Karla Lara

Lactancia materna: un triunfo para toda la vida

  • La lactancia materna “exclusiva” y la alimentación “complementaria” adecuada son acciones clave para mejorar la salud y la supervivencia infantil.

8048825890_c3a24039c8_b.jpg

Empieza agosto y felizmente inician los eventos para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna (#SMLM2014) que se celebra en muchos países del mundo incluyendo México del 1º al 7 de agosto en coincidencia con el aniversario de la Declaración de Innocenti.

La Alianza Mundial de Acción para la Lactancia Materna WABA, por sus siglas en inglés (World Alliance for Breastfeeding Action) anunció el lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2014: “Lactancia Materna: un triunfo para toda la vida” con la intención de destacar la importancia de mantener y aumentar la protección, la promoción y el apoyo a la lactancia materna.

Definitivamente la lactancia materna es un asunto de salud pública, se hace necesario educar e informar sobre sus beneficios para el bebé, para la madre, para la familia de ambos y para la sociedad. Se vuelve indispensable integrar la lactancia materna como la normalidad y no como la excepción, efectivamente se requieren intensificar las acciones para proteger, promover y apoyar la lactancia materna, para que se tenga conocimiento, conciencia, respeto y apoyo a las madres que amamantan, para estimular el convencimiento como la primera y mejor opción natural de alimentación para el recién nacido por una extensión mínima de seis meses.

Cuando se habla de lactancia materna resulta relevante conocer algunos datos que podrían cambiar en tanto mas madres elijan y sean apoyadas para lactar a sus bebés:

• La desnutrición afecta al 25% de todos los niños a nivel mundial.

• El sobrepeso, la otra forma de malnutrición, se está volviendo común en algunos países y México ocupa uno de los primeros lugares.

• En las últimas 2 décadas, la mortalidad infantil ha disminuido en un 40%, pero aún así casi 7 millones de niños menores de cinco años mueren cada año, principalmente a causa de enfermedades prevenibles.

• A medida que la tasa global de mortalidad de menores de cinco años ha disminuido, la proporción de muertes neonatales (durante el primer mes de vida) comprende una proporción creciente de las muertes infantiles.

• A nivel mundial, la mortalidad materna ha disminuido pero aún se requiere mejorar la calidad de atención durante el embarazo, nacimiento, lactancia y postparto de la madre y del recién nacido.

La lactancia materna incide de manera positiva en cada uno de los puntos anteriores.

La lactancia materna “exclusiva” y la alimentación “complementaria” adecuada son acciones clave para mejorar la salud y la supervivencia infantil, y entrecomillo complementaria porque debe entenderse que la introducción de alimentos o ablactación del bebé a partir de los seis meses de edad complementa y no sustituye a la lactancia. La leche materna está compuesta en el 88% por agua, la carga renal de solutos es 3 veces menor a la de cualquier fórmula comercial lo que permite que el riñón del bebé (que sólo tiene una capacidad de filtración del 25%), mantenga su función adecuadamente, lactancia materna exclusiva significa que el bebé no requiere ser hidratado con ningún fluido adicional (agua, té, jugos o fórmulas) aún en lugares muy calurosos.

Proteger, promover y apoyar la lactancia materna implica facilitar condiciones para que así suceda, educar sobre lactancia implica involucrar a todos los miembros de nuestra sociedad

sin importar edad, género o condición social: niños, jóvenes, adultos, todos necesitamos tener conciencia de lo benéfico que puede resultar, significa no hacer comentarios que desmotiven o desalienten a las madres que pretenden lactar o que ya lactan a un bebé. Implica olvidarse de las reglas y del reloj y entender que se trata de ofrecer y entregar el cuerpo materno al bebé, de fundirse en amor y reconocimiento profundo de las necesidades del bebé, significa entender que la lactancia es un regalo y efectivamente un triunfo para toda la vida.

A amamantar se aprende amamantado y eso requiere dar seguridad y confianza a cada mujer que lo intenta o que lo hace, aprobando su lactancia, apoyándola donde sea y cuando sea que tenga que alimentar a su bebé. Es un tema de salud y de políticas públicas pues se requieren aún muchas acciones y mejoras a la legislación para que la lactancia pueda tener mayor índice, pero toda acción que se tome para apoyarla, por mínima y mejorable que sea sirve, pues genera información, conocimiento y conciencia.

Algunos beneficios de la leche materna a considerar: está siempre disponible en la cantidad y temperatura adecuadas, es un recurso natural renovable, auto sustentable, que no deja huella ecológica pues no contamina de ninguna forma, es óptima para cada bebé, es portátil y además es gratis. Todo lo anterior es insuperable, inmejorable, ¿No deberíamos todos proteger, promover y apoyar los beneficios de la lactancia materna?

Iniciar la lactancia materna durante la hora siguiente al nacimiento eleva las probabilidades de tener una lactancia exitosa, promueve el apego mamá y bebé, lo que refuerza el lazo afectivo desde el principio. La lactancia materna es la forma más adecuada y natural de nutrir al bebé física y emocionalmente, aporta todos los nutrientes y anticuerpos que lo mantendrán sano. Son ampliamente conocidos los beneficios de la leche materna, pero como toda acción suma y aporta y esta semana es el pretexto perfecto para recodarlos, van algunos:

Beneficios para el bebé:

• Su composición única y específica para el ser humano permite su pronta y fácil digestión, además de tratarse de un fluido vivo que cambia constantemente para cubrir y adaptarse a las necesidades de cada bebé conforme crece y por ello es superior a cualquier fórmula láctea o leche en polvo. Previene la obesidad y protege contra alergias y reduce los riesgos de algunas enfermedades a largo plazo en la edad adulta.

• La acción de mamar ayuda al bebé a tener desarrollo maxilofacial óptimo, pues cuando el bebé extrae la leche del pecho utiliza más músculos faciales que con el biberón.

• Al fluir la leche directamente del pezón a la boca del bebé, está exenta de manipulaciones y libre de contaminación por gérmenes. El bebé al pecho recibe una estimulación sutil e integral a todos sus sentidos: vista, olfato, oído, tacto y gusto.

 

Beneficios para la madre:

• Contribuye a la involución del útero, es decir; a que se contraiga rápidamente, lo que reduce el riesgo de hemorragias tras el parto. Reduce los riesgos de depresión postparto.

• Contribuye a perder el peso ganado durante el embarazo, ya que la grasa acumulada se utiliza en cierta medida para producir la leche. Varios eventos sucederán durante

esta semana. Participar de cualquier manera positiva genera conciencia y “normaliza” lo que debería ser natural.

Más información en: http://worldbreastfeedingweek.org/

Karla Lara

 

Twitter de la autora: @Karla Doula

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA