Familia, Ser Padres

No calmes a tu hijo con el celular

  • ¿Cuántas veces hemos visto a unos padres darle el móvil o la tablet a un niño para que se calle o deje de hacer un berrinche en público?

Los riesgos de calmar a un hijo con el celular o con una pantalla. Es un paisaje cotidiano, la mayoría de las personas incluyendo niños y bebés se ven en espacios abiertos y cerrados concentrados en una pantalla o dispositivo electrónico: iPad, celular, el famoso móvil. Y es que el cotidiano nos ha hecho ver normal y común la abstracción de los adultos en los celulares porque con ellos trabajamos y las familias en los restaurantes y casas comparten la mesa con los teléfonos en la mano… La situación se complica, el berrinche del niño estalla, estamos en un lugar público, no queremos dar el espectáculo, necesitamos que deje de llorar inmediatamente para seguir con nuestras tareas. Sin pensarlo dos veces, sacamos del bolsillo un smartphone, conectamos a toda carrera con Youtube y un minuto después el bebé o el niño (o niña) ya está metido en un juego o en un capítulo de su serie favorita… Después de la tempestad, llega la calma y quizá el fin justifica los medios…

Este escena tan habitual en cualquier casa, centro comercial o parque, esta escena tantas veces repetida para tratar de tranquilizar a un niño que no para de llorar con un smartphone, esconde peligros que pueden complicarnos el camino nada sencillo de educar.

Un estudio recién publicado por un equipo de investigadores del Hospital Infantil C.S. Mott, de la Universidad de Michigan, llevado a cabo con cerca de 150 familias evidenció que cada vez son más los padres que recurren a las nuevas tecnologías como una vía rápida y eficaz para calmar el estado de ánimo de sus hijos. Y los indicadores extraídos de la investigación académica demuestran que, en los niños con comportamientos sociales más problemáticos, el uso de las nuevas tecnologías como tranquilizante se multiplica.

Los riesgos de utilizar este sistema, el de dar un smartphone o una tablet, para lograr el silencio donde hace solo unos minutos había un verdadero berrinche son dobles. Por un lado, ya se conoce que el exceso en el uso de este tipo de dispositivos, en particular entre niños pequeños genera adicción .

Pero aún hay un riesgo mayor con importantes consecuencias a largo plazo. Gestionar una fácil solución a un llanto descontrolado mediante el uso de nuevas tecnologías es un parche momentáneo con graves consecuencias futuras. Lo que explica el equipo de la doctora Jenny Radesky es que esta actitud no resuelve el problema sino que lo enmascara centrando el foco de atención del niño en otra realidad, es decir, distrayéndolo.

Pero aunque los síntomas del problema, en efecto, queden silenciados, tanto niños como padres habrán perdido una estupenda oportunidad de aprender a afrontar la frustración. Esta tendencia a abusar de los dispositivos digitales para obtener un rato de calma está cambiando las dinámicas de los comportamientos de las familias y dificulta enormemente la educación en un aspecto tan fundamental de la vida como la aceptación de los problemas y la búsqueda de soluciones viables y consensuadas.

El mensaje que estamos transmitiendo al niño con esta actitud no es otro que el de dar la espalda a las complicaciones porque un vídeo o un juego nos devuelve el placer momentáneo. Pero lo cierto es que el problema seguirá allí cuando se acabe el vídeo y el niño no sabrá cómo hacerle frente.

Fuente y desarrollo: Elcorreo

También puedes leer:

La adicción al celular de los padres causa daños a los niños

La “heroína digital”: las pantallas convierten a los niños en adictos psicóticos

 
Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA