Experiencias, Familia

Lo que te hizo engordar fue el “síndrome de abandono”

  • Ya podemos ir cambiando el modo de pegamiento y ser no solo fabulosas, sino auténticas, felices, locamente felices, ergo: hermosas.

síndrome de abandono

Lo que te hizo engordar fue el síndrome de abandono.

“Quiero hablarte a ti y decirte que ni una alimentación deficiente ni la falta de ejercicio han provocado tus kilos de más.

Lo que te hizo engordar fue el miedo, el sentimiento de abandono, la falta de amor, la desvalorización, la desprotección, todo esto lo expresaste en impulsos inconscientes, y ellos se manifestaron como hábitos alimenticios deficientes.

Ten en cuenta que la finalidad de las experiencias dolorosas no es perdurar, sino enseñarnos su lección y luego disolverse. Sin embargo, como tu sistema de drenaje emocional está averiado, has tratado, inconscientemente, de deshacerte de esos pensamientos y sentimientos por medio de la digestión, diciendo: ‘Si no puedo procesar mi tristeza, quizá me la pueda comer; si no puedo procesar mi ira, quizá sea capaz de engullirla’.

Ese exceso de peso desaparecerá cuando ese niño interior que aún vive en el cuerpo del adulto, creciendo a través de la grasa, para ser reconocido y protegido por el adulto y se dé cuenta que el miedo pertenece al pasado y que ahora está a salvo. Ese niño interior dejará de crecer en forma de grasa corporal.

Quiero que sepas que la grasa es una expresión física de tu necesidad de poner distancia con los demás, esta grasa ha sido un muro para protegerte, una barrera que tú misma(o) has creado. Te propongo que derribes los ladrillos de ese muro de grasa, para así darle paz y libertad emocional a tu niño interior. Esos ladrillos hoy ya no te sirven, esos ladrillos que tienen nombre y se llaman: vergüenza, rabia, miedo, rencor, injusticia, protección, separación, agotamiento, estrés, complejo de inferioridad.

La grasa que te quitas de encima había penetrado en tu consciente antes de acumularse en tu cuerpo, y cuando el peso desaparezca de tu mente, abandonará también tu cuerpo.”

Texto encontrado en la red, párrafos que nos hacen reflexionar sobre lo que no procesamos, lo que no hablamos, lo que dejamos que nos tome y nos supere. El síndrome de abandono que solo nos deja a medias, perdidas dentro de nosotras mismas. Ya podemos ir cambiando el modo de pensamiento y ser no solo fabulosas, sino auténticas, felices, locamente felices, ergo: hermosas.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA