Embarazo, Karla Lara, Nacimiento, Salud

Parir con amor, parir sin miedo: parto humanizado

  • Por generaciones se nos ha transmitido que el parto duele y que de poder elegir, deberíamos optar por no sufrirlo. Pero poco nos han dicho sobre lo poderosas que somos las mujeres.

parto humanizado

Parir con amor. Parir sin miedo… Dar a luz a un hijo en un parto natural  es una de las experiencias de vida que cambia la forma de sentir de las mujeres, es un acto que trasciende en la madre y en el bebé y en su desarrollo, y la manera en que se vive puede dejar una huella empoderante y positiva o bien, una experiencia dolorosa y que no se quiere repetir.

Durante años se ha transmitido mucha información que hace que la mujer tenga miedo del momento del parto y que la hace desear ser rescatada del mismo y evitar el dolor que éste causa. Pero afortunadamente, existe también información positiva de la experiencia del parto natural que hace que algunas mujeres quieran “vivir y ser protagonistas” de esa experiencia y a esa corriente se le llama parto humanizado o parto respetado.

La realidad es que el parto es un evento fisiológico, natural e involuntario que pertenece a la esfera sexual femenina y en el que poco o nada deberíamos de intervenir para que pueda desarrollarse de manera en que la mujer se sienta partícipe de su proceso y en control del mismo y no solo un medio para que su bebé nazca en manos de terceros que controlan la experiencia.

El parto humanizado acuna dimensiones físicas y emocionales y respeta el rol de la madre como protagonista de su experiencia, quien sabe cómo dar a luz confiando en su instinto e intuición y a su propio ritmo, el objetivo: un parto suave en el que el bebé que nace, también es protagonista de su propio nacimiento en un ambiente de amor.

En el parto humanizado la mujer que va a parir tiene plena y absoluta participación en el mismo, de hecho ha pensado y transmitido sus deseos acerca de las condiciones de su parto a sus cuidadores y profesionales de la salud que la acompañarán, se trata idealmente de un parto que no será médicamente intervenido ni controlado, un parto que será la culminación de un embarazo en su propio tiempo, sin uso de anestésicos o analgésicos y que tomará su curso cuando el bebé esté listo para nacer y que durará lo necesario para que mamá y bebé puedan lograr un nacimiento por vía vaginal sin necesidad de ser apoyados por rutinas médicas que podrían interrumpir o complicar el progreso del parto.

En la elección de una experiencia de parto humanizado existen diferentes técnicas no médicas, ni farmacológicas que ayudan a dar comodidad a la mujer durante el mismo, técnicas que sugieren diferentes secuencias de respiración, posturas y movimientos corporales que facilitan la mecánica y el progreso del parto, uso de recursos externos como calor o frío, masajes, aromaterapia, música y hasta hipnosis para atravesar por la experiencia de manera en que los sentidos se enfoquen no en el dolor sino en elementos que nos lleven a sentirnos mejor durante el proceso.

Lo más importante en la elección de una experiencia de parto es la confianza y la seguridad que tenga la mamá para vivir ese proceso, existe siempre la posibilidad de tomar un curso de preparación durante el embarazo para disipar dudas y para tener herramientas que las lleven a tomar decisiones informadas y conscientes al momento del nacimiento de su bebé.

Es importante estar conscientes de que:

  • El parto es un evento normal, natural y saludable.
  • La experiencia del parto afecta profundamente a la mujer y a su familia.
  • La sabiduría interior de la mujer la conduce a través del parto.
  • La confianza y capacidad de la mujer puede verse incrementada o disminuida por la persona que la acompaña y la cuida y por el lugar en que se dé a luz.
  • La mujer tiene el derecho de dar a luz libremente sin intervenciones médicas de rutina.
  • El parto puede llevarse a cabo de manera segura en los hogares, maternidades u hospitales.
  • La educación para el parto le permite a la mujer tomar decisiones informadas en cuanto a cuidados para la salud, asumir la responsabilidad de “estar a cargo” de su bienestar y del bebé y confiar en su sabiduría interior.

@KarlaDoula

  • Gentle Birth Choices”, Harper, Barbara. Healing Art Press, Rochester, Vermont, 2005.
  • Odent, Michel: “El bebé es un mamífero”, Editorial OB Stare.
  • www.lamazeinternational.org
Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA