Crianza, Familia

La risa en la crianza de los hijos

  • Los estudios demuestran que las personas que se ríen a menudo son más saludables, más creativas, viven más tiempo y son más felices en general.

La risa en la crianza de los hijos

La risa en la crianza de los hijos. Comparto esto y mientras lo hago lo disfruto y abro mi corazón para decir, “¡¡¡Vale la pena reír!!!, ¡¡¡Vale la pena disfrutar y vivir plenamente y con todos nuestros sentidos cada momento!!!”.

Reír es la entrada y el postre de la vida…

Reír nos deja llenos de energía, ilusiones y una alta vibración… Y eso contagia a nuestros hijos, los abriga con paz, armonía y tranquilidad.

Si queremos niños emocionalmente sanos y tranquilos… Prestemos atención a reírnos y dejar de ver la vida tan seria. Demos ese regalo a nuestros hijos, la vida es para vivirla y para disfrutarla y todo lo demás viene solito…

Llenemos nuestros hogares de alegría. 

“Si usted tiene niños en casa, no hay ninguna razón por la que no debería estar riendo todo el día. En cambio nos la pasamos atrapados en las presiones de la crianza de los hijos y ya no se toman el tiempo para disfrutar de ellos.” – Joel Osteen

Si pudiera dar un solo consejo para criar a sus hijos, cultivar relaciones fuertes, y crear un atmósfera agradable, ese consejo sería simplemente esto:  La Risa.

Con demasiada frecuencia, estamos tan atrapados en las tensiones de la vida diaria, las presiones de nuestros puestos de trabajo y la crianza de los hijos y el servicio de limpieza, que nos olvidamos de reír. ¡Hay muchos beneficios de la risa! Los estudios demuestran que las personas que se ríen a menudo son más saludables, más creativas, viven más tiempo y son más felices en general. La risa también nos acerca. Es un conector. La crianza positiva tiene que ver con la conexión que tenemos con nuestros hijos, la risa es una poderosa herramienta para conectarnos y nos lleva a estar más en sintonía con los demás.

Un artículo sobre los beneficios de la risa, dice así:

“De todos los elementos que contribuyen a la cálida atmósfera de una buena relación, hay una que rara vez se toma en cuenta, sin embargo; es algo que todo el mundo desea y la mayoría de la gente le gustaría tener: Risas.”

¿Sabías que la risa?:

– Fortalece las relaciones.

– Atrae a otros hacia nosotros.

– Mejora el trabajo en equipo.

– Ayuda a calmar el conflicto.

– Promueve la unión de grupo.

Piensa acerca de estos beneficios en relación con tu paternidad. Si quieres que tus hijos escuchen, entonces hay que reír con ellos. Si quieres un fuerte vínculo familiar, hay que reír juntos.

En este artículo se da más información sobre los beneficios de la risa.

“El humor y la comunicación lúdica fortalecen nuestras relaciones mediante la activación de sentimientos positivos y fomentan la conexión emocional. Cuando nos reímos con los otros, se crea un vínculo positivo. Este vínculo actúa como un fuerte amortiguador contra el estrés, los desacuerdos, y la decepción.

Este vínculo no solo genera risas cuando nos sentimos bien, también nos protege en tiempos de adversidad”.

Además, ¿Sabías que usar el humor y la risa en las relaciones te permite?:

– Ser más espontáneo.

-El humor te saca de la cabeza y lejos de tus problemas.

– La risa ayuda a olvidar los juicios, críticas, y las dudas.

– Suelta inhibiciones.

– Expresar los verdaderos sentimientos. Emociones sentidas están autorizados a subir a la superficie.

Mi desafío propio y para ti, es hacer tiempo cada día para reír con tus hijos. Ley tonta. No siempre se tiene que poner una cara seria y voz severa con el fin de ser un padre eficaz. De hecho, lo contrario parece ser cierto: ¡Cuanto más abierto y tonto y espontáneos son, más efectivos son! Jugar juegos, contar chistes, vestir, perseguir a los demás, hacer caras tontas, ver una película divertida y disfrutar de unos a otros. ¡Cuida la flor de las relaciones, el estrés disminuye, la conducta de tu hijo  mejora, y su felicidad se disparan!

Mi recordatorio en la pared de mi cocina. 🙂

Un día, un pollo entró en una biblioteca. Él dijo, “libro, book” y el bibliotecario dijo: “Sé que quieres un libro.” Así que le dio al pollo un libro y se marchó. En dos minutos regresó, consiguió otro libro y se fue de nuevo. Esto sucedió durante dos días sin parar. Al tercer día, el bibliotecario siguió el pollo, más allá del parque zoológico, más allá de las tiendas, al parque y al estanque. En el medio de la laguna, en un nenúfar, estaba sentada una rana. El pollo ofreció el libro y le dijo a la rana “libro, libro,” y la rana respondió: “Léelo, léelo !!”

Esther Fasja

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA