Salud

Niños que hieren, cómo moderar sus palabras

  • Una de las cosas que más nos preocupa como padres es a proteger a nuestros hijos, nos dedicamos a preguntarles cómo les fue en la escuela y si sus compañeros o maestra los tratan bien. Pero a veces nos olvidamos que ellos también pueden ser los que lastimen a otros y que muchas veces los niños con sus comentarios pueden llegar a ser crueles. Por eso es importante enseñarles a moderarse y ser empáticos sin que se sientan reprimidos.

No pude evitar voltear con cara de susto, en mi caso el temblor del 2017 es un tema muy sensible, fue una experiencia muy traumática, quizá la peor que he vivido, gente cercana a mí perdió seres queridos y otro se vieron afectados económicamente. Por lo que me parece muy insensible hacer bromas al respecto. Entonces me detuve un momento y reflexioné acerca de qué era lo que realmente me había incomodado tanto.

Primero comprendí que el niño no tenía intenciones de molestarme,  sólo hizo un comentario que para él e incluso para su mamá era inofensivo, ellos no tenían idea de lo que yo había vivido y seguramente el temblor para ellos solamente fue la noticia de la semana. Claro, eso lo entiendo, lo que no justifico es la falta de empatía y entonces entendí que muchas veces como padres estamos tan preocupados cuidando que nada lastime a nuestros hijos que se nos olvida enseñarles a ser empáticos y compasivos para que ellos no lastimen a nadie.

Cuantas historias escuchamos de pequeños de entre 2 y 3 años preguntando a su mamá porqué su compañerito tiene aparatos en sus piernas, o porqué esa viejita tiene un bulto en su espalda. Sabemos que a esta edad aún no tiene filtro, no saben moderar sus palabras y pueden llegar a ser hirientes y me atrevo a decir hasta un poco crueles. Pero para eso estamos nosotros, para enseñarles:

    1. Demos buen ejemplo. No es que seamos repetitivos, es que si en casa somos respetuoso entre nosotros y no nos burlamos de otros, los pequeños lo seguirán. Pero si por el contrario siempre estamos buscando cómo burlarnos entre nosotros o bien diciendo cosas hirientes del vecino, jefe o primo no favorito, pues ellos verán esa conducta como algo normal y aceptable.
    2. Empatía, uno de los valores más poderosos es el de ponernos en los zapatos de otros. Cuando nuestros pequeños hagan un comentario que pueda ser hiriente es importante primero usar un tono de voz tranquilo, por ejemplo si dicen “Mamá esa señora está muy gorda” sólo hay que decirle, “amor, eso no se dice, no sabemos si tiene algo en su cuerpo por lo que esté así, y si te escucha ella o alguien que la quiera se va a sentir triste” e inmediatamente dile, “es como si yo estuviera gordita y alguien dijera eso, no nos gustaría”. Eso es más que suficiente para que ellos comiencen a reflexionar y a auto-regular sus comentarios.

Son cosas muy sencillas que podemos aplicar en el día a día, y con esas pequeñas acciones estaremos dando herramientas emocionales a nuestros hijos para formar esos excelentes seres humanos que sabemos ya son.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA