Salud

Por qué es importante fijar un horario para dormir

  • ¿Recuerdas que en los 80’s o 90’s al terminar la barra de caricaturas pasaban un cierre de buenas noches? A mí me toco el Mago de los Sueños acompañado por la familia Telerin, eso me indicaba que ya era la hora de dormir, y ¿sabes algo? Es lo mejor que puedes hacer con tus hijos, una hora fija para dormir.

La llegada de un bebé siempre viene acompañada de muchos cambios, cambios en las rutinas de prácticamente todo, horarios para los alimentos,  salidas con los amigos, talleres o clases extracurriculares con los otros hijos y por supuesto la hora de dormir.

Pero conforme se van acomodando las cosas, es importante que retomemos nuestros hábitos, sobre todo si esos hábitos están bien encaminados hacia el bienestar. Recuerda que nos regimos con un reloj biológico y que si este funciona bien, nuestro organismo estará saludable, tendremos energía suficiente y por ende nuestras emociones estarán niveladas.

Si en un adulto es importante respetar un ritual y horario de sueño, en bebés y niños es imperativo. El sueño es esencial para su desarrollo, muchos de los procesos importantes de cognición y crecimiento ocurren durante estas horas. Por esta razón no es negociable.

Por si esto fuera poco, el establecer un horario para dormir, tipo 7:00 P.M. u 8:00 P.M. máximo, no solamente beneficiara el desarrollo de tu bebé, sino que también te ayudará a recuperar esos espacios tan necesarios para tu desarrollo. Ya sea que termines pendientes de casa, que te sientes a leer un libro o tu blog de notas favorito, que cenes con tu esposo o que simplemente veas un capítulo de tu serie favorita, te dará la estamina necesaria para el día siguiente.

También la mañana será mucho más relajada si los niños descansaron, si ya van al colegio, no tendrás que padecer con un mini zombi tratando de ponerse el uniforme, o viendo el plato de cereal como si estuviera hipnotizado. Se sentirá fresco y descansado porque durmió el tiempo necesario para su edad.

La National Sleep Foundation de Arlington Virginia estableció que; Bebés de 0-3 meses necesitan de 14-17 horas, bebés de 4-11 meses  de 12-15 horas, niños de 1-2 años entre 11 y 14 horas, pequeños en edad preescolar de 3-5 años necesitan de 8-11 horas, niños de 6 a 13 de 9 a 11 horas, los adolescentes necesitan mínimo 10 horas –aunque ellos crean que es menos- y ya de adultos podemos dormir de 7 a 9 horas.

Busca un lindo ritual para indicarles que la hora de dormir, compárteles cual era el tuyo, y a la camita –como decía Topo Gigo-. ¡Dulces sueños!

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA