Crianza

Las mentiras como parte normal del desarrollo

  • ¡Los niños mienten! Todas lo sabemos… Pero las mentiras son parte fundamental de su desarrollo según algunas teorías…

La maternidad hoy en día implica mucho más que estar ahí, que dar de comer o vigilar a todo momento, las mamás actuales están conscientes de la importancia de estar informadas y preparadas, desde el momento en que saben de su embarazo están indagando e investigando constantemente sobre los cambio que están viviendo y al llegar el bebé este hábito se fortalece.

Tenemos esa necesidad de saber que está pasando y que se puede hacer para proveerle a nuestros pequeños todas las herramientas necesarias para su sano desarrollo.

Si tu hij@ se encuentra entre los 2-7 años está pasando por el estadio pre-operacional de acuerdo a Piaget -psicólogo y biólogo suizo que documento la teoría del desarrollo cognitivo- y si está justo al inicio, es decir de 2-5 años te habrás dado cuenta que a veces administra o interpreta la verdad de tal manera que podríamos decir que miente. Claro que esto siempre preocupa a los papás pues es nuestra labor guiarlo para distinguir entre lo correcto e incorrecto, entre la realidad y la fantasía. Por eso es importante que guardes la calma, porque no es que esté mintiendo con la intención de engañar o hacerte creer algo para obtener un beneficio.

Durante esta etapa se rigen por “pensamiento egocéntrico” es decir existe una incapacidad de ser empático,  tu pequeñ@ piensa de acuerdo a sus experiencias individuales, y este hecho se relaciona con “La teoría de la mente” que ellos tienen a esa edad, esto se refiere  a la capacidad de ponerse en la mente de otra persona, por lo que ellos creen que todo el mundo piensa y actúa como ellos. Al decirte -mi hermano quiere prestarme su juguete- es porque genuinamente él o ella creen que su hermano quiere eso porque obvio ellos quieren.

¿Qué hacer para darles una guía que construya su juicio y comportamiento moral?

González y Padilla aseguran en su libro “Conocimiento social y desarrollo moral en los años preescolares” que el desarrollo moral tiene un componente básico-estructural o de juicio cuya motivación está basada en la aceptación, la competencia -como facultad de ejecutar o desempeñar algo no como rivalizar-, el amor propio y la realización.

La fórmula es sencilla si certificas los logros de tu pequeño, si le ayudas a sembrar su autoestima y lo tratas con amor y congruencia se irá dando cuenta solo o sola de cuál es la realidad y cuál la fantasía, después  al acercarse al siguiente estadio, el periodo concreto, es decir cuando llegue al final de su estadio pre-operacional 6-7 años no tendrá la necesidad de mentir porque eso lo hacen para buscar aceptación u ocultar cosas cuando no  sienten la suficiente confianza en su entorno.

Si durante el final de esta etapa notas que tu hij@ sigue mintiendo y sabe que no es correcto investiga la causa de ese comportamiento, pregúntale por su vida en la escuela, sus amigos, si algo le molesta, si se siente inseguro o insegura por alguna razón, y nunca está de más consultar a un experto en desarrollo infantil, psicopedagogo, psicólogo,  neuropsicólogo o bien el consejero escolar.

Pon límites con firmeza y mucho amor, siempre puntualiza que está mal lo que hace y no lo que es, es decir dile: “cuando me dices mentiras disminuye la confianza y puedes decirme lo que sea porque juntos lo vamos a solucionar” en lugar de “eres un mentiroso si sigues así no te voy a creer nada”.

Y lo más importante seamos muy prudentes y congruentes con el ejemplo, como siempre decimos “niño ve, niño hace” no le pidas que no mienta si una hora antes te escucho decirle al de la encuesta telefónica que ibas de salida cuando solo querías continuar platicando con tu amiga. Los hijos son la mejor motivación para ser mejores cada día.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA