Crianza, Familia

Papá es tan importante como mamá: el daño de un padre ausente o distante

  • Los roles de género tradicionales muchas veces confunden la manera en que los padres (papás y mamás) pueden o deben repartir la atención y el cuidado de los hijos, la crianza no siempre es compartida…

Papá es tan importante como mamá: el daño de un padre ausente o distante…

Los roles de género tradicionales muchas veces confunden la manera en que los padres (papás y mamás) pueden o deben repartir la atención y el cuidado de los hijos, la crianza no siempre es compartida o equitativa, muchas veces el padre está ausente o distante, sea porque su rol de proveedor lo mantiene fuera de casa y en poco contacto con su(s) hijo(s) o bien, porque no existe una relación de pareja con la madre y el vínculo con su(s) hijo(s) se debilita cada vez mas, o porque quizá, está presente en la vida de los hijos, pero no se encuentra disponible emocionalmente.

En los últimos años se han realizado diversas investigaciones para demostrar el rol de los padres en el desarrollo infantil, así como la importancia de tener una figura paterna. Los estudios han demostrado que cuando los pequeños tienen un padre que se involucra activamente en su educación, se muestran más seguros para descubrir su entorno, son más estables emocionalmente a medida que crecen, tienen un mejor desempeño académico y desarrollan mayores habilidades sociales. Y su ausencia, conlleva a diversos problemas de adaptación, así como a la aparición de comportamientos destructivos.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan al analizar los efectos del estrés paterno y los problemas mentales como la depresión y la ansiedad en los hijos, encontraron que estos problemas afectaban la relación de los padres con los niños y esto influía a su vez en las habilidades sociales como el autocontrol y la capacidad para cooperar de los pequeños. Se comprobó que la ausencia de la figura paterna afecta mas a los niños que a las niñas.

Psicólogos de la Universidad de Connecticut analizaron a 10.000 padres y sus hijos e hijas y comprobaron que un padre distante o frío podría afectar el desarrollo de los niños ya al sentirse rechazados por sus padres, mostraban signos de ansiedad e inseguridad, así como conductas más agresivas y hostiles.

Por otro lado, cuando papá si está cerca, si vive en casa e incluso convive o pasa tiempo con los hijos o alrededor de ellos, pero no se encuentra disponible emocionalmente, se causan otras heridas emocionales en los niños: el padre ausente no es sólo el vacío físico de una figura que no se tiene, es alguien que a “aún estando” no sabe o no quiere ejercer su rol.

Esta ausencia o falta de disponibilidad emocional no es exclusiva de los padres, también puede darse en las madres. Crecer junto a una figura paterna que a pesar de estar, es incapaz de aportar plenitud, cariño o reconocimiento, deja corrientes de vacío en el corazón de un niño que está aprendiendo a construir su mundo.

¿Qué ocurre cuando en el seno familiar existe un padre ausente que no establece vínculo alguno con sus hijos?

El cerebro de un niño es un ávido procesador de estímulos, y en su día a día, necesita ante todo refuerzos positivos para poder crecer de forma madura y segura. Un padre ausente genera incongruencias, vacíos y dificultad de trato. Un trato vacío y esquivo genera ansiedad en los niños, no saben “a qué atenerse”, desarrollan expectativas que no se cumplen, y tienden además, a comparar “padres ajenos” a los que ellos tienen en casa. Saben que los padres de sus amigos actúan de modo diferente a lo suyos.

La figura de un padre ausente genera en la etapa adulta: desapego afectivo, inseguridad y desconfianza en las relaciones. Produce miedo la idea de amar, hay temor a ser traicionados, o no reconocidos o ignorados.

No es la sangre lo que te hace padre, es la presencia, el amor demostrado, el interés en el niño, la escucha activa, la participación constante en la crianza, ser padre o madre no puede, no debe ser acomodaticio, los daños son inmenso y aunque tal vez sean reversibles, los niños no merecen carecer del amor o del afecto de alguno de sus padres si ambos viven.

¿Qué tan presente estás en la vida de tu hijo? aquí es cuando vale la pena recordar que los años maravillosos de la infancia vuelan y no regresan… el trabajo, los compromisos externos, el celular, los pleitos con el mundo, todo puede esperar si acaso tu hijo te necesita…

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA