Crianza, Familia

Las consecuencias de dejar llorar a los bebés

  • “La cruda verdad es que el llanto no consolado, puede causar daño al cerebro en desarrollo de un niño”

dejar llorar a los bebés

Las consecuencias de dejar llorar a los bebés: la Nanny ya no es la que sabe lo mejor, el “Libro del Pequeño Bebé Contento” puede dañar el desarrollo de un niño y el consejo del Dr. Spock de que un niño debe dejarse llorar pueden causar daño psicológico.

Cuando se trata del calurosamente debatido mundo de como criar a tu bebé, hay una nueva teoría que usa escaneos del cerebro que argumenta que el llanto controlado (el entrenar para dormir) no solamente daña el cerebro de los bebés, sino que produce adultos enojados y ansiosos.

[Nota: El psicólogo de Cape Town, Abraham le Roux, señala que los resultados de forzar a los bebés a “auto consolarse” (necesario para entrenarlos a dormir) causan serias preocupaciones, también. Mas tarde cuando son adultos, estas personas es común que necesiten continuar auto consolarse, y los consoladores usados pueden incluir alcohol, drogas, comer compulsivamente, sexo obsesivo, etc.]

“Si tu ignoras un niño que llora, les dices que se callen o los pones en su cuarto solos, les puedes causar serio daño a sus cerebros a un nivel que puede resultar en una neurosis severa y desórdenes emocionales mas tarde en su vida”, dijo la Profesora Margot Sunderland.

Sunderland es la experta que lidera en el desarrollo de los cerebros de los niños y es una autora ganadora de premios de la Asociación Médica Británica, que ya ha escrito mas de 20 libros acerca de la salud mental de los niños.

Basada en su estudio de cuatro años de escaneos del cerebro e investigación científica, Sunderland exhorta a los padres a rechazar las teorías modernas de expertos de bebés como Gina Ford y la Supernanny, Jo Frost, del canal 4, que predican la estricta disciplina, rutina y “llanto controlado”.

“La cruda verdad es que el llanto no consolado, puede causar daño al cerebro en desarrollo de un niño”, dijo la Profesora Sunderland, quien es la Directora de Educación y Entrenamiento del Centro de Salud Mental Infantil en Londres. Ella cree que los padres a menudo no reconocen adecuadamente el sufrimiento de sus niños.

Mientras que la importancia del contacto, del abrazar y físicamente consolar a sus hijos es fundamental, ella también habla a los padres de los daños de minimizar la ira de sus niños, asi como la angustia emocional.

“Los padres nunca deberían tratar de disuadir a sus hijos de no sentir ciertas emociones. Aunque tu hijo esté interpretando una situación de una manera completamente diferente a ti, es importante el probarles que tienes empatía hacia ellos, a través del tiempo que les das y el lenguaje y las expresiones faciales que muestras”.

“Si tu hijo está enojado, tu incrementas su sentimiento de stress en lugar de reducirlo, si no tomas su enojo tan seriamente como tu desearías que alguien tomara tu enojo”.

“El intentar contentarlos fuera de su humor resultará que ellos internalicen su estrés, lo cual tomará una cuota en su cuerpos y su cerebro, como si los dejaras llorar sin calmarlos”. Sunderland también cree que los padres a menudo sin percatarse, disciplinan a sus hijos a través de la vergüenza y el miedo.

“Puede ser que obtengan resultados rápidos, y los padres a menudo no se dan cuenta de que lo están haciendo. Pero el precio en el desarrollo del cerebro de un niño puede ser muy alto, y dejar un legado de ansiedad y fobial social de por vida.”

Es demasiado sencillo domar a un niño, en cambio, Sunderland alienta a los padres a ser muy emocionales cuando su niño se comporta muy bien, y muy parcos cuando ellos se comportan mal.

Los padres que usan palabras de lucha o frases que demandan obediencia inmediata y absoluta, crearán un niño desafiante mientras que las palabras para pensar, que activan sus cerebros al darles una opción, pueden acabar con intensos estados de excitación emocional.

A menudo, las palabras no siempre son necesarias, y que calmadamente abrazar a un niño que se rehusa a escuchar, es suficiente, “A veces el cerebro de un niño está hiperestimulado para responder al lenguaje y un abrazo amoroso y cálido es la única cosa que puede calmarlos sin conflicto.”

Cuando un bebé o un niño pequeño llora:

  • No trates de persuadir a tu hijo a que no sienta sus emociones, no importa que tan extremas o irracionales tu puedas sentir que son esas emociones
  • No minimices sus emociones, muéstrales a través del contacto, el tono y las expresiones faciales, que entiendes la intensidad y calidad de lo que les está sucediendo.
  • Sé su roca emocional, se bueno y calmado.
  • Abrázalos: el contacto es vital para calmar y consolar a un niño.

Lecturas recomendadas:

La ciencia de Ser Padres. Ed. Grijalbo

La Profesora Sunderland puede ser contactada:
Margot Sunderland
The Centre for Child Mental Health
2 – 18 Britannia Row
Islington
London

childmentalhealthcentre.org
holistika.net
holistika.net

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA