Espiritualidad, Familia, Karla Lara

30 cosas que enseñar en la edad preescolar

  • Dar regalos de vida, de por vida, regalos para guardar en el alma, en los recuerdos mas profundos a pesar de los años, a pesar de la vida, a pesar de las pérdidas y de las ganancias.

cosas que enseñar en la edad preescolar

Mas allá de aprender a leer y a escribir: 30 cosas que puedes y debes enseñar a tus hijos en etapa pre-escolar.

El mayor de mis hijos con apenas 6 años está a punto cerrar su etapa preescolar y pasar a la primaria, con mucha dicha tuvimos la fortuna de incorporarlo a la pedagogía Waldorf con lo cual su etapa preescolar fue de gran fortalecimiento en su cuerpo, valores, estima y contacto con la naturaleza y el arte, construyendo no solo su mente sino también sus emociones y sus recuerdos y muy cercanos a la culminación de esta bella etapa escolar, llama mi atención que ahora se estila que a cada cierre escolar se le llama graduación (destaco que en mi época la graduación era solo para los niveles superiores de educación, pero ahora aplica para niños en guarderías, preescolares, primarias, etc.), llevándonos más al consumismo y a la cultura de la premiación y el reconocimiento por hacer lo que considero “tenemos que hacer”.

Así, en muchas escuelas, los padres de familia se preocupan por hacer gastos adicionales para participar en esas graduaciones y además por premiar o reconocer a sus hijos con cosas materiales, yo, difiero drásticamente, porque creo que los niños tienen esta inmensa capacidad de sentirse orgullosos de sus logros sin que ello esté condicionado a un premio o a un reconocimiento. Yo hablo de hacer un cambio para celebrar estos cierres y cambios de etapas en la vida y dar a nuestros hijos regalos de vida que puedan usar de manera indistinta en muchas circunstancias futuras y hacerles ver que constantemente los reciben de nosotros, sus padres, sus cuidadores primarios y que estos regalos, a su vez los pueden regalar:

  1. Afirmación: ver SIEMPRE a nuestros hijos en sus mayores posibilidades, sin minimizarlos, sin etiquetarlos, creer en ellos y afirmarles que lo hacemos. Asegúrate que tus hijos saben cuánto los aprecias y cuánto crees en ellos.
  2. Arte: enséñalos a creer que son grandes creadores y que solo necesitan desearlo para lograrlo, el arte es una fuente inagotable de inspiración, se los puedes enseñar de tantas maneras, que no tienen nada que ver con las pantallas y los medios electrónicos, y el acceso al mismo es universal.
  3. Dales retos: permite y procura que tus hijos piensen e intenten grandes sueños, más allá de lo que creen posible, así suceden los grandes cambios en la vida de las personas, que no vean nada imposible  porque así lo crees tu mismo: es un grandioso punto de partida.
  4. Compasión/Justicia: la vida no es justa en muchos sentidos, eso no es fácil de cambiar, pero cuando sea posible cambiar una situación y hacerla justa, permite que tu hijo participe activamente en ese ajuste y explícale lo que lograron con ello.
  5. Satisfacción: en esta cultura de la prisa, la inmediatez y la acumulación nos contagiamos del deseo de “querer mas”. Uno de los mayores regalos que prudes dar a tus hijos es enseñarlos a sentirse satisfechos con lo que tienen, pero no con quienes son, porque su manera de ser, actuar y pensar siempre será mejorable.
  6. Curiosidad: enseña a tus hijos a hacer preguntas: ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Con qué?, ¿Dónde?, ¿Por qué?, nunca limites sus preguntas, la curiosidad los hace crecer, madurar y sobre todo razonar lo que sucede alrededor.
  7. Determinación: confía y enséñales a que pueden alcanzar sus metas y sus sueños, a que no se rindan sin intentarlo.
  8. Disciplina: límites, ritmo, comportamientos aceptables, adecuados, modales, valores, para convivir con otros, para alcanzar sus metas, para obtener lo que desean, la disciplina debe ser constante y positiva, nunca laxa, no confusa, los niños saben interpretar el amor en los límites y los forma como personas de bien, muestra que todo lo que hacemos y decimos tiene consecuencias.
  9. Consciencia: que sepan que pueden actuar bien y mal, crear y destruir, amar o lastimar, enséñalos a elegir las actitudes y las palabras para lo que quieren comunicar, explícales “el poder de la palabra”.
  10. Ser fiel a su mamá o a su papá: la fidelidad se enseña con el comportamiento  y no es solo corporal o sexual, se percibe con la mente, con las palabras, con los ojos, con el corazón y los niños son canales abiertos para leernos e interpretarnos, sé congruente y vive en devoción para tu familia, los niños lo aprecian de por vida.
  11. Apreciar la belleza: en cada cosa, en cada detalle, en cada ser, hazlo y muéstrales cómo hacerlo, cada cosa que sucede, que nos rodea, cada persona tiene belleza y no es el estándar que nos han enseñado.
  12. Generosidad: sé generoso con tus pertenencias, con tus posibilidades, vive sin apegos materiales, eso sirve mas que cualquier discurso.
  13. Honestidad/Integridad: cuando los niños aprenden estos valores a temprana edad tienen inmensas oportunidades de convertirse en adultos honestos e íntegros, disfrutarán mas la vida que tienen, con lo que tienen y dormirán satisfechos y tranquilos por las noches. Vive de tal manera que tu puedas hacer lo mismo.
  14. Esperanza: demuestra que “la esperanza es lo último que muere”, de verdad la fe cambia la vida de muchas personas, no hablo de religión, hablo de espíritu, de fortaleza interna, del poder del amor.
  15. Besos y abrazos: todos los que puedas, sin restricciones, sin límites, nunca serán demasiado grandes para ello y nunca tendrán suficientes recuerdos de tus muestras de cariño, pero cada vez que los tengan serán plenos, amados, contenidos y felices.
  16. Usar la imaginación: esa y sus pensamientos los vuelven libres, muéstrales las infinitas maneras de usar su imaginación y afirma que ello no está limitado a ninguna edad.
  17. Intención: en cada cosa que haces, piensas, dices y transmites y lo mismo con cada uno de tus hijos, muestra que el ser humano tiene la facultad de poner intención en sus actos y que ello si puede cambiar el mundo.
  18. Pasión por aprender: no es lo mismo que saturarlo de enseñanzas, cuando descubren que aprender puede ser placentero, eso inicia en casa, lee con ellos, para ellos, haz buenas preguntas, invítales aprender sobre lo que les interesa e inquieta.
  19. Tomar los alimentos en familia: desayuno, comida o cena, las familias que comen juntas, crecen juntas, que la mesa se vuelva un espacio sagrado de presencia y acompañamiento, sin celulares, sin pantallas, sin distractores.
  20. Naturaleza: es el mejor entorno para aprender, crear, empoderarse, reconstruirnos y conectar como seres vivientes, cuidar su ambiente los enseña a respetarse a ellos mismos.
  21. Paz: cría en paz, cría lento, despacio, sin violencia, disfruta tu crianza, tu enseñanza y aprende de ellos, presta atención, los niños tienen todo que enseñar, cría sin castigos, sin abusos, sin maltrato, ¿suena obvio?, no lo es.
  22. Crea espacio para lo errores: empezando por los tuyos, reconoce que eres falible, que te equivocas, ambos: padres e hijos necesitamos experimentar, explorar y a veces equivocarnos para aprender de esos errores.
  23. Auto estima: valorar al niño por lo que es, lo hace sentir seguro y crecer así, no le exijas lo que consideras que lo hace mejor, reconoce en él o ella lo que ya hace bien, hazle saber que lo amas por ser quien es y que así es perfecto, con su piel, su cuerpo, sus habilidades, sus capacidades, sus pensamientos, sus ideas.
  24. Sentido del humor: ríe a diario con ellos, ríete de ti mismo, no te burles, es distinto.
  25. Espiritualidad: la fe eleva nuestra visión y percepción del universo en el que nos creamos, en nuestras vidas, los niños comprenden que son mas que carne y hueso, y lo tienen mas presente que los mismos adultos. enséñalos a vivir su espiritualidad: ser y estar, agradecer, compartir, orar, meditar, ayudar, ser compasivos…
  26. Estabilidad: una vida y un hogar estables dan y ofrecen seguridad y certeza, el ritmo ayuda al niño a construir sus pensamientos y sus emociones de manera estructurada y cierta, con ello logran sentirse parte de algo importante: su familia, tener una fundación en la que siempre pueden confiar, a la siembre pueden recurrir.
  27. Tiempo: piensa de qué manera se los brindas, el tiempo jamás se detiene, eso no es novedad, ¿de qué manera les das tiempo a tus hijos?
  28. Conexión antes que corrección: conecta con tu familia, con tus hijos y desconecta el celular, la televisión, míralos a los ojos, de verdad..
  29. Hazles saber que son únicos: cada ser humano es único, algo en cada persona lo hace único, especial, y esa diferencia es cualidad, no hay que esconderla.
  30. Amor: esto no necesita explicación, es el regalo supremo.

Obviamente ninguno de estos regalos está a la venta, ninguno tiene precio, ninguno puede presumirse, ni fotografiarse para una red social y tampoco los podemos envolver para celebrar una graduación o cualquier evento importante en la vida de nuestros hijos, ese es precisamente el punto, son regalos de vida, de por vida, regalos para guardar en el alma, en los recuerdos mas profundos a pesar de los años, a pesar de la vida, a pesar de las pérdidas y de las ganancias. Esta nota fue inspirada en una nota postrada en “The Artful Parent”.

Feliz inicio de ciclo escolar a todos, que reciban y den muchos regalos de vida.

Karla Lara

Twitter de la autora: @KarlaDoula

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA