Nutrición

¿Qué es el “Baby-led Weaning”?

  • Llegó el momento en que tu bebé va a empezar a comer, ¿sabes cómo iniciar, qué darle, cómo ofrecerle los alimentos? el BLW es una gran opción… Lo ideal es iniciar la alimentación complementaria ofreciendo al bebé alimentos de fácil masticado que formen parte de la dieta de los padres.

Baby-led Weaning

Cuando llega el momento en que nuestros bebés comienzan a estar interesados en la comida, o cuando el pediatra nos recomienda que el bebé debe empezar a comer alimentos sólidos complementarios a la leche materna o cuando nuestro instinto nos indica que puede ser un buen momento para que inicien (recordar que le Organización Mundial de la Salud recomienda que no sea antes de los 6 meses de edad), nos preocupa cómo y qué darle de comer al bebé…

El “Baby-led weaning” por sus siglas en inglés es un método de introducción gradual de alimentos sólidos al bebé (ablactación) sin que se haga a través de papillas, es decir; se le ofrecen los alimentos enteros para que los descubra y los pruebe. La cantidad y los tipos de alimentos son de acuerdo al interés que el bebé demuestre. Se trata de poner al alcance del bebé alimentos sanos y variados para que el bebé los pruebe a demanda y obtenga de ellos la nutrición y cantidad que requiere.

Las recomendaciones del BLW nacen de Gill Rapley, nutricionista y directora adjunta de la Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) de UNICEF en Reino Unido. Lo ideal es iniciar la alimentación complementaria ofreciendo al bebé alimentos de fácil masticado que formen parte de la dieta de los padres. De esta manera, al comer lo mismo, son menos propensos a tener problemas de aceptación de sabores y de texturas con la comida y no es necesario preparar comida especial y aparte para el bebé.

El BLW aprovecha la curiosidad innata de los bebés, su deseo de explorar y experimentar y la capacidad que tienen de imitar a los adultos para que vayan probando diversos alimentos. 

Consejos y ventajas sobre el BLW:

  • El bebé se mantiene por sí mismo en posición vertical y es capaz de coger los alimentos con sus manos y llevarlos a la boca.
  • El bebé tiene la capacidad de masticar (aunque no tenga dientes) y puede desplazarlos a la parte posterior de la boca para tragarlos sin problema.
  • La edad recomendable para iniciar es de 6-8 meses, cuando sean capaces de agarrar las cosas con la mano entera de tal forma que solo coman o chupan lo que sobresale de sus puños.
  • Ofrecer trozos grandes de comida.
  • Los niños aceptan diferentes texturas y sabores, porque además de fijarse en el sabor, la temperatura y la textura por la boca, pueden fijarse en el color, en la forma, en el tacto, en la temperatura al tocarla, en qué pasa cuando golpeas los alimentos contra la mesa, etc.
  • Comen a demanda, la cantidad que sus cuerpos les piden y eligen el alimento que puede aportar más según los requerimientos nutricionales de cada momento.
  • Tener siempre en cuenta que la leche materna es el alimento principal hasta el año, estamos hablando de alimentación complementaria.
  • El bebé se ensucia mucho, pero aprende a comer y generalmente lo adora. 
  • Hay que vigilar al bebé mientras come, estar pendiente de cualquier arcada o tos.
  • Ofrecer al principio comida suave e ir dando comida gradualmente más sólida.

En este enlace puedes encontrar las mejores sillas para que tu bebé empiece a comer, periqueras y todo lo que puedas necesitar para este gran momento, elige la que resulte mejor para ti…

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA