la de #SafePlaces, distintos negocios de toda la república abren las puertas de sus establecimientos por si te sientes en riesgo y te ayudarán a llegar a casa a salvo, el slogan dice “Si te sientes insegura, acércate. No estás sola”.

Aquí puedes consultar la lista de estos negocios.

Y, ¿qué más puedo hacer?, si quieres ser parte de esta ola de ayuda y cambio hay muchas cosas con las que podemos aportar significativos elementos para el cambio. Lo primero es la educación que damos en casa, tratemos igual a niñas que a niños, no permitamos comentarios denigrantes o cosificadores, como “que vulgar se viste esa mujer, por eso luego le faltan al respeto”, o “las niñas decentes no se visten así”. Es difícil porque muchas de esas etiquetas están muy arraigadas en nuestra ideosincrasia, pero es esa misma ideosincrasia la que tiene al mundo así.

No es un tema de México o países latinoamericanos, pasa en Europa, pasa en Oriente, pasa en África, pasa en todo el mundo. De hecho en la lista de países más peligrosos para las mujeres en el mundo, la mayoría son Asiáticos y Africanos, solamente uno es occidental, ¿sabes cuál es? El lugar número 10 lo tiene Estados Unidos, la tierra de la libertad, pero no la tierra de las mujeres. Hoy el presente es nuestro, y un mejor futuro en el que nuestra hijas e hijos puedan caminar tranquilos es responsabilidad de todos. Con amor, con equidad con justicia y tolerancia. Y mientras construimos ese futuro, puedes contar conmigo, yo estaré al pendiente cuidando a quienes me rodean, como sé ustedes cuidaran de los que les rodean, así entre todas estaremos mejor y mejor cada día.

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA