Familia, Ser Padres

El bebé reconoce a mamá y a papá

  • El bebé usa todos sus sentidos para reconocer a sus padres, hay algunas cosas que se reconocen de manera natural e inmediata como la voz y el olor y el rostro es de lo último que el bebé reconoce.

El bebé reconoce a mamá y a papá…

El momento del nacimiento se abre una ventana de salud “primal” del bebé y de la madre, es en la primera hora siguiente al nacimiento que se genera el apego o el vínculo mamá-bebé, generalmente relacionado con la impronta del nacimiento. Es mamá el foco de atención del bebé y todos los sentidos de ambos entran en juego: vista, oído, olfato, tacto y gusto, lo mismo las hormonas que ambos secretan, principalmente la oxitocina, de ahí la importancia de no interrumpir el contacto mamá-bebé en la primera hora siguiente al nacimiento.

El sonido del corazón de la madre es inconfundible para el bebé, por eso es importante permitir el contacto piel a piel a nivel del pecho de mamá con el bebé al nacer.

El olor será una de las cosas más importantes para el bebé, a través de la lactancia es que el bebé pasa mas tiempo con su madre. El tacto también ayuda a la identificación de los cuidadores, ya que las caricias y los abrazos hacen que se sienta más seguro y querido, dos sentimientos que el ser humano tiene a asimilar como propio de los padres.

El vínculo o la relación con papá también se va fortaleciendo a través de juegos, cuidados y atenciones diarias.

A pesar de que muchos piensan que la voz de la madre es lo primero que el bebé reconoce, hay estudios que determinan que la voz grave de papá, es la que consigue atravesar mejor las membranas del útero y el vientre durante el embarazo. Por lo tanto el bebé reconoce la voz de papá. 

Visualmente, los bebés tardarán más en reconocer a los padres. Esto ocurre porque sus ojos no son capaces de percibir personas u objetos a una distancia mayor de 25 o 30 centímetros, que es lo que el pequeño alcanza a observar durante la lactancia materna. De ahí también la importancia del olor, que se guiará a través del olfato hasta llegar al pecho-por eso buscan la leche con los ojos cerrados-.

El rostro es lo único que el niño aprende a reconocer. Más allá de esa distancia, sus ojos no percibirán nada nítido, sino formas borrosas que con el tiempo empezarán a clarearse y tomar sentido. 

Combinando este sentido (la vista) con los demás, el bebé no tardará mucho en reconocer quién es quién. Y será con el tiempo y el continuo desarrollo de sus sentidos cuando consiga atender e identificar a mayores distancias a sus padres. A pesar de que el proceso puede llegar a tardar hasta dos meses, pero luego de eso el bebé logra reconocer perfecto a sus padres aún en una multitud.

Para los bebés el amor, los juegos y la felicidad son los sentimientos que determinan en mayor medida a los familiares. 

Te puede interesar:

La impronta del nacimiento

Beneficios de no interrumpir la primera hora “sagrada” siguiente al nacimiento

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA