Experiencias, Familia

Niños que han cambiado el mundo

  • Esta lista crece todo el tiempo y es un honor y una gran responsabilidad que como madres y padres apoyemos y acompañemos esos caminos de cambio que tanto necesita nuestro mundo.

Niños que han cambiado el mundo

Niños que han cambiado el mundo: la visión, los proyectos y el trabajo de estos niños han contribuido a dar esperanza a quienes más lo necesitan. Desde ayudar a su vecindario, hasta otorgar soluciones a todo un sector, se han convertido en una motivación por su generosidad.

Alexandra  Scott

Nació en Connecticut en 1996 y desde antes de cumplir el año se le diagnosticó un tipo de cáncer. Cuando cumplió 4 años, le dijo a su mamá que quería comenzar un negocio de limonadas. Su primera tanda juntó $2000 dólares; el primer paso para la Fundación Alex’s Lemonade Stand, con la que se apoya la investigación y tratamiento de cáncer infantil. Alex murió en 2004, a los 8 años, pero aún hoy la Fundación organiza un fin de semana cada junio llamado El día de la limonada. Participan unos 10,000 voluntarios en más de 2,000 puestos de limonada.

Ryan Hreljac

A los seis años (1998) Ryan Hreljac se enteró que los niños en África deben caminar kilómetros cada día para llevar agua a casa. Decidió entonces, construir pozos para ellos. El primer pozo de Ryan se encuentra en la escuela primaria Angolo, al norte de Uganda. Hoy, Ryan tiene 20 años, estudia la universidad, y su fundación, Ryan’s Well, ha completado hasta hoy 667 proyectos en 16 países, beneficiando a 714,000 personas.

Katie Stagliano

En 2008, Katie Stagliano llevó a casa un retoño de col como una actividad de su escuela. Al cuidarla, creció hasta tener 20 kilos. Katie la llevó a un comedor popular, donde fue alimento para 275 personas. Cuando vio a cuanta gente podía ayudar, comenzó a cultivar jardines para donar las cosechas. Hoy, Katie tiene 12 años, y sus donaciones siguen alimentando a miles de personas.

Divine Bradley

En 1999, a los 17 años, Divine Bradley decidió comenzar un centro comunitario para su vecindario en Canarsie, Brooklyn, pues se dio cuenta que había pocos lugares para fomentar la expresión creativa. Su organización Team Revolution ha juntado hasta $25,000 dólares, con los que convirtió la mitad de la casa de sus padres en un centro comunitario.

Ana Frank

A los 13 años recibió un diario, en él narró sus experiencias sobre el Holocausto, desde 1942 a 1944, relata que su familia y otros 4 judíos debieron refugiarse y aprender a convivir entre ellos. Fueron descubiertos y mandados a un centro de concentración, donde
Ana murió de tifus. Su padre, Otto Frank, fue el único superviviente de los 8 ocupantes del anexo. En 1947 publicó el diario que, además de ser un testamento de la guerra, ha sido uno de los libros más leídos.

Louis Braille

Louis Braille nació en 1809 en Francia. A los 3 años, una enfermedad en los ojos lo dejó ciego. Mientras estudiaba en una escuela para ciegos, Royal Institute, Louis inventó un sistema para leer y escribir, que recibe su nombre. A los 19 Braille se conviritió en un profesor de tiempo completo en la Royal Institute donde permaneció hasta su muerte, a los 43 años.

Claudette Colvin

Una mujer negra se negó a ceder su asiento en un autobús. Este hecho es conocido por detonar el movimiento por los derechos civiles. Y si bien se le da el crédito a Rosa Parks, hay que saber que 15 meses antes ya lo había hecho una niña llamada Claudette Colvin en Washington. Fue arrestada, pero llevó el caso a la corte, que, con el tiempo, prohibió los autobuses segregados. Hoy Colvin aún vive, en el Bronx de Nueva York.

Esta lista crece todo el tiempo y es un honor y una gran responsabilidad que como madres y padres apoyemos y acompañemos esos caminos de cambio que tanto necesita nuestro mundo.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA