Crianza, Familia

El clima del amor en familia

  • El clima del amor en casa se trata del amor positivo (nutricio), es un interés tierno que consiste en valorar al niño por el sólo hecho de que existe.

clima del amor

El clima del amor en la familia se manifiesta cuando brindamos “verdaderos encuentros” y seguridad psicológica, cuyos elementos son:

  1. La Seguridad que Brinda la Confianza.
  2. Seguridad del No Enjuiciamiento.
  3. Seguridad de Sentirse Apreciado.
  4. Seguridad de ser Dueño de Nuestros Sentimientos.
  5. Seguridad de la Empatía.
  6. Seguridad de Tener Crecimiento Exclusivo.

Decirle al niño “te quiero” no garantiza el sentirse querido. La sobreprotección equivale a decir “eres incompetente”.

El encuentro verdadero es : atención concentrada, es ESTAR POR COMPLETO. Es la calidad y no la cantidad de tiempo lo que hace que el niño se sienta querido.

1.- La Seguridad que Brinda la Confianza.

Las experiencias de tempranas nos dicen si nos encontramos en un clima cálido u hostil. La serenidad de las madres es un aporte para la seguridad del   niño.

¡La base de la seguridad es la confianza!

  • Evitar mensajes mezclados:

Cuando las palabras se contradicen con el lenguaje corporal, no verbal.

¡Lo primero que aprende el niño es a confiar en las claves no verbales!

Ejemplo: El niño pregunta “¿Qué pasa?” y con actitud de enojo la madre responde: “¡Nada!” Es más fácil dar respuestas falsas que ponernos en contacto con nuestros sentimientos o bien, lo hacemos por no herir al otro.

  • Honestidad:

¡Lejos de desilusionar a los niños la sinceridad los atrae hacia nosotros!

No se tiene que darle al niño santo y seña de lo que a no le está pasando, se puede tomar en cuenta lo que es más apropiado para que entienda cómo uno se siente. Es preferible a decir: “No me pasa nada”… y tengo cara de enojo (mensaje mezclado).

  • Mostrarse humano, con fallas y aciertos:

Muchos padres creen que al mostrarse preocupados e indecisos dañan la

Confianza del niño y utilizan “máscaras” para que esto no se note. Estos sentimiento disfrazados hacen que los niños adviertan nuestros engaños y esto sí daña su confianza.

2.- Seguridad del No Enjuiciamiento:

Los juicios nos transforman en espejos negativos para los niños, lastimando su seguridad y el auto respeto.

            Juicios del Tú                                       Reacciones del Yo

– “¡Eres tan lento!                                       -“Temo que llegues tarde a clase”

– “¡No seas sucio!                                      -“ No quiero barrer las migajas”

– “¡Eres un holgazán!”                               -“ Estoy preocupado por tus notas”

– “¡Eres un desconsiderado!”                     – “No quiero recoger tus cosas”

 

Para evitar los juicios podemos hablar de lo que nos pasa dentro de nosotros mismos, así no tenemos que poner etiquetas. Todo juicio o valoración bloquean la comunicación y hacen recurrir a actitudes defensivas o agresivas.

¡Los juicios son cortinas de humo que impiden el paso del Amor!

3.-Seguridad de Sentirse Apreciado.-

A veces el niño no se siente apreciado debido a que nos concentramos más en lo que le falta, lo que está mal para nosotros: rechazando en ellos lo que rechazamos en nosotros mismos.

¡El respeto es la manifestación del Aprecio!

4.- Seguridad de ser Dueño de Nuestros Sentimientos.-

El permitir que el niño sea dueño de sus sentimientos no quiere decir que le dejemos hacer lo que él quiera. Se habla de libertad de Sentir, no de libertad de Actuar. El respeto de los sentimientos del niño forman parte del respeto por su integridad. Las emociones surgen espontáneamente y con parte del yo privado de la persona.

¡La seguridad se va cuando decimos al niño lo que “debe disfrutar” o lo que “debe de sentir”!

5.- Seguridad de la Empatía.-

Los seres humanos necesitamos sentirnos aceptados y comprendidos. La empatía consiste en oír con el corazón y no con el cerebro. Esta implica escuchar y aceptar los sentimientos como realidades verdaderas. Facilita la empatía el atender a los mensajes no verbales: tono de voz, postura corporal, gestos, observar los músculos, etc.,  y ésta hace comprender el amor, fomenta la cercanía cálida, la intimidad y barre la soledad. Ayuda a dejar los juicios a un lado. La comprensión humana nos da consuelo y seguridad. La empatía consiste en que nos comprendan desde nuestro punto de vista. No se trata de entender  por que se siente lo que está experimentando el otro, ni darle consejos ni emitir juicios.

“¡Sobrellevar una pena en soledad es más difícil que saber que otros “están con nosotros !”

6.- Seguridad de Tener Crecimiento Exclusivo.

El crecimiento se opera mediante saltos hacia lo nuevo y regresiones a lo viejo. Cada paso del crecimiento exige al niño que deje atrás lo familiar, ¡Crecer es renunciar a lo viejo!  Los niños necesitan seguridad para después lanzarse a lo nuevo, lo desconocido. Todo crecimiento implica incertidumbre… ¿Cómo será?…

Estos ingredientes del amor hacen que el niño se sienta un individuo único y valorado, respetado, comprendido y amado.

Ana María Arizti

family-1466261_960_720

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA