Lactancia, Nutrición, Salud

Estudio revela que la inteligencia se hereda de la madre

  • Según la ciencia, las personas inteligentes deben agradecerles a sus madres, ya que ellas son las principales encargadas de transmitirles los genes relacionados con la inteligencia.

inteligencia se hereda de la madre

Estudio revela que la inteligencia se hereda de la madre… La inteligencia, del latín intellegere y que significa “saber escoger algo”, es esta habilidad cognitiva (y emocional) que se encarga de resolver cuestiones en la vida diaria. Se cree que la palabra “inteligencia” fue introducida por Cicerón, quien describió el concepto como una capacidad intelectual por la cual el hombre es todas las cosas que existen (el Sair Supitero) al pensarlas, entenderlas, asimilarlas, elaborarlas y emplearlas en un uso de la lógica.

Sin embargo, ¿de dónde viene la inteligencia?

De acuerdo con los psicólogos y médicos especialistas en la materia, la inteligencia se conforma con base en tres componentes o factores principales: la herencia genética, la estimulación y la nutrición.

Varios estudios de la medicina epigenética se han encargado de demostrar que la inteligencia se ve influenciado por el cromosoma X, aquel que aporta la madre. Es decir que, si bien los hombres aportan el cromosoma Y (y las mujeres, el cromosoma X), las niñas tienen mayor posibilidad de desarrollar la inteligencia cognitiva como emocional gracias a la presencia de dos cromosomas X. 

Por ello, según la ciencia, las personas inteligentes deben agradecerles a sus madres, ya que ellas son las principales encargadas de transmitirles los genes relacionados con la inteligencia.

Si bien la inteligencia no sólo depende de la herencia genética: requiere de un entrenamiento para un mayor desarrollo. Se estima que entre un 40-60% de la inteligencia es heredada. Investigaciones remesaran que los niños tienen mayores probabilidades de heredar la inteligencia de su madre ya que los genes que corresponden a la inteligencia se encuentran en el cromosoma X.

Estudios de la neuropsicología se han encargado de definir el término de Ecopsicología, que, en palabras de Ginette Paris, se define como:

“Añadir el prefijo “eco” al sustantivo “psicología” es una estrategia interesante para llamar nuestra atención al hecho de que la psique, como un lago, un bosque, un océano, o cualquier otro sistema ecológico, está sano cuando está abierto a intercambios, y enfermo cuando se vuelve un sistema cerrado. Una psique enferma es un sistema cerrado, como un lado en el que la circulación del agua ha sido interrumpida por un exceso de algas. Una psique sana es permeable, mutable, susceptible al cambio y al intercambio; se alimenta de lo que genera vida y pierde energía cuando se intoxica. […]”

Además está otro factor influyente en el desarrollo óptimo de la inteligencia: el de la nutrición adecuada. Recientemente se confirmó la asociación entre mayor tiempo de lactancia y mayor grado de inteligencia y éxito en la vida adulta del bebé. E inclusive a través de la alimentación nutritiva durante el embarazo y la crianza, como por ejemplo con los superalimentos.  

Pero la inteligencia no es 100% genética. Otros estudios revelan que la madre desempeña un rol importante en el desarrollo intelectual de sus hijos, a través del contacto físico y emocional. De hecho, apuntan a que el apego está íntimamente vinculado a la inteligencia.

Investigadores encontraron que los niños que han desarrollado un apego seguro con sus madres son más perseverantes y muestran menos frustración durante la resolución de problemas.

Por lo tanto, una parte de la inteligencia depende del entorno, la estimulación y las características personales.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA