Crianza, Familia

Lo que nunca me dijeron sobre ser mamá de un niño

  • Ser mamá de varones, sí o sí…

Cuando iba a nacer mi tercer hijo y me enteré que era un niño, me dieron unos nervios terribles. Algo así como estrés de pensar ¿Cómo sería mi vida ahora? ¿Qué giro tomaría la familia con un nuevo miembro? que por cierto era del sexo opuesto al de sus hermanas y así me llevó a pensar cómo lo trataría.

Si acaso podría quererlo tanto cómo a sus hermanas, la verdad yo misma creía que era una forma ridícula de pensar, sé que no soy la única, pero hasta me avergonzaba al sentirme de esa forma y a poca gente se los dije. 

Con el paso del tiempo, desde que lo vi por primera vez, mis miedos se fueron alejando y he disfrutado cada momento como mamá de un niño. 

    •    Su primer mirada, el primer y más grande regalo que me ha dado

    •    Cuando me dice que soy hermosa

    •    Un vocabulario lleno de palabras que sus hermanas no usaban con frecuencia, todas salidas del cuerpo humano

    •    Traer en mi bolsa cosas que nunca pensé, piedras, ramas y caracoles

    •    La exigencia de estar en mejor forma para alcanzarle el paso

    •    La intensidad de sus conversaciones, parece mentira que un niño de esa edad tenga esas pláticas con nosotros

    •    Que le gusta bailar, yo no imaginaba que un niño a corta edad fuera tan bailador y le entusiasmara tanto la música para bailar

    •    Sus gustos en caricaturas que yo también disfruto 

    •    Lo bien que canta y la memoria que tiene para recordar música de adulto

    •    Los bebés varones comen cómo si no hubiera mañana comparados a las niñas, lo he preguntado y es frecuente 

    •    La simplicidad con la que vive la vida 

    •    De cierta forma acostumbrarme a su gusto por tener la menor cantidad de ropa posible durante el día y la noche

    •    Darme cuenta que sí, los hombres tienen un chip para tocar su cuerpo desde pequeños, a él no le importa si alguien lo ve

    •    El amor hacia mí y a su familia, por lo menos con nosotros que convive día y noche nos demuestra su amor lo mejor que puede

    •    Lo divertido que es pasar tiempo con él 

    •    Cambiar el pañal a un niño no es tan complicado, me imaginaba que sería muy difícil, pero para mí ha sido más fácil de lo que pensaba

Los niños son divertidos y tan dulces como las niñas, mis miedos se disiparon y disfruto cada día a su lado con altas y bajas como a todas nos pasa.

¿Y tú, eres la afortunada mamá de un niño varón o más? 

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA