Salud, Salud Alternativa

Mitos y realidades sobre la felicidad

  • “La vida no es sobre encontrarte a ti mismo, es crearte a ti mismo. Una persona debería de ser dos cosas: un quién y lo que quiera ser.”

realidades sobre la felicidad

En verdad, ¿qué es la felicidad para ti? Para muchas personas, es un estado de ánimo que se puede alcanzar a través de la adquisición de objetos materiales o inmateriales, como un coche, una casa, el amor de una pareja, una familia sana emocional y físicamente, el título universitario, el éxito de un proyecto profesional, una estabilidad económica o una ganancia significativamente abundante, entre otros aspectos; razón por la cual, al no obtener ninguna de estas opciones, se puede llegar a sentir como un fracaso, una lucha perdida en contra de la vida.

Esos elementos, aprendidos a lo largo de nuestras experiencias vivenciales, son preferencias adquiridas a través de una influencia social. Razón por la cual, éstos pueden convertirse en paradigmas de vida: ejemplos de cómo deberíamos ser, respirar, vivir; y los cuales, en consecuencia, llegan a ser factores desencadenantes de ansiedad, tristeza y estrés: “¿por qué yo no tengo lo que esas otras personas sí?”, “¿por qué la vida trata mejor a Fulanita y a mí me mandó estos problemas?”, “¿cuándo me llegará el amor verdadero?”, “¿por qué si trabajo tanto, no obtengo tantos beneficios monetarios?”, “¿por qué mi familia no es normal?”, y más.  

No obstante, ¿qué pasaría si aprendiéramos a cuestionar aquellos paradigmas adquiridos socialmente? Al realizarlo, podemos descubrir que los verdaderos deseos y anhelos de cada uno de nosotros pueden ser contrarios a aquellos que fueron impuestos por nuestro aprendizaje. Incluso, nos podemos dar cuenta que realmente: “Necesitamos [ser] personas que traigan a vida aquellos sueños inéditos y se pregunten: ¿Por qué no?’ (J.F. Kennedy). 

Para la escritora y coach Shannon Kaiser, la felicidad es realmente un conjunto de hábitos, actividades puestas en práctica a diario, y que usualmente contradice lo que la sociedad recomienda: “Las personas felices no buscan la felicidad en su medio ambiente; sino en una exploración interna. […] La felicidad se cultiva a través de la acción, y mientras más rápido desaprendamos las lecciones de vida que la sociedad diga que están bien, más pronto se será feliz.” 

Por ello, es importante distinguir entre los mitos de la sociedad y aquello que realmente llegamos a desear: 

  • Mito: “Sólo hay una manera correcta y una incorrecta.” Realidad: Tratar nuevas cosas y explorar procesos diferentes es parte del crecimiento; por consiguiente, no existen reglas generales que se adecúan a cada individuo. Encuentra tus métodos y propias creencias; permite que los demás también lo hagan. 
  • Mito: “Ajustarse a un ambiente significa pertenecer.” Realidad: El hecho de ajustarse a un lugar quiere decir que uno debe adecuar su personalidad a los puntos de vista de los demás. En consecuencia, no se está siendo sincero con uno mismo. Se necesita pertenecer a un lugar donde se sienta completamente cómodo con uno mismo, sin la necesidad de la aprobación crítica de los demás. 
  • Mito: “Trabajar duro te hará exitoso.” Realidad: Mientras más trabajes, más cansado estarás; por consiguiente, no disfrutarás sinceramente tus esfuerzos. Calibra tu éxito con base en cuánta felicidad y experiencia has adquirido. 
  • Mito: “Fallar es malo.” Realidad: Fracasar es la manera más valiosa de aprender más acerca de ti. Al intentar cosas y fallar, es una oportunidad de descubrir las causas y nuevas alternativas del proceso. Las personas más exitosas en el mundo fracasaron millones de veces. 
  • Mito: “Estar solo significa que serás alguien solitario.” Realidad: Cuando disfrutas de tu propia compañía, descubrirás que será rara la ocasión en que te sentirás a solas. 
  • Mito: “La vida debería de ser libre de problemas.” Realidad: Las altas y bajas de la vida son exactamente aquellos elementos que la mantienen en equilibrio. Aprehender cada una de esas etapas, sin buscar detenerlas, permitirá aceptar los cambios y a estar en paz. 
  • Mito: “Lo que la gente piensa de ti es importante.” Realidad: Lo que realmente importa es lo que piensas acerca de ti; trabaja en la relación que tienes contigo mismo, y notarás que sentirás más alegría y felicidad que nunca antes. 
  • Mito: “Serás más feliz si eres delgada, bonita, inteligente, rica y saludable.” Realidad: Esperar que la realidad llegue conforme nuestro físico se adecúe a esos parámetros, generará ansiedad al momento de no lograrlo. Y en el caso de lograrlo, ¿realmente eras feliz? La felicidad no es un objeto que se consigue afuera de nosotros, sino dentro de nosotros. No es la aceptación de los demás que nos hará sentir bien con nosotros mismos. 
  • Mito: “Tu vida está fuera de lugar.” Realidad: Si crees que la vida te he impuesto eventos que te hacen sentir incómodo, considera mejor que son procesos por los cuales necesitas a travesar para crecer. Es el momento ideal para disfrutar tu presente: es el lugar donde necesitas estar. Confía, todo tiene una razón de ser. 
  • Mito: “Dejar ir es renunciar.” Realidad: Realmente, dejar ir es la clave para alcanzar nuevos niveles de éxito y felicidad. En cuanto una situación no funciona más, ese evento te da la oportunidad de hacer un espacio para aquello que realmente deseas y necesitas. 
  • Mito: “Necesitas estar ahí hasta que deje de funcionar.” Realidad: Nos aferramos a las situaciones que no funcionan por miedo a lo desconocido, a considerar que no merecemos algo mejor. El objetivo es aprender a estar cómodo con lo desconocido. 
  • Mito: “Necesitas posponer la alegría.” Realidad: Las excusas de hacer aquello que deseas hasta el retiro, las vacaciones o el fin de semana, son aquello que te mantiene lejos de la felicidad. Alcanzar la felicidad es un hábito de diario, por lo que disfrutar cada momento llenará de alegría todo tu cuerpo y mente. 
  • Mito: “La mente sobre el corazón.” Realidad: Pregúntate si la situación te hace sentir bien, en vez de pensar la manera de librarte del problema. 
  • Mito: “Si no tienes idea de cómo hacer las cosas, mejor no las hagas.” Realidad: Podemos aprender a alcanzar nuestras metas en el proceso. 
  • Mito: “Las personas que no te apoyan significa que no les importa.” Realidad: Lo que los demás digan de ti, no tiene nada que ver contigo. La persona que tiene el sueño, eres tú; en el caso que las personas no te apoyen, pregúntate si es algo que realmente deseas. Mientras más creas en ti y en tus sueños, menos necesitarás el apoyo de los demás. 
  • Mito: “Amarse a sí mismo es egoísta.” Realidad: El amor que te tengas a ti mismo, es el amor que podrás dar a los demás. 
  • Mito: “Tus sueños deberían ser postergados por la responsabilidad.” Realidad: Tus sueños son tu responsabilidad. No permitas que las excusas te alejen de tus objetivos. 
  • Mito: “El destino es la recompensa.” Realidad: No hay ningún destino; el viaje es la recompensa. Así que empieza a vivir el momento desde el proceso.  
  • Mito: “Mostrarse vulnerable es sólo un signo de debilidad.” Realidad: Compartir tus emociones es la llave de la felicidad. Mostrar vulnerabilidad quiere decir que no ocultas nada a ti mismo: conoces tus límites y capacidades, aquellas áreas a mejorar y a fortalecer.  
  • Mito: “Eres lo que haces.” Realidad. No eres un sustantivo, eres más de lo que indica tu carrera profesional o tu trabajo. Aprende a distinguir entre lo que te gusta y te disgusta, el cómo actúas ante diversas circunstancias, tu manera de reír y de pensar. Sólo siendo tú, podrás marcar la diferencia. 

Para concluir, recordemos la frase de la diseñadora francesa Coco Chanel, “La vida no es sobre encontrarte a ti mismo, es crearte a ti mismo. Una persona debería de ser dos cosas: un quién y lo que quiera ser.” 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA