El Librero de Mamá Natural

Ser hijo adoptivo y la historia personal

  • “Los niños adoptivos nos autoinventamos porque tenemos que hacerlo; hay una ausencia , un vacío, un signo de interrogación al inicio de nuestras vidas.”

hijo adoptivo

En Why Be Happy When You Could be Normal? (¿Porqué ser feliz cuando puedes ser normal?), la autora Jeanette Winterson quien entra a las profundidades de su psique para extraer un análisis profundo, al mismo tiempo personal y general, acerca de cómo usamos las historias para encontrarnos y salvarnos a nosotros mismos.

Winterson fue adoptada, tuvo una madre depresiva y abusiva y se vio obligada a entender la adopción como una fuerza formativa de la identidad humana. Aunque su experiencia fue negativa, la trasciende para considerar más ampliamente los mecanismos de la autosalvación que todos enfrentamos en nuestra búsqueda del sentido de pertenencia.

“Los niños adoptivos nos autoinventamos porque tenemos que hacerlo; hay una ausencia , un vacío, un signo de interrogación al inicio de nuestras vidas. Una parte crucial de nuestra historia se ha ido, y violentamente, como una bomba en el vientre. El bebé explota en un mundo desconocido y esto sólo es reconocible a través de alguna historia –por supuesto que es cómo vivimos, es la narrativa de nuestras vidas, pero la adopción de avienta en la historia después de que ésta ha empezado. Es como leer un libro cuyas primeras páginas faltas. Es como llegar cuando el telón ya está arriba. El sentimiento de que algo falta nunca nunca te abandona; y no puede, y no debería porque algo falta.

Esto no es necesariamente negativo. La parte faltante, el pasado ausente puede ser una apertura, no un vacío. Puede ser una entrada así como una salida. Es la huella fósil, la impresión de otra vida y aunque no puedes tener esa vida, tus dedos tocan el espacio donde pudo haber estado, y tus dedos aprenden a leer braille.”

Para compensar sus vacíos en cuanto al sentido de pertenencia y al amor familiar, Winterson toma la escritura como un arte terapéutico:

La verdad para cualquiera es algo muy complejo. Para un escritor tanto lo que dejas fuera como lo que incluyes, dice mucho. ¿Qué miente más allá del margen del texto? El fotógrafo encuadra la toma, los escritores encuadran su mundo… Hay tantas cosas que no podemos decir porque son demasiado dolorosas… Esperamos que las cosas que podemos decir suavicen el resto, o las apacigüe de alguna forma. Las historias son compensadoras. El mundo es injusto, imposible de conocer, fuera de control.

Creo en la ficción y en el poder de las historias porque de esa forma hablamos en lenguas. No estamos silenciados. Cuando vivimos algún trauma profundo titubeamos, tartamudeamos; hay largas pausas en nuestro discurso. Todo está atascado. Obtenemos nuestra lengua a partir del lenguaje de otros. Podemos voltear hacia el poema. Podemos abrir el libro. Alguien ha estado ahí para nosotros y se ha sumergido profundamente en las palabras. Yo necesito las palabras porque las familias infelices son conspiraciones del silencio. Aquel que lo rompe nunca es perdonado.

[brain pickings]

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA