Crianza, Familia

¿Estos son los ideales de belleza que les enseñamos a nuestros hijos?

ideales de belleza

En los últimos años, el mundo ha sido testigo de la manera en que el mundo de la farándula ha diversificado un poco sus estándares de belleza. Desde flacas hasta frondosas, las actrices famosas han formado un estándar de belleza que obliga a la población en general a mimetizar esta perspectiva de la perfección.

No obstante, este enfoque ha desencadenado obsesiones y violencia en contra de un mismo sexo: el de las mujeres. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a mujeres arremeter contra el físico de otras porque son “gordas”, “tienen muchas bubis”, “están nalgonas”, “son un palo”, etcétera?

Este ataque tanto al cuerpo de una mujer como a su persona, son sólo símbolos de varios aspectos que posiblemente ignoramos.

Uno de ellos, por ejemplo, es la fetichización de las partes del cuerpo femenino: senos, cintura y trasero.ideales de belleza Vemos a mujeres como Jennifer Lopez, Iggy Azalea, Kim Kardashian, Nicki Minaj, Lana del Rey, Katy Perry, con perfectos cuerpos resaltando cada uno de estos elementos corporales. No nos sorprendería saber entonces que en los últimos 30 años, las cirugías plásticas de la liposucción, face-lifts (levantamiento de rostro), implantes de senos y de traseros, se han esparcido a lo largo y ancho del mundo. Desgraciadamente la mayoría de las mujeres no pueden costear una cirugía plástica, escogiendo una alternativa más barata y peligrosa: dietas perniciosas, inyecciones o pumping parties, los cuales pueden desfigurar o, en el peor de los escenarios, a matar. 

Otro ejemplo es la lucha entre las curvilíneas y las delgadas. Basta con escuchar algunas acciones populares para empezar un ataque de odio entre sí. Está Meghan Trainor cantando un odio rotundo a las mujeres delgadas: “Haré que regrese la forma del trasero, vayan y díganselo a las perras delgadas”, porque, sobretodo, es el trasero grande lo que los hombres desean: “Mi mamá me dijo ‘no te preocupes por tu tamaño’; ella dijo, ‘A los chicos les gusta un poco de carne en el trasero para agarrar en la noche.” Mientras que en la canción de Anaconda de Nicki Minaj, especifica que las mujeres con el trasero grande deben mostrarlo porque “a él no le gustan las huesudas, él quiere algo qué agarrar.” Estas canciones tan populares sólo lanzan ideas de cómo la mujer debería verse a través del deseo del hombre, fetichizando cada miembro corporal para el gusto del otro (y no de cada mujer).

Dentro del deseo por ser deseados o aceptados, las personas se someten al Iron Maiden (Naomi Wolf), a la expectativa de la sociedad acerca del cuerpo de la mujer. De lo contrario, el cuerpo es monstruoso, horrible, indeseable. ¿En qué momento se dejó de ser un cuerpo útil, funcional y bello por no tener cirugías plásticas que rompen con la globalidad de una mujer? Y más importante, ¿por qué las mujeres siguen viviendo bajo la lupa paradigmática del deseo a la violencia?

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA