Embarazo, Lactancia, Nacimiento

Prepárate para tu parto

  • Cada vez que escuchaba a alguna mujer embarazada hablar de los cambios en su cuerpo, los miedos, los consejos no pedidos, los mitos y todo lo que rodea el embarazo, el postparto y la crianza, solo podía pensar en encontrar el espacio correcto…

Prepárate para tu parto…

Durante mi recorrido por el camino de la infertilidad, además de cruzarme con mujeres extraordinarias, llegué por azares del destino a un lugar llamado Blooma. Jala Shree, mi acupunturista, y hoy mi amiga entrañable, había sugerido en varias ocasiones vernos ahí para mis sesiones. No sabía mucho de Blooma, pero el logotipo (una silueta embarazada) y la palabra “yoga” me cautivaron.

Combatiendo mi miedo y ansiedad, decidí entrar y enfrentarme a un mar de vientres redondos. Sentí que me asfixiaba en ese pequeño vestíbulo entre carreolas, sillitas, caras diminutas y mujeres con ojos cansados pero con una felicidad y tranquilidad contagiosa. Traté de no poner mucha atención y dirigirme al cuarto de terapia en donde Jala me esperaba. Mientras las agujas hacían su magia y trataba de relajarme, decidí no volver a poner un pie en ese lugar. Cuatro tratamientos intensivos habían dejado su huella.

¡No hay quinto malo!  Esas fueron las palabras de la enfermera que me dio la noticia que tenía 3 semanas de embarazo. Una vez que logré superar el shock de la noticia, hablar con mi esposo y sentirme por primera vez “embarazada” tome mi computadora y busqué Blooma Yoga, quería ser parte de ese grupo de mujeres con ojos cansados y alegría contagiosa.

Durante los siguientes 8 meses fui a clase de yoga prenatal en Blooma tres veces por semana hasta el día antes del nacimiento de mi hija. Convencí a mi esposo de tomar la clase de preparación para el parto, preparación para la lactancia, como usar pañales de tela, en fin en un abrir y cerrar de ojos Blooma era parte activa de mi estilo de vida.

Con el afán de mantener a mi familia y amigas en Mexico informadas de todo lo que pasaba durante mi embarazo, todos pronto sabían de la existencia de un lugar maravilloso llamado Blooma, pero en realidad nadie entendía el concepto. Solo sabían que hacía yoga y que tenía amigas ahí. Fue hasta el día de mi “blessing” que Dani, quien ha sido mi amiga y cómplice de vida, entró a Blooma por primera vez, conoció a Sarah Longacre y ese momento Blooma México se convirtió en una idea, un proyecto, un sueño.

Durante los siguientes 5 años, la idea fue agarrando forma, el proyecto ocupó un lugar en nuestras computadoras y el sueño crecía con gran velocidad. Dani y yo nos propusimos hacer Blooma México una realidad, dejando atrás mas de 25 años de carreras corporativas.

Cada vez que escuchaba a alguna mujer embarazada hablar de los cambios en su cuerpo, los miedos, los consejos no pedidos, los mitos y todo lo que rodea el embarazo, el postparto y la crianza, solo podía pensar en encontrar el espacio correcto en el que especialistas de diferentes rubros se reunieran para ayudar y apoyar a mujeres, madres y futuras madres en este hermoso y difícil camino de la maternindad. Un espacio en el que siempre se sientan bienvenidas y que orgullosamente se identifiquen ¡Mamás Blooma!

Las puertas de Blooma México han abierto y todos los que formamos parte de este gran sueno estamos listos para recibirlas con los brazos abiertos.

http://blooma.com.mx

¡Gracias por su cariño y confianza!

Gaby y Dani

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA