Lactancia, Salud, Salud Alternativa

Remedios eficaces para el reflujo en bebés

  • El reflujo se trata de una condición normal que más de la mitad de los lactantes presentan, pues es signo que su organismo está en plena formación, esto es fisiológico, muy distinto al patológico que debe ser diagnosticado.

reflujo en bebés

Remedios eficaces para el reflujo en bebés… Evitar o reducir el reflujo en bebés es una preocupación de casi todas las madres, parece alarmante cuando nuestro bebé, después de comer, hace buches, escupe o vomita la leche con un olor agrio. Sin embargo esto se debe principalmente porque el bebé tiene reflujo, condición que sucede durante los primeros meses de vida –y que, si se atiende adecuadamente, puede prevenir consecuencias mayores–. Se trata de una situación que provoca agruras muy molestas, que puede ocasionar incomodidad en el bebé.

A continuación te compartimos algunas medidas útiles de prevención para evitar el reflujo.

Primero que nada habrá que comprender que el reflujo gastroesofágico –que es devolver el alimento contenido en el estómago a través del esófago hacia la boca– no es un problema causado por una infección por microorganismos ni un problema de gravedad, sin embargo tampoco hay que desatenderlo.

Se trata de una condición normal que más de la mitad de los lactantes presentan, pues es signo que su organismo está en plena formación. Los bebés de tan sólo meses de edad se alimentan únicamente con leche, la cual tiende a expulsarse casi como fue ingerida –con la diferencia que ahora trae ácidos estomacales–, pues el sistema digestivo no está aún preparado para el paso de sustancias ácidas.

Para evitar el reflujo en lactantes, te recomendamos:

  • Mantener en una posición vertical al bebé durante una o dos horas después de cada comida.
  • En cada toma ofrécele pequeñas cantidades de comida en casa toma –aunque con mayor frecuencia–. Esto evitará que el estómago se recargue y facilite así el trabajo al esfínter esofágico inferior. Por ello el bebé requiere de alimentos cada tres o cuatro horas.
  • Si el niño ya consume papillas, procura prepararlas un poco más espesas –para dificultar su retorno al esófago–.
  • Procura que el bebé duerma de lado para evitar que, al devolver el alimento, pase a las vías respiratorias y se ahogue.
  • Vístelo con ropa holgada y pañales que no aprieten su estómago.
  • Durante el cambio de pañal mantén al bebé un poco inclinado –alrededor de los 30º– con la ayuda de una almohada.
  • Si bebe fórmula láctea, evita agitarlo en exceso pues ello genera burbujas que entorpecen la digestión y que provocan eructos y reflujos.
  • Evitar el humo de cigarro cerca del niño impedirá el contacto de irritantes que alteren su digestión.
  • Al pecho mantenlo en una postura semivertical para que pueda bajar la leche por el tracto digestivo.
  • Usa cojines especiales de reflujo para dormir al bebé.
  • No lo dejes dormido en la silla de bebé porque puede provocar muerte por asfixia postural.

Fotografía principal: imujer

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA