Lifestyle

“El cuerpo perfecto” es aquel de toda mujer

¿Cuándo fue la última vez que viste en un anuncio publicitario a mujer con una silueta más amplia que 90-60-90; a alguien orgullosa de sus marcas de la experiencia; o a una persona mostrando marcas de nacimiento o cambios que ha experimentado su cuerpo real como estrías, arrugas, etc?Probablemente “nunca” o “muy pocas veces”.

Este tipo de información, la que demanda la estilización de un patrón, llega a una población sensible a su introyección. Es este grupo social que al traer a consciencia la burla del otro, en algún momento de su infancia o adolescencia, se sintió avergonzado de su propio físico; deseando convertirse en alguien que medios de comunicación (y prácticas sociales) los han hecho creer que traerá felicidad: el deseo sexual o la envidia de ese otro. En consecuencia, se someten a cambios físicos, emocionales o estilos de vida que implican un rechazo a sus gustos para sentir la aceptación de ese otro (el rechazador inicial).

Este fenómeno debilita el empoderamiento de cada individuo, una vez que éste se compara constantemente con figuras estilizadas por Photoshop o intervenciones quirúrgicas. Y sin darse cuenta que son siluetas o rostros irreales.

Empresas como American Eagle, Debenhams, Jenny Altman; y artistas como Keira Knightly o Kate Winslet. Estos son personajes públicos que demandan a los medios de comunicación para reducir esta idealización irracional, y así generar un cambio en la autopercepción y autoestima de los jóvenes que se enfrentan a esta información.

Los resultados son increíbles: las ventas de American Eagle han aumentado en un 9 por ciento comparado con el ciclo del año pasado; Keira Knightley, actriz inglesa, ha dejado en claro que “no importa qué figura tienes”; entre otros. Realmente la campaña contra el Photoshop ha generado un movimiento que acepta y valora a las personas “regulares” al ser como son: porque son  sencillamente merecedoras.

Así de pronto los estándares de belleza tienen todo que ver con una talla, o con cierto color de piel, o con ciertos estilo de vestir y lo cierto es que para tener un cuerpo de bikini lo único que necesita cualquier mujer es tener un cuerpo y un bikini, nada como amarte profundamente y estar feliz en tu piel, si por salud te cuidas, si por vanidad te gusta verte bien, lo importante es que ante todo te aceptes como eres, tu cuerpo es tu templo, ámalo, respétalo y vive el presente que es HOY.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA