Experiencias, Salud, Ser Padres

Enfermedad manos, pies y boca: ¿Qué es?

  • Muy frecuente entre los niños de guardería y preescolar: la enfermedad mano, pie y boca suele tener muchos brotes y ser de fácil contagio.

Enfermedad manos, pies y boca

Muy frecuente entre los niños de guardería y preescolar: la enfermedad mano, pie y boca suele tener muchos brotes y ser de fácil contagio. Esta enfermedad es frecuente y contagiosa y está causada por distintos tipos de virus de la familia de los enterovirus, generalmente por virus del grupo Coxsackie.

Estos virus viven en el tubo digestivo y se suelen contagiar debido a que la gente no se lava bien las manos o entra en contacto con superficies contaminadas con heces. Los niños de entre 1 y 4 años son quienes más se exponen a contraer esta enfermedad y estas infecciones son frecuentes en guarderías, centros de preescolar y otros lugares donde los niños comparten espacios reducidos. Se trata de una enfermedad que suele durar entre 3 y 5 días.

Los brotes de esta enfermedad tienden a ocurrir durante la estación cálida del verano y a principios del otoño, pero pueden ocurrir a lo largo de todo el año en las zonas tropicales.

Signos y síntomas

La enfermedad de mano, pie y boca causa ampollas dolorosas en la garganta, la lengua, las encías, el paladar duro y/o la cara interna de las mejillas. Las ampollas son de color rojo con una pequeña burbuja de líquido en la parte superior. Se suelen pelar, dejando una úlcera o llaga, es decir, una pupa de base rojiza. Las plantas de los pies y las palmas de las manos pueden presentar una erupción a base de granos rojos planos o ampollas rojas.

En algunas ocasiones, se puede formar una erupción de color rosa en otras partes del cuerpo, como las nalgas y los muslos. De todos modos, algunos niños solo tendrán llagas o úlceras en la parte posterior de la garganta.

Los niños muy pequeños no suelen saber expresar que tienen úlceras o llagas en la boca o la garganta pero el hecho de que un niño deje de comer o de beber o de que empieza a beber con menos frecuencia de la habitual será un indicador de que algo va mal.

Un niño con la enfermedad de mano, boca, pie también es posible que:

  • tenga fiebre, dolores musculares u otros síntomas gripales
  • se vuelva irritable o duerma más de lo habitual
  • empiece a babear (porque le cuesta mucho tragar)
  • solo quiera beber líquidos frescos o fríos
Tratamiento

Antes de seguir cualquier tratamiento es importante tener un diagnóstico. Acudir al pediatra, al homeópata o al proveedor de salud de nuestra preferencia y evitar por todos los medios la automedicación.

Los alimentos fríos, como los helados y paletas, también ayudan a adormecer las zonas doloridas y serán muy bien recibidos por aquellos niños que tengan dificultades para tragar (¡y también para quienes no las tengan!)

Los niños que tengan ampollas en las manos y/o los pies deberían mantener estas áreas bien limpias y descubiertas. También se deberían lavar las manos con agua tibia y jabón.

Asegúrate de que el niños beba abundante líquido para mantenerse bien hidratado. La enfermedad de mano, pie y boca suele desparecer al cabo de varios días a una semana y los niños se suelen recuperar completamente.

No hay ninguna vacuna para prevenir la enfermedad de mano, pie y boca. Se trata de una infección contagiosa que se propaga a través del contacto con las heces, la saliva, las mucosidades de la nariz o el líquido que contienen las ampollas. Haga que su hijo se quede en casa, sin asistir a la escuela o a la guardería, mientras tenga fiebre o ampollas abiertas, tanto en la piel como en la boca.

Incluso después de que un niño se haya recuperado de la enfermedad, podrá trasmitir el virus a través de las heces durante varias semanas, pudiendo contagiar la infección a otras personas.

Lavarse las manos a conciencia es la mejor protección. Recuerde a todos los miembros de su familia que se laven bien las manos y que lo hagan frecuentemente, sobre todo después de utilizar el baño o de cambiarle los pañales a un bebé y también antes de preparar la comida y/o de comerla. Los juguetes que se comparten en las guarderías se deberían limpiar a menudo con un desinfectante porque hay muchos virus que pueden vivir en esos objetos durante varios días.

sarpullido_mano
Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA