Familia, Karla Lara

El juego y el aprendizaje del niño

  • ¿Por qué juega el niño?, ¿Por qué es tan importante el juego para su desarrollo? Piaget afirma que “el juego infantil es una actividad cultural que desarrolla la inteligencia”.

aprendizaje del niño

De manera positiva y creativa algunos métodos de formación como la pedagogía Waldorf introducen el juego en el mundo de la educación de los niños, reconociendo que el juego desarrolla un papel determinante en su desarrollo intelectual, emocional y físico, ya que de manera natural es a través del juego que el niño aprende y desarrolla el control de su propio cuerpo y coordina sus movimientos, organiza su pensamiento, explora y descubre el mundo que le rodea, descubre y reconoce sus emociones y sentimientos y resuelve sus problemas, es con el juego que el niño evoluciona como ser social y aprende a participar en su comunidad, además de descubrir sus intereses y por lo tanto, aprende.

 El juego implica además de movimiento, actividad mental continua que se traduce en creación, imaginación, exploración y fantasía. Cuando el niño juega y el juego es libre, desarrolla su capacidad de crear cosas, inventar situaciones y buscar soluciones a diferentes problemas que se le presentan en el juego. El juego en el ser humano (a cualquier edad) favorece el desarrollo intelectual. Jugando el niño desarrolla habilidades para prestar atención a lo que está haciendo, aprende a memorizar, a razonar, etc. A través del juego el pensamiento se desarrolla hasta lograr ser conceptual, lógico y abstracto.

Así, el juego es una herramienta de aprendizaje mediante la cual el niño desarrolla sus capacidades motoras y su participación en un grupo con otros niños le permite observar, aprender y desarrollar no solo reglas básicas de convivencia, sino también la relación y la cooperación con otros, la empatía, la solidaridad, la pertenencia y el respeto hacía otros, los conceptos de amistad, muchos valores y hasta su lenguaje.

Cuando el niño juega también imita y con ello desarrolla actitudes, comportamientos y hábitos sociales, el niño que juega se comunica, es creativo, imaginativo y se convierte en un ser que aprovecha el potencial de su inteligencia.

Además de todo lo anterior, está en la naturaleza del niño sentirse atraído y motivado por el juego, con lo cual, el aprendizaje se vuelve divertido pero sobretodo interesante para el niño y tener la atención y la curiosidad de un niño significa que existe una disposición voluntaria para descubrir y aprender cosas nuevas sin que se tengan que imponer procesos de intelectualización o estimulación en exceso.

Mediante el juego el niño descubre y aprende a su propio ritmo de acuerdo con su proceso de madurez y va formando algunos rasgos de su personalidad, mejora su coordinación motriz, su percepción sensorial y su inteligencia emocional, siendo el juego un recurso que le permite reconocer sus pensamientos y sentimientos, porque hablar de juego no significa darle juguetes a un niño para entretenerlo o distraerlo, dejar jugar a un niño es permitirle desarrollar esa capacidad creativa inherente a la infancia, significa dejarlo ser a través del juego: en la escuela, en la casa, significa dejarlo estar en espacios abiertos, mejor aún si puede estar en contacto con la naturaleza y con otros niños, dejar jugar a un niño es crear un ambiente que fomente su imaginación y ese ambiente debe ser libre, exento de tendencias ajenas que controlan las ideas de un niño, el juego libre es aquel que diseña el propio niño con su fantasía, con su imaginación y que no necesariamente implica juguetes, sino materiales y objetos que le ofrezcan diferentes texturas, que pertenezcan a la vida cotidiana o la naturaleza y que no sean peligrosos, jugar implica la convivencia con otros niños y otros seres vivos como mascotas o plantas.

Así el juego es un método de enseñanza y una forma de aprendizaje, en el juego pueden participar y convivir niños con niños y niños con adultos, el juego puede y debe integrarse en la vida cotidiana como una rutina porque es una fuente de aprendizaje.  Es importante tomar en cuenta que desde los 0 hasta los 7 años los niños siguen desarrollando su cuerpo, sus órganos internos se siguen configurando y la evolución de sus sentidos no se detiene y por el contrario son el movimiento y el juego los que dan al niño conocimiento sobre éstos, por eso determinante cuidar el ambiente de juego del niño: los colores, sonidos, formas y texturas que lo rodean, porque se traducen en estímulos y éstos tienen un impacto en su vida.

Jugar con los niños es fácil pero implica dedicación y compromiso, porque los niños imitan y perciben el interés del adulto en lo que están haciendo juntos, incorporar el juego puede hacerse con actividades diarias en la casa, por ejemplo cuidando el jardín o las plantas interiores, o haciendo tareas domésticas con la vigilancia de un adulto, como barrer, lavar trastes, cocinar, hornear. El juego repetido da al niño seguridad y confianza, lo enseña a perfeccionar algunas habilidades y a improvisar con sus ideas. Jugar debería ser la actividad principal de todo niño para cuidar y desarrollar su salud física y emocional, para garantizar un sano aprendizaje, jugar es un derecho infantil y todos los adultos deberíamos de preocuparnos por hacer que se respete y se cumpla. Un niño que juega, es un niño que piensa y es feliz. 

@KarlaDoula

Fuentes:

http://waldorftv.weebly.com

Piaget, Jean (1991): “La formación del símbolo en el niño: imitación, juego y sueño.” Imagen y representación. FCE, México, D.F.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA