Nacimiento, Salud, Salud Alternativa

“No bañar al bebé al nacer” dicen los expertos

  • Respetar lo que la naturaleza nos otorga debería de ser algo que el sentido común nos indique, estamos hablando de instinto que no siempre es respetado. Observemos lo que es mejor para los bebés mas allá de las rutinas innecesarias. No bañar al bebé al nacer es lo mejor.

No bañar al bebé al nacer

Bañar al bebé al nacer, o limpiarlo meticulosamente es una práctica muy extendida, sin embrago los expertos recomiedan esperar mínimo 24 horas por muy buenas razones.

Sobre esto hay evidencia científica, pero antes de llegar a ella es importante apelar al sentido común. Para bañar o para limpiar a un recién nacido hay que separarlo de su madre. Además, los bebés “no nacen sucios”, afirma la Dra. Ira Jaffe, médico materno fetal y obstetra de Nueva York. “La manera en que nacen es exactamente la manera en que deben de nacer”, complementa.

Los bebés nacen con una capa o una cubierta blanca y grasosa, que idealmente no debe ser retirada de su piel. Esta sustancia se denomina vérnix caseosa y puede ser muy benéfica si se deja intacta en la piel del bebé.  El vérnix se empieza a formar en el último trimestre del embarazo  y comienza a desprenderse de la piel alrededor de la semana 37 de gestación, por lo que los bebés nacidos en esta fecha tendrán más grasa sobre la piel que los nacidos en la semana 41, que tendrán la piel más seca. Donde más abunda es en la espalda y los pliegues como axilas, ingles o tras las rodillas y orejas.

Se compone de agua, grasa, proteínas con propiedades antimicrobianas (protege de bacterias, hongos y virus) y vitamina E (potente antioxidante protector de la piel) y además contiene células epidérmicas muertas, pelos y secreciones de las glándulas sebáceas.

Su función dentro del útero es proteger la piel del bebé del constante contacto con el líquido amniótico, y favorecer la formación de la capa más exterior de la piel al proporcionar esa protección frente al medio húmedo del líquido amniótico. Cuando no bañamos al bebé al nacer, esta capa se reabsorberá en un lapso de 3 a 4 días, tiempo en el cual continuará su función protectora para el bebé, ya sea de la ropa, de los cambios de temperatura, de la deshidratación cutánea y de reacciones al medio ambiente fuera del útero.

Beneficios del vérnix en los recién nacidos:

-Ayuda al bebé a mantener su temperatura corporal: termoregulación, evitando que se quede frío (los recién nacidos pierden calor enseguida de nacer)

-Le nutre la piel mejor que cualquier pomada: hidratación, evitando que se le reseque y se le descame precozmente.

-Le protege de algunas agresiones externas (el roce de la ropa y los cambios de temperatura) y actúa como defensa contra las bacterias, los virus y los hongos, ya que contiene proteínas que se adhieren a estos microorganismos, impidiendo su indeseable actuación.

-Los últimos estudios aseguran que la vérnix caseosa contiene una alta concentración de vitamina E, un poderoso antioxidante que protege la piel del pequeño frente a la acción dañina que pueden ejercer sobre ella el oxígeno y los rayos ultravioletas del sol.

Hoy sabemos que la colonización bacteriana de la piel después del nacimiento es una parte esencial de las defensas del recién nacido contra la infección: parte del tan valioso microbioma humano. La piel del recién nacido a término posee un sistema inmune bien desarrollado, con mecanismos de defensa como la barrera del estrato córneo, el ambiente ácido, la microflora comensal, los péptidos antimicrobianos y los fagocitos. La epidermis en sí misma frena las infecciones y contiene células que actúan como centinelas del sistema inmune (células de Langerhans). El vérnix aparece localizado estratégicamente para contribuir a estas defensas.

Por todo lo anterior, la Organización Mundial de la Salud recomienda que el vérnix no se debe quitar de la piel del recién nacido, y que el baño se debe retrasar como mínimo 6 horas después del nacimiento, pero los especialistas aseguran que al menos 24 horas.

Por todo ello, el vérnix no sólo es importante para el recién nacido, sino que se trata de un importante biomaterial natural. Los bebés tienen la suerte de nacer envueltos en ella… ¿Tiene sentido que les privemos del mejor de los productos posibles para el cuidado de su piel… que, además, es gratis? 

Dejar intacta la piel del bebé al nacer es una de las muchas recomendaciones para llevar a cabo un nacimiento respetado, esto puede suceder igual si el bebé nace por parto o por cesárea, es importante considerar que si la naturaleza provee hay que respetarla, un bebé no necesita ser bañado al nacer, lo que necesita es estar con su mamá, mantener un contacto inmediato e ininterrumpido por el mayor tiempo posible al nacer, el baño puede esperar y ya que lo pensamos así hace total sentido retrasar el baño del bebé.

Incluso durante el primer mes de edad del bebé el baño no tiene que ser diario, lo ideal es darle oportunidad a su piel y metabolismo de adaptarse suave y sutilmente al ambiente fuera del útero, el bebé humano tiene en su cuerpo los ingredientes suficientes para adaptarse en salud, seguir nuestro instinto y respetar la naturaleza del recién nacido puede mantenerlo saludable y protegido. Lo que necesita un bebé al nacer es contacto piel a piel con mamá.

Referencias

1. Hoath SB. Physiologic development of the skin. In: Polin RA, Fox WW, Abman SH, eds. Fetal and Neonatal Physiology. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2004.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA