Karla Lara

Las madres juzgadas: basta por favor…

  • Desde mi imperfección para las madres que constantemente son objeto de juicios por lo que hacemos y no hacemos. Un abrazo y un guiño de ojo por todo lo que “no hacemos bien” (claro a los ojos de otros)…

madres juzgadas

Una foto que ha dado tanto de que hablar a tanto opinólogo en las redes sociales desde que el 9 de agosto, LatinaGawd, con más de 30.000 seguidores, la subiera Twitter con el subtítulo “¿Quién deja a un bebé en el suelo de esa manera?” y el texto “hasta las personas blancas están indignadas”… ¿En serio?, mas allá de subir una foto ajena, de un bebé ajeno, además hacer por escrito un comentario racista?… ¿Qué nos pasa como sociedad?, somos tan expertos para emitir opiniones sobre temas y situaciones que reconocemos, que no nos constan y que además estás sacadas de contexto…, así, nos sentimos tan inteligentes haciendo juicios sobre la conducta o la omisión de terceros y sus familias, por escuchar parcialmente, por mirar parcialmente, por tener solo un pedazo de la historia, pero eso sí, enjuiciamos absolutamente…

“En la foto compartida, un bebé está sobre una toalla o una manta en el suelo de un aeropuerto mientras que, la que se asume su mamá está sentada en un asiento mirando su celular. A su lado, una joven mira entre alucinada/indignada/apenada al pequeño. (Sin ofrecer ayuda claro está), está de mas decir que no se necesita mucho para que una madre sea juzgada y este no ha sido un caso diferente. 

El tuit de @LatinaGawd ha sido compartido más de dos mil de veces y acumula cientos de comentarios y críticas desde todos los rincones del mundo.  

El viernes 12 de agosto, tres días después de la publicación de la foto, The Atlanta Journal-Constitution publicó un reportaje en el que la madre, Molly Lensing, tuvo la oportunidad de aclarar los hechos. Lensing explicó que viajaba sola con su hija de dos meses. Durante el viaje, sufrió una serie de desventuras que relata en el texto. 

Su vuelo inicial iba a salir el lunes pero fue cancelado, entonces la recolocaron en un avión el martes 9 de agosto y el vuelo se retrasó más de seis horas provocando que perdiese la conexión para llegar a Atlanta. Le dijeron que el siguiente vuelo saldría a medianoche, pero también se canceló.

Después de un largo día de contratiempos, estuvo hasta las cuatro y media de la mañana intentando resolver la situación con la compañía aérea a través del teléfono móvil. Al final, le informaron de que no había posibilidad de pasar la noche en un hotel y que tendría que dormir en el aeropuerto con el bebé.

Pasó allí la noche de martes a miércoles y se despertó esperanzada en que por fin el día 10 saldría el avión, pero poco después le informaron que hasta el día 11 no saldría el avión. Cansada de esperar, se sentó en uno de los asientos de la terminal para intercambiar mensajes con sus padres y plantearse cómo podrían hacer para no pasar otra noche así. En ese instante, en el que Molly se sentó un momento, dejó a su hija en el suelo y alguien tomó la foto que poco después se hizo viral.

La compañía Delta Airlines se ha responsabilizado de lo ocurrido. La empresa asegura que sufrió una fallo en el sistema informático, lo que hizo que millones de pasajeros enfrentaran horas de espera, pero la historia de Molly fue una de las más llamativas.”

Yo digo ¡BASTA!, no mas juicios por favor. ¡No mas opiniones no solicitadas a las madres!, para ninguna de ellas, una foto que enseña a una bebé dormida en una cobija en el suelo de un aeropuerto junto o cerca de su madre no dice nada, no tiene un letrero en el cual la madre pide que cada uno que la mire haga un juicio o exprese una opinión. No mas juicios a las madres y menos de personas que no son padres o madres, menos de ellos y menos que quienes si lo somos…

Ser madre o padre no es cosa sencilla, es cansado, es confuso, es demandante, puede ser en ocasiones agotador o no…, pero lo importante es que cada quien lo resuelve como puede pensando que lo hace de la mejor manera y eso ESTÁ BIEN, ESTÁ PERFECTO. Cada padre, cada madre tratamos de hacer lo mejor para y por nuestros hijos y si a los ojos de los demás no lo parece…, que pena, ¿saben qué?, NO ES IMPORTANTE. Los padres tenemos que tomar cientos de decisiones todos los días sobre la crianza de nuestros hijos, sobre que comen, dónde, cuándo, cómo, lo mismo respecto a sus horas de sueño, actividades, relaciones, ropa, atención médica, conductas varias…, etc. Los padres y las madres no necesitamos la opinión de algunas o de miles de personas sobre lo que hacemos, todo sobra, TODO. 

Si miramos que una madre mira su celular vamos dejándola en paz si sus hijos están bien y si acaso no lo están, mejor podemos echarle una mano o avisarle del riesgo pero NO JUZGUEMOS. Las madres necesitamos, queremos, deseamos y merecemos tiempo para nosotras, para mandar un mensaje, para hablar con otro adulto, para resolver una urgencia, para lo que sea. Para nosotras. Si dejamos a un bebé en el suelo, o si le ofrecemos soda a un niño en un momento aislado, o si en medio del caos resolvemos una crisis con un ipad, o si tenemos que pegar un grito en medio de una reunión o en centro comercial ¡Qué coño!… NO PASA NADA, NADA y no es de la incumbencia de nadie, de nadie que no tenga un interés genuino en ese bebé, en ese niño o en esa madre o padre resolviendo algo o simplemente pasando el tiempo.

Vuelvo con la cantaleta: hagamos tribu, real, amable, genuina, amorosa, en consciencia o NO HAGAMOS NADA, pero nada: no hablemos, no opinemos, no juzguemos, no corrijamos, no tomemos fotos de nadie. Nuestra sociedad no necesita mas juicios, necesita mas amor. No necesita que las madres tengamos oportunidad de “explicarnos” porque hacemos esto o aquello, no es asunto de nadie… lo aclaro bien: soy madre de 4 y resuelvo lo del día a día como puedo y siempre agradezco la ayuda y el apoyo de quien tiene un interés real para que lo que hago sea mejor o salga mejor, pero mas me vale que no me tomen una foto si me distraigo en mi celular y mis hijos me están hablando en ese momento, porque nadie mas que ellos y yo sabemos cuantas horas y cuantos momentos del día en estos años son absolutamente suyos…, nadie sabe lo que soy capaz de hacer como madre por ellos (mas que ellos) y no le permito a nadie que se me tea en mi crianza ni en la de nadie… 

¡Basta de juicios! y un abrazo inmenso y un guiño de ojo a todas las madres imperfectas que como yo: ponemos al bebé en el suelo, o no lo bañamos diario, o que se nos juntan las comidas o que repetimos el menú de la cena, o que no compramos la papelería a tiempo, o que olvidamos que la fiesta era de disfraces, que miramos el celular cuando se supone que debemos escuchar la misma canción mirando a los ojos a nuestro niño por centésima vez, o a la que no contestamos la misma pregunta 20 veces, o que gritamos que se callen porque necesito hablar con mi hermana que vive tan lejos y con no he hablado en 6 días… etc, etc, etc.

@KarlaDoula

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA