Claudia Lizaldi

¡Extraño mi panza!

  • Esperemos, gocemos del momento extraordinario de llevar vida, que la velocidad exterior no nos toque en este momento sagrado.

nido vacío

Se habla de “nido vacío” cuando los hijos se han ido de casa, ¡uf!, no quiero imaginar ese día, ya lo sé, teniendo un hijo de 5 años y una bebé de 3 meses no haría sentido ni pensarlo, pero hoy para mi ese término está aplicando para otra “casa”, está aplicando para mi cuerpo…

¡Extraño mi panza! Veo mis fotos embarazada y me da tanta nostalgia, sí, adoro ya tener a mi bebé en mis brazos, adoro verla crecer cada día, pero no puedo dejar de pensar en que no me voy a volver a embarazar, para mi dos hijos es perfecto y extraño sentirla en mi, sus pataditas, esa conexión mágica en la que mis preguntas recibían respuesta, si, Elah y yo teníamos nuestra propia forma de comunicarnos, todas las mamás y sus hijos la tienen, adoro verla cada día pero no puedo evitar ver fotos de mujeres embarazadas y suspirar… Es tan hermoso el embarazo, es una etapa DIVINA, pero en el estricto sentido espiritual de la palabra, de conexión divina con la fuente creadora.

Quisiera decirle a cada Mamá que lleva un bebé en el vientre que no corra, que goce cada segundo de su PANZA, que no se angustie por cada kilo extra, que no pretenda una mini panza, que abrace su momento único e irrepetible, las últimas semanas son clave en este gozo, tanta gente preguntando: ¡¿ya nació!?, visitas al doctor, la presión de los tiempos, todo en medio de los últimos días de esa etapa única y maravillosa, todo en medio de ese huracán de emociones.

Me acuerdo de mi última semana de embarazada ya quería que naciera, ya quería conocerla, cambió de signo, siempre pensé que sería Aries pero es Tauro, mi Torita Bella, me hizo esperar, y hoy lo agradezco, agradezco con el alma esos últimos días, días de jardín, de sol, de estar presente absolutamente para la vida, entregada a esa corriente de vida que utilizaba mi cuerpo transformándolo y transformándome a mi, a mi alma profunda y absolutamente.

Hoy extraño mi panza, tocarla, saber de la vida que cargaba, de mi propósito divino de ser madre, de cambiar de mundo, de abandonar ese mundo del YO para entrar a uno que abrazo y adoro el mundo del NOSOTROS, sé que mi panza no volverá a crecer abultada llevando vida en mi vientre y se me llenan los ojos de lágrimas, estoy agradecida por esas dos panzas que llegaron a ser gigantes llevando vida, y comparto mi sentimiento porque sé que se pasará, pero no quiero olvidarlo, no quiero olvidar cuanto extrañé hoy estar embarazada.

Esperemos, gocemos del momento extraordinario de llevar vida, que la velocidad exterior no nos toque en este momento sagrado.

Esperemos, cada evento de nuestra vida es pasajero y después ya no será más igual, lo que sea que hoy estés pasando; pasará, te deseo que puedas gozarlo profundamente, exprimirlo, hacerlo tan tuyo que cuando lo extrañes tengas el consuelo de haberlo vivido intensa y absolutamente.

Hoy tengo ya a mis dos pequeños haciendo de mi la Mamá, la mujer que soy y que amo ser, no regreso el tiempo por nada, pero !Ay, si, hoy extraño mi enorme y bella panza creadora y adoro extrañarla!

Paz y paciencia, gozo en el hoy, de eso y mucho más te deseo HOY.

Claudia Lizaldi Mijares
AMANDO SE ENTIENDE LA GENTE
                           ❤️

@ClaudiaLizaldi

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

10 Comentarios

  1. Hola Clau!!!
    Mejor plasmado con palabras no pudo ser…
    Me sucedió EXACTAMENTE lo mismo. DISFRUTE ENORMEMENTE estar embarazada, desde niña me preguntaba cómo serían mis hijos.
    Recuerdo cada día como crecía el dentro de mi. La comunicación tan compenetrada, no era necesario que existieran las palabras… Hablábamos en secreto, en nuestro idioma.
    … Y si pasado algunos días que había nacido EFECTIVAMENTE extrañaba mi panza
    Tengo conocidas embarazadas actualmente y eso les insisto: DISFRUTA tu panza porque cuando ya no la tienes LA EXTRAÑAS.
    Besos

  2. Me encantó la reflexión, es hermoso ese paso de soltera a mamá. Amo ver a mi bebé crecer, amar, llorar, reír, vivir, ser feliz y que a mi y a mi esposo nos llena tanto.

  3. Hola Claudia cm me siento reflejada con tu sentir! Yo tmb extraño esa panza que solo una vez hace cuatro años tuve por ultima vez es hermoso estar embarazada yo por mi parte puedo volver a tenerla si quiero pero no es el momento pero la realidad es que ansiosa espero cada mes por que la regla desaparezca y pueda volver a lucir con amor la panza de la vida. Un abrazo gigante

  4. Siiii, es tan rico llevar ese vientre… recuerdo que me sentía orgullosa en los últimos meses, cuando era una panza grande, poderosa. A pesar que por las noches sufría de incomodidad al dormir, pero me sentía una diosa.

    Me pasó lo contrario que a ti: esperaba que mi Darío fuera tauro pero se adelantó. Es un ariano.Y yo que creía que nacería de más de 40, no pude hacer las cosas que idealizaba para las últimas semanas, como hacerle un móvil y comer frambuesas para anticipar el parto….Pretendo tener una hija más adelante, y disfrutar mucho llevarla dentro…

  5. Q bonito y maravilloso mensaje se m Agustín los ojos,la vérdad uno aveses se desespera pero hay es q disfrutarlo ya q mis dos embarazos fueron anelados,pero m acomplejaba el crecimiento como tal

  6. Hola Claudia, la verdad es que te admiro por que eres una mujer además de hermosa, muy profesional, como publicaste hace algunos días, el “como ser madre, esposa, ejecutiva, conductora” y no se que tantas cosas mas haces, pero de verdad quiero felicitarte por eso. Y bueno pues la verdad es que no he sido madre, pero tengo dos hijos, y viví muy de cerca los embarazos de mi esposa, de echo soy de los que dicen “estamos embarazados” y fue muy padre, los dos diferentes pero muy bonitos, de verdad que las felicito a todas las mujeres que han tenido esa dicha de ser madres.
    Un abrazo afectuoso y respetuoso

  7. Hermosa reflexión. ..yo al igual k tu extraño mi panza acabo de tener a mi última bebé y por las noches acaricio mi panza y me doy cuenta k ya no tengo a esa personita k me pataliaba y se movía todas las noches y aunque ya la tengo a mi lado y no me canso de besarla y acariciarla extraño tanto esa sensación de tenerla dentro de mi …. EXTRAÑO MI PANZA

  8. Extraño mi panza y mucho. A estas alturas estaría con 34+4 semanas de embarazo. Posiblemente hubiere sido una panza inmensa, con mis mellizas dentro y yo, feliz tocándomela.

    Soy conciente de que no tendré nuevamente una panza; la sola idea de poner en riesgo a otro ser humano o a mí misma, me pone los pelos de punta.

    Bailábamos, cantábamos, jugábamos y me divertía mucho con sus reacciones a algo tan natural como estornudar: un día Matilde se movió tan fuerte después de un estornudo, que me dió risa. O las patadas que daba Victoria…Disfruté cada día y cada malestar de mi embarazo, me cuidé como nunca. Debía cuidar mi peso para no excederme por sobre lo que ya tenía antes del embarazo (obesa) y por vivir en un edificio sin ascensor.

    Pero el destino quiso otra cosa y mis niñas nacieron a las 28 semanas, de urgencia. Aún están en la UCIN y están vivas, muy vivas, al punto que eso es lo que me mantiene contenta y conforme: no tendré otro embarazo, jamás tendré una panza inmensa pero tengo a mis hijas vivas y yo estoy viva…estamos vivas.

    A veces, afuera del lactario, nos ponemos a conversar soñando que aún estamos embarazadas, viendo el peso de nuestros hijos y pensando qué tamaño tendrían nuestras panzas.

    Pronto podremos besarlos cuando y cuanto queramos. Ellos están vivos y sus mamás también…y ese es nuestro gran consuelo.

  9. Este artículo es definitivamente lo que necesitaba leer hace varias semanas, que hermoso relato de lo que estoy viviendo, yo he querido disfrutar las últimas semanas de mi último embarazo pero el afán exterior, no me lo permite, siempre corriendo siempre ansiosa, encontré este artículo a tiempo, estoy a 3 semanas y lo voy a disfrutar con pasión, no quiero extrañarlo y sentir que no lo disfrute, gracias, mil gracias

  10. Justo esa sensacion de vacio es la que estoy sintiendo.es tan extraño sentir felicidad de tener a tu bebe en brazos y al mismo tiempo extrañar sus movimientos dentro de mi. Extraño mi panza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA