Salud, Salud Alternativa

Reflexología en niños y bebés

  • La reflexología es una terapia integral, no medicalizada, en la que uno o varios síntomas o padecimientos se tratan desde una zona específica del cuerpo y es segura en bebés y niños pequeños y adultos…

Reflexología

Reflexología infantil: ¿Qué es y sus beneficios?

La reflexología es una terapia integral, no medicalizada, en la que uno o varios síntomas o padecimientos se tratan desde una zona específica del cuerpo: manos, pies y orejas, ya que en ellos se reflejan esquemáticamente, todas las terminaciones nerviosas del sistema nervioso central, incluyendo los órganos en miniatura.

Estimulando dichas terminaciones nerviosas se logra mantener el equilibrio entre todos los sistemas del cuerpo y la curación de algunos padecimientos comunes. La reflexología utiliza técnicas de presión manual. Todas las partes del cuerpo, tanto externas como internas, están conectadas al sistema nervioso central. La reflexología se trata de la estimulación de señales nerviosas (también conocidas como “energía” en las terapias tradicionales orientales) que viajan por todo el cuerpo a través del sistema nervioso central y hasta la parte límbica del cerebro. Con ello, el sistema límbico reconoce estas señales y envía respuestas de curación para asegurar el correcto funcionamiento en las áreas requeridas. 

La reflexología se puede utilizar en bebés, niños y adultos.

La reflexología infantil se considera una terapia preventiva, segura, eficaz y fácil de aplicar con los siguientes beneficios:

  • Prevenir o eliminar exceso de gases, estreñimiento, diarrea, mareos, náuseas y cólicos.
  • Prevenir o disminuir etapas de nerviosismo, angustia, ansiedad e insomnio.
  • Ayuda para controlar la depresión y recuperar confianza.
  • Alivia molestias de dolor: cabeza, estómago, extremidades, encías, cintura, espalda.
  • Descongestiona vias respiratorias (resfriados, gripe, tos), fortalece el sistema inmunológico.
  • Cuando a un niño o niña se le trata con reflexología aprende que su cuerpo cuenta con recursos que lo ayudan, que no siempre hay que usar medicamentos, además de que desarrollan mayor sensibilidad y conexión con su corporalidad.
  • Promueve el contacto y acercamiento físico y emocional (padres-hijos).
  • No tiene contraindicaciones ni efectos secundarios.
  • Estimula su circulación sanguínea, ayudando a irrigar nutrientes a todas las células del cuerpo.
  • Estimula el funcionamiento de las glándulas endócrinas.
  • Ayuda y enseña a los bebés y niños a lograr estados de relajación profunda.
  • Es un recurso que favorece y apoya el desarrollo de la capacidad auto curativa del cuerpo. 

El pie de tu bebé se divide en diferentes zonas, aplicando cierta presión y movimientos con los dedos de tus manos en zonas reflejas, podrás calmar y aliviar algunos síntomas o molestias de ciertos padecimientos, además desfortalecer de manera general su sistema inmunológico y fortaleciendo un vínculo afectivo-emocional que enseñe al niño o niña a reconocer el tacto seguro.

Para conocer mas de esta terapia puedes buscar cursos y talleres en los que aprendas los puntos y movimientos básicos para estimular y apoyar la salud de tu bebé o de tu hijo o hija pequeños.

1431553096-reflexología

Karla Lara

@KarlaDoula

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA