Nutrición, Salud

¿Pubertad precoz? Estas son las posible causas

  • Para prevenir la pubertad prematura, los padres necesitan limitar la exposición a químicos nocivos y otros datos importantes que te contamos…

La pubertad, aquella etapa en que el cuerpo experimenta cambios fisiológicos evolutivos, tiende a ser un proceso impactante para muchos de nosotros. Comienza con el baño de hormonas que la glándula pituitaria se encarga de realizar; lo que trae como consecuencia el crecimiento del vello, del busto y de otras áreas del cuerpo, la menarca y la primera eyaculación. Regularmente, estos cambios llegan alrededor de los 12 años de edad.

Sin embargo, de acuerdo con las investigaciones que la médica Marcia Herman-Giddens de la Universidad del Norte de Carolina, existen datos en que, desde la década de los 80, un gran número de niñas de cinco años habían desarrollado prematuramente los adelantos de la pubertad. Para la investigadora resultaba sorprendente, ya que, según sus investigaciones, durante la década de 1860, las niñas tenían su primer periodo alrededor de los 16 años; para 1920, a los 14; para 1997, a los 12 años y medio.

“La evolución no podría estar haciendo un movimiento tan rápido a menos que haya un factor ambiental que esté provocándolo”, explica. Por lo que, ¿cuáles son los factores que podrían afectar a la pubertad prematura, en especial a las niñas? Al parecer, existen tres sospechosos principales:

Obesidad. En los últimos 30 años, la población mundial se ha enfrentado a la epidemia de la obesidad. Pero, ¿cuál es la relación? Desde hace mucho se sabe que es indispensable cierto peso para poder alcanzar los cambios de la pubertad, para así obtener los recursos básicos para la reproducción. Al parecer, mientras más grueso es el cuerpo de una niña, más pronto llegará la etapa de la pubertad.

La exposición a químicos hormonales que influyen en el sistema endocrino (hormonal). La interrupción del funcionamiento endócrino tiene posibles influencias en la pubertad prematura. Estos químicos, cuyas estructuras son similares al estrógeno, causan reacciones a lo largo del cuerpo, derivados al funcionamiento sexual. Estos químicos se encuentran en sustancias artificiales, pesticidas, plásticos, entre otros.

Estrés psicológico y social. El estrés es una reacción hormonal ante situaciones de peligro o desasosiego. Situaciones como abuso, inseguridad y violencia son detonadores de la pubertad prematura. Además, también se asocia con altos riesgos de depresión, ansiedad, problemas de autoimagen y desórdenes alimenticios, una vida sexual (de riesgos) prematura y abuso de sustancias.

Para prevenir la pubertad prematura, los padres necesitan limitar la exposición a químicos nocivos; como por ejemplo, evitar calentar la comida en un contenedor de plástico en microondas, usar ropa para protegerse del sol (en vez de cremas), entre otros. Recordar que el amor y el afecto son herramientas necesarias para una salud integral (que no significa sólo la ausencia de una enfermedad).

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA