Crianza, Espiritualidad, Experiencias, Familia

El placer de dar…

  • Una inversión con altos rendimientos

GivingOptions.jpg

GivingOptions¿A poco no?,Cuando se trata de compartir te la piensas, y es que vienen las preguntas ¿y yo qué?, ¿a mi quién me va a dar?, Si, sí es bonito y hasta suena bien esa cosa del compartir pero pues yo apenas si tengo para mi, con tantos problemas, con tanto que tengo que resolver en mi cabeza, entender, madurar. Todos esos gastos, esos pagos pendientes, dar… ¿Tiempo? No, de eso no tengo ni para mi, ¿Dinero? ¡menos!, ¿Amor? Pues si lo doy pero poquito, ya sabes luego sales lastimado y ¿Por qué?, Por andarte entregando… No eso de dar no es para mi.

Toda esta conversación mental que sostenemos nos aleja del placer más grande que puede experimentar un ser humano aquí en la tierra y que es ¡DAR! Sí, este momento pequeño e insignificante a veces -una sonrisa a un extraño en la calle, por ejemplo- o tal vez ese gran paso a compartir y compartirte nos lo saltamos por pensar, una actividad que sí nos quita de verdad, seamos sinceros ¿Cuánta energía inviertes pensando? ¡justificando!

Es que es muy fácil cuando lo vives, cuando te atreves… cuando entras al juego y entiendes que por regla universal lo que das regresa y multiplicado, cuando entiendes que sí… energía que fluye crece. 

Ahora y como para todo en esta vida sea lo que sea que quieras para manifestar en la tuya… la práctica hace al maestro, ésta es la regla de oro del juego de la vida. Si no sabes que esto es un juego y que tiene reglas y por lo tanto desconoces las mismas, creo que tendrás mucho sufrimiento que experimentar… no me creas pero analízalo, siéntelo… 

                         ¿Cómo practico el compartir? ¡cómo aprendo a dar!

¿Quién por naturaleza humana da sin miramientos?, sin reservas, por el placer de compartirse desde el segundo uno de tu creación, desde que se da la chispa de la vida en su vientre y comienzas a ser… Tu Madre. 

Sí, esa mujer, esas mujeres… son el ejemplo perfecto del dar, del compartirse incondicionalmente, está en el sistema, en el suyo pero y en el nuestro también porque justo cuando se activa en su cuerpo el proveerte de todo lo que necesitas para llegar a la vida tu estas ahí dentro generando esa energía y comiendo de ella… somos gracias a que nos dan, crecemos en un cuerpo que no es el nuestro, nos alimentamos de ese cuerpo y no hay limite en esa entrega… de eso estamos hechos y es por eso que lo más grande que nos puede pasar ya andando por nuestro propio pie es revivir esos días dando es por eso que el placer más grande en la tierra es dar.

Y no es sólo eso… Dar es tan inteligente que es una especie de bumerang y vuelve, regresa con más fuerza, se multiplica… hay una fuente inagotable de la que sin saber tomamos lo que necesitamos, lo que deseamos con la intención correcta, desde la cual manifestamos y es desde ahí desde dónde tomamos ese tiempo, dinero, amor para dar y es desde esa fuente inagotable que nos es devuelto.

Esto es comprobable, puedes por favor, después de leer esto ir a la tienda comprar una paleta y dársela a alguien, con una gran sonrisa, si este no es un buen día con mayor razón, es más si no lo es compra una bolsa para toda la oficina… Acto seguido, después de la entrega vas a sentir una energía que crece en tu pecho y tienes ganas de vivir, inmediatamente conectas con lo que eres verdaderamente y así puedes generar esa energía en la practica, acostumbrándote a dar a veces tiempo, otras dinero, siempre amor, un abrazo, una sonrisa, apoyo… ¡un libro! Poco a poco verás y esto es de cajón, no es que tal vez suceda algo inesperado en tu vida, un milagrillo, no por seguro, tu vida se va a volver más fácil, las cosas se acomodan bajo el plan perfecto ¿Por qué? Por que bajo ese plan estas actuando tu al dar.

Vivir es una gran oportunidad, una vez que tienes claro que es así, tomas la decisión de que es lo que quieres hacer en el día a día, de que forma quieres jugar este juego, que papel adoptas para entrar a la cancha, necesariamente tienes que hacerte de un papel… de un personaje y este de forma consciente o inconsciente lo diseñas tu. Hazlo presente, no dejes ir ningún detalle… y Dar no es un detalle cualquiera, es uno de los básicos en un personaje que gana en el juego de la vida, es un elemento clave para conquistar y aun más significativo, revelador, placentero y grande ¡conquistarte! Amar la que eres profundamente, caerte bien, verte a los ojos en el espejo y poderte sonreír y hasta guiñar el ojito… ¡si! Tu a ti.

Dar es comenzar a hacer magia y volver entonces a creer en lo “imposible” porque seguramente existen cosas improbables pero imposibles NO. Ser magia es una posibilidad real que esta disponible en un solo paso… un pasito en realidad… Dar.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA