Salud

La fiebre en los niños

  • La fiebre es un mecanismo de defensa natural del cuerpo que fortalece la salud.

fiebre en los niños

Contrario a lo que muchos padres creen, la fiebre puede beneficiar a un niño enfermo. La fiebre estimula al sistema inmune y produce glóbulos blancos, anticuerpos y una proteína llamada interferón, lo que protege al cuerpo de microorganismos dañinos.

Al elevar su temperatura, el cuerpo hace más difícil para la bacteria y los virus sobrevivir y expandirse. La fiebre también ayuda a que el hígado no absorba la bacteria.

La causas más comunes de la fiebre son infecciones bacterianas o virales, golpes de calor o envenenamiento, aunque las últimas dos son más comunes en los niños.

Los expertos afirman que para los niños mayores de 6 meses de edad tener un poco de fiebre puede ser algo bueno. La Dra. Donna D’Alessandro del Departamento de Pediatría de la Universidad de Iowa dijo “El cuerpo hace lo correcto. Los bichos pueden vivir a la temperatura del cuerpo, entonces si la temperatura se eleva, éstos mueren. El cuerpo puede funcionar sin problemas a una temperatura de 100.5 grados (Farenheit)”.

Una fiebre no causa daño cerebral a menos que alcance 42 grados (Celsius) y se mantenga por un periodo largo de tiempo. En el cerebro tenemos un termostato que no permite que la temperatura se eleve más de 41.1 C. Es prácticamente imposible experimentar daño cerebral de una fiebre causada por una infección bacteriana o viral. La mayoría de las fiebres no alcanzan los 40.5 C.

Algunos niños experimentan ataques cuando tienen fiebres. Estos ataques son provocados por el incremento abrupto de la temperatura, no dejan daños.

Pese a que puede ser mejor no tratar la fiebre de tus hijos, se recomienda que busques atención médica si la fiebre viene acompañada por cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar
  • Vómito
  • Cuello rígido
  • Tos que haya durado más de una semana
  • Pesadumbre o debilidad en las extremidades
  • Irritabilidad, confusión, apatía o algún otro comportamiento que no sea normal en tu hijo.

Si tu hijo no presenta estos síntomas, mejor trata la fiebre con descanso o reposo, agua para estar suficientemente hidratado, buena alimentación y asegurando no aumentar la fiebre al tapar a tu hijo con ropa o cobijas.

Toma en cuenta que para los pequeños tomar antipiréticos puede tener efectos negativos, revisa todas las advertencias de las etiquetas y presta atención a los síntomas, la fiebre es un mecanismo de defensa natural del cuerpo, dejarlo funcionar fortalece la salud.

En Liverpool puedes encontrar todas las alternativas de termómetros para medir la temperatura del bebé o del niño, revisa en este enlace lo que puede ser de gran utilidad, ya que el termómetro es un básico en el botiquín de la casa, sobre todo cuando hay bebé o niños: 

#ParteDeMiVida #Liverpool

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA