Crianza, Familia, Karla Lara

Que la paz venga de ti

  • Pase lo que pase no siembres sentimientos de rivalidad entre los que amas, tampoco entre los desconocidos, la humanidad necesita mas amor y menos violencia. “¿Que qué puedes hacer para promover la paz mundial? Ve a casa y ama a tu familia.” -Madre Teresa.

Que la paz venga de ti

Que la paz venga de ti… La paz comienza en cada uno de nosotros y por lo tanto en nuestras casas. Creo firmemente que la paz debe venir de adentro, que en realidad existe en nuestro interior, la paz no se crea, si la encontramos dentro nuestro la podemos hacer extensiva a nuestra pareja, nuestros hijos, nuestra familia y en consecuencia a la comunidad y la paz tendrá entonces un efecto contagioso en la sociedad. Hay mucho que podemos hacer para cultivar la paz. No siempre resulta sencillo, pero una vez iniciado el camino la inercia nos llevará a la paz en sentido contrario a la ansiedad y a la violencia.

Busca la paz interior: conoce tu historia y entiende el pasado que te ha moldeado y que te ha convertido en la persona que eres hoy, identifica si la persona que eres te complace o si necesitas hacer ajustes y hazlos, ponte a cargo de tus propios cambios.

Identifica tus detonadores: ¿Qué es lo que te hace sentir enojado, ansioso, deprimido?, reconoce  esos patrones negativos y evítalos, cuando no puedas enfócate en controlar tus reacciones hacia esos detonadores y una vez pasada la crisis pregúntate:

1) ¿De dónde aprendí estas reacciones?,

2) ¿Qué aprendí de mi con esta crisis? y

3) ¿Qué puedo hacer diferente la próxima vez para desactivar el detonador y encontrar la paz?

  • Alimenta tu espíritu: medita, reflexiona, ora, lo que sea que te conecte con tus emociones, sentimientos e ideas, los beneficios de hacerlo como una práctica cotidiana no solo son psicológicos sino también fisiológicos.
  • Crea paz en tu entorno: nuestra casa debe ser un lugar al que al llegar nos de una sensación de calma y de paz, no tiene que ver con el tamaño o el valor del lugar en donde vivimos, sino con su contenido:
  • Organiza tu casa: un hogar limpio y ordenado nos recarga de energía.
  • Decora y personaliza tu casa: usa tus colores favoritos, tus fotografías familiares, piensa en qué cosas les gustarían a tu familia en un espacio que todos comparten y ponlo ahí (flores, música, un cuadro, una cobija).
  • Crea espacios individuales para que cada quien pueda hacer sus actividades (una mesa para juegos, un lugar iluminado y ventilado para sentarse a leer o a escribir o hacer las tareas escolares).
  • Los aromas y la música afectan como nos sentimos, ayudan a reducir el estrés y promueven el bienestar general; una vela o un aceite esencial pueden ayudar a crear un ambiente relajante, lo mismo que cierta música de fondo.

Busca la paz en tus relaciones: practicar la comunicación efectiva y no-violenta es clave para tener y mantener relaciones saludables, cuando difieras hazlo desde la empatía y muestra curiosidad genuina para entender al otro, escucha activamente y pinto en el lugar de los demás, considera los conflictos como oportunidades para unir y no para romper y usa tus palabras para construir contigo y con los demás.

Crea una misión familiar que se sostenga en valores, tu familia es la empresa mas valiosa y trascendental que puedes crecer y poseer. Los valores que determinen juntos serán los pilares de su actuar incluso cuando exista conflicto porque serán los límites claros y saludables que todos deben seguir: chicos y grandes y son un buen recordatorio para considerar el porqué estamos juntos y porqué debemos mantenernos juntos aún en las situaciones mas difíciles.

Pase lo que pase no siembres sentimientos de rivalidad entre los que amas, tampoco entre los desconocidos, la humanidad necesita mas amor y menos violencia.

#DiaInternacionaldelaPaz

Twitter de la autora: @KarlaDoula

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA