Ecología

Huella de carbono, nuestro paso por el planeta y consecuencia del cambio climático

  • La huella de carbono son todas las emisiones que producimos, contando nuestra respiración y los contaminantes ocasionados por lo medios de transporte o productos para el consumo diario que utilizamos. Todos desde el primer respiro vamos dejando nuestra huella de carbono la cual afecta al medio ambiente, como entenderla y disminuirla ayudara a rescatar nuestro planeta.

Si pudiéramos reflexionar por unos minutos un día de nuestra vida, nos levantamos, estiramos y vamos directamente a lavarnos cara y dientes o bañarnos, usando mucha o poca agua dependiendo nuestros hábitos de consumo, usamos pasta de dientes, jabón, shampoo, papel higiénico, en algunos casos productos para estilizar el cabello y todo eso solamente para alistarnos, luego vamos a la cocina a preparar té o café y el desayuno para ese momento seguramente ya te acercaste unas 3-4 veces al bote para tirar basura, luego desayunamos, usamos servilletas por lo que seguimos produciendo basura, preparamos el lunch y se usan más servilletas, el jugo en tetrapack, el emparedado en bolsita y una barra de granola, por supuesto empaquetada. Después subimos al auto lo encendemos y nos dirigimos a nuestro destino del día y dejar a los peques en la escuela. ALTO, es la narración de la primera hora de un día y cuanto crees que se haya contribuido en la contaminación ambiental.

Ahora, en ese escenario -ni siquiera relatado de manera dramática se describe la rutina de muchos hogares- solamente estamos hablando de los desperdicios que podemos percatarnos directamente, pero para que cada uno de esos artículos haya llegado tu casa hay que considerar su fabricación, empaque y logística de transportación. No necesitamos aclarar que esos procesos contaminan. Esos productos chinos que se compran tan baratos en realidad salen carísimos para el ambiente.

Sabemos, cosa que nos pone muy felices que cada día son más las familias que se suman al consumo responsable. Los lunes sin carne, llevar tus propias bolsas y productos de almacenamiento al súper, compartir el carro, usar bici o caminar, evitar los productos que usan más empaques de los necesarios. Y todas estas acciones suman y suman muchísimo. Pero lamentablemente tenemos que hacer más.

Nos encanta la idea de enverdecer los espacios, ese patio tan desperdiciado, tu balcón, el perfil de tu ventana, ese rincón afuera de tu puerta, todos esos lugares merecen una planta, o muchas. ¿Y si además de eso, nos unimos a una campaña de reforestación? Están circulando muchas en redes, cada una dando atención específica y dirigida dependiendo la zona. Y si también hacemos el reto de las semillas, (en donde secas las semillas de la fruta que consumimos y las esparcimos en el campo o en un parque cercano).

También podemos reciclar y sobre todo usar y re usar lo que tenemos. Alejémonos de los productos de un solo uso, no hablamos sólo de los plásticos o utensilios desechables, sino la topamos juguetes y todo aquello que muchas veces por consumismo compramos sin necesitarlo realmente.

La vida es un hermoso regalo, abrir tu ventana por la mañana, recibir la brisa fresca en conjunto con cálidos rayos de sol. Ver a tus pequeños jugar en el pasto o a tu perro sonreír cuando lo sacas a pasear. Todo esto es un tesoro invaluable. Si nos responsabilizamos y comprometemos con nuestros actos y hábitos de consumo podremos disfrutar y dejarle a las futuras generaciones un planeta, y no solo eso sino uno mejor.

Puedes monitorear tu huella de carbono y obtener más consejos e información para disminuirla en www.sostenibilidad.com

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA