Crianza, Familia

Los abuelos que cuidan a sus nietos dejan huellas entrañables en el alma

  • Los abuelos son el mayor reflejo de lo que es el amor puro e incondicional. Estos dejan una huella en el alma que jamás se habrá de borrar. Y toda la sabiduría adquirida gracias a ellos nos termina acompañando durante toda nuestra vida.

Hay personas que son eje de nuestros sentimientos y emociones en su máxima intensidad. Los abuelos son parte de esas personas, entrañables e inolvidables.

Los abuelos son la conexión con nuestro pasado, con nuestra fundación, simbolizan la unión generacional con nuestros padres, pero también las miradas de complicidad, en el juego permisivo y comprensivo de consentimiento…

En la tierra también existen ángeles, seres que sabemos que pase lo que pase siempre estarán dispuestos a echarnos una mano, escucharnos, alentarnos y que por sobre todas las cosas no dejarán de amarnos. No, no estamos hablando de los padres sino de los abuelos, esos seres increíbles que representan gran parte de lo que somos, quienes terminan convirtiéndose en nuestras personas favoritas y quienes siempre nos ofrecen un lugar no solo en su corazón sino también en su hogar, en el que siempre sentimos una gran calidez. 

Los abuelos siempre se las terminan ingeniando para sacar lo mejor de nosotros. Son personas con las que podemos desahogar todas nuestras tristezas y sabemos que al final del día nos otorgarán el mejor consejo y por supuesto, un abrazo que nos dice que todo estará bien. Terminan convirtiéndose en nuestros protectores pero también en nuestros cómplices. Grandes amigos que nunca nos habrán de juzgar, que conocen a la perfección nuestro interior y aun así continúan apostando por nosotros. Son los mejores narradores de historias fantásticas y gran parte de los increíbles recuerdos que tenemos se los debemos a ellos. Creo que todos quisiéramos que fuesen eternos, por eso debemos aprovecharlos al máximo el tiempo que tenemos la dicha de tenerlos entre nosotros y demostrarles todo nuestro amor, admiración y respeto. 
 
Los abuelos nos enseñan a tener paciencia, nos inspiran mayor confianza lo cual nos ayuda a abrirnos completamente y sacar todo lo que tenemos el interior, aquello que no nos deja dormir o lo que está dentro de nuestro corazón. Son maravillosos seres que nos ayudan a enderezar el camino y es que tienden a corregirnos de una manera especial y muy diferente a la de nuestros padres, además, nos ayudan a ser más críticos con respecto a nosotros mismos.
 
Los abuelos también son el mejor apoyo emocional que tenemos cuando la familia atraviesa por una crisis o simplemente nuestros padres tienen muchos problemas. Son un tesoro, incondicionales a la hora de ayudarnos, siempre guardando nuestros secretos y siempre los mejores psicólogos que nos ayudan a superar lo que sea, incluso muchas veces la muerte de uno de nuestros padres o la separación de estos. 
 
Los abuelos dejan una huella en el corazón imborrable, un sentimiento tan profundo en el corazón que con nada se compara. Nos terminan compartiendo sus mejores experiencias y son las mismas que algún día compartiremos con nuestros hijos, pues aunque ellos partan, estas historias se quedan para siempre con nosotros. Por alguna extraña razón siempre terminan viendo nuestro lado positivo, nos idolatran y tal vez de manera inconsciente o su amor, nos termina haciendo que nos esforcemos por ser mejores, tal vez solo por ello. Pues ante sus ojos todos nuestros fallos y defectos desaparecen y así como ellos lo creen, nos convencemos de que somos los mejores y ese mismo pensamiento nos termina impulsando a verdaderamente serlo. 
 
 

Así como ellos aportan mucho a nuestra vida, los nietos aportan vitalidad a su vida, alegría, energía y muchísimo amor, se dice que somos su mayor sostén y motivación para seguir en pie. Para ellos el cuidar de sus nietos significa mucho, pues es como volver a descubrir el mundo pero ahora con mayor inocencia, amor incondicional y asombro. Es como volver a ser padres pero ahora la tarea principal no es educar sino consentirlos, disfrutar cada momento y llenarlos de amor.

 
El estilo educativo de los abuelos tiene importantes beneficios en un niño. ¿Por qué? Porque los abuelos que cuidan de sus nietos les transmiten numerosas enseñanzascomo:
  • Aficiones como caminar, cuidar de las plantas, cocinar, etc.
  • Tradiciones e historias familiares: a los niños les asombra saber que sus padres fueron una vez pequeños.
  • Canciones, juegos y cuentos de antes que están llenas de belleza y enseñanzas.

Por otro lado tanto su posición familiar como su experiencia acumulada garantizan un estilo de crianza del cual es tremendamente positivo que los niños se impregnen. Esto es así gracias a que los abuelos tienden a: 

  • Tener más paciencia y menor estrés en su vida cotidiana. Esto les permite ser más afectuosos con el niño y mostrar de manera constante a los niños este interés afectivo a través de la escucha empática.
  • La comunicación emocional es un pilar básico que permite que los nietos se sientan mucho más comprendidos por sus abuelos que por sus padres.
  • Corregir con sus nietos los errores que cometieron con sus hijos y, por lo tanto, renovar la visión de los padres sobre ciertos aspectos.
  • Al mismo tiempo los abuelos son mucho menos críticos y se centran más en aquellas cosas que están bien que en las que están mal, señalando así las fortalezas del niño más que sus debilidades.
  • Otra bonita característica del estilo educativo de los abuelos es que ayudan a los nietos a ir independizándose de los padres, así como a socializarse con personas de diferentes edades.
  • Muchas veces los abuelos hacen de abogados de los niños, sirviendo así de puente para validar sentimientos y complicaciones que resultan un obstáculo en la convivencia y comunicación entre padres e hijos.
  • Ante una situación de crisis y de desvinculación familiar como puede ser una separación, los abuelos son un apoyo emocional indispensable para los nietos.
Muchos han tenido la fortuna de ser criados por sus abuelos, entonces de todo lo que se ha mencionado han recibido el doble o el triple y son los que mejor saben de la importancia de ellos y el impacto que llegan a tener en la vida de uno. 
 
Los abuelos son el mayor reflejo de lo que es el amor puro e incondicional. Estos dejan una huella en el alma que jamás se habrá de borrar. Y toda la sabiduría adquirida gracias a ellos nos termina acompañando durante toda nuestra vida, es un escudo que nos protege y nos alienta a seguir adelante, así como ellos siempre nos ensañaron. 
 
Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA