Claudia Lizaldi

Las casadas, las mejores amantes

  • Las esposas podemos ser las mejores amantes de nuestro esposo en el más divertido y sano y exitoso de los sentidos, pero… ¿qué pasa cuando el esposo da por sentada y segura la relación?

Las Esposas podemos ser las mejores amantes de nuestro esposo en el más divertido y sano y exitoso de los sentidos pero… ¿qué pasa cuando el esposo da por sentada y segura la relación? 

Cuántos casos no conocen de mujeres casadas a las que el esposo no pela ni por error y creo que eso justo es el ¡ERROR! Señores: su mujer es un blanco perfecto para un hombre como el común denominador de los Don Juanes que lo que busca en una mujer es la falta de compromiso (una mujer casada no puede comprometerse) No quieren a alguien que les pida hijos (una mujer casada o los tiene o tiene ya con quien tenerlos) Tiempo de más (una mujer casada no lo tiene) Llamadas constantes (una mujer casada no podrá hablar con el Don Juan muchas veces al día) etc etc… 

De verdad si creen Señores, que no tienen que re conquistar a su esposa cada día, están en un error, esa mujercita no es segura, es alguien que decidió pasar el resto de la vida con su pareja, pero que al igual que ustedes tiene tentaciones y que quiere, merece e incluso necesita atención, no olviden nunca darla, no pasen una semana sin hacer el amor con ella, sin mimarla, sin recordarle lo hermosa que es, sin hacerle un detalle, la relación de matrimonio no es fácil eso es cierto pero lo es menos si el otro lado de la misma deja de ser el Príncipe Azul y pasa a ser un “rey” descuidado ciego y sordo…Siempre he creído que el matrimonio es la universidad más dura de la vida pero como buena escuela (de la vida) todas las lecciones que te deja como ser humano no pueden aprenderse en ningún otro lugar.

Un par de seres humanos comprometidos a crecer en pareja, a seguir siempre trabajando en su matrimonio, en su familia, en sus sueños son dos personas felices, vivas ¡presentes! y de esas personas necesitamos muchas muchas más en este mundo!!!Así es que háganse un favor, dense cuenta que no por haber firmado un ¡contrato! de matrimonio el negocio ya está cerrado y nada de que hay que trabajar en el… como en la chamba esto es trabajo de todos los días, ósea, coqueteo de todos los días, besito de todos los días, risas de todos los días, clases juntos de, qué se yo, baile, algún idioma… cocina juntos, cenas románticas, invitaciones sorpresa, detalles… que así, tendrán a la mejor amante para ustedes, para siempre…Abrazos grandes, consciente como mujer que a nosotras nos toca también la chamba de apapacharlos, coquetearles, consentirlos, de ser esa mujer de la que se enamoraron día a día. 

Claudia Lizaldi 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA