Crianza, Hogar

Nuevo método para que tus hijos recojan TODO su desastre en 1 MINUTO

  • Si te desgasta las horas de batalla para que tus pequeños se metan a bañar, se preparen para la escuela, hagan su tarea o recojan sus juguetes, te compartimos el método japonés de un minuto para inculcar responsabilidad.

Quizá para algunos sea una exageración pero para muchas mamás algunas actividades cotidianas se vuelven una tortura ya que los pequeños parecen estar determinados a hacer absolutamente todo menos lo que se les pide. El tema de la voluntad es un asunto delicado, si alguien no quiere hacer algo por una necesidad o deseo intrínseco -aún siendo su deber o indicación- es prácticamente imposible lograr que lo hagan y en caso de que lo realicen el resultado no será el óptimo.

La filosofía japonesa conocida como Kaizen  propone de un método muy práctico que inculca a realizar ciertas tareas o deberes, el secreto es dividir la indicación en varias instrucciones que sean fáciles de asimilar, asequibles y por ende efectivas.

Kaizen se traduce textual como “cambio sabio”, lo expertos explican que la mejor traducción sería mejora continua, por lo que este método consiste en una serie de mejoras continuas hasta que se establecen nuevos hábitos que generan cambios benéficos en nuestros esquemas de bienestar.

Imagina que tu pequeño de 6 años jugó con su colección de bloques para construir, y dejó el piso tapizado con ellos, tú entras pizzas unos cuantos, se te sube la sangre a la cabeza y le pides enérgicamente -en el mejor de los casos- que alce absolutamente todo y que aparte haga la tarea, ¿sabemos el desenlace, cierto?

Ahora, imagina misma escena pero con esta reacción de tu parte, pondrás un reloj o tu time en el teléfono y le dices -vamos a ver cuantos juguetes puedes recoger en un minuto- como si se tratara de un juego o reto, si aún queda mucho por recoger puedes invitarlo a que mejore su propio récord.

El éxito como en todo va a depender de la perseverancia y disciplina con que se aplica, busca identificar la hora en que se baña, hace tarea y a qué hora termina de jugar y aplica el método de un minuto cada que se realicen estas actividades, con paciencia y con constancia. Y para mejorar los resultados aplícalo tú también en tareas que sabes que te cuesta trabajo comenzar o realizar, con tu ejemplo verás que a parte de mejorar serás coherente con lo que dices y haces y eso sin duda es la carta más fuerte de la paternidad.

Apliquemos juntos el Kaizen y seamos siempre hoy mejores que ayer.

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA