Salud

Depresión, suicidio y otros demonios…

  • Conoces los síntomas de la #depresión? Serías capaz de reconocerlos en ti? Podrías ayudar genuinamente a alguien con depresión? Juzgas la depresión? De estos temas hace falta hablar…

Depresión, suicidio y otros demonios…

Si pensamos que el suicidio es una decisión en un momento de cobardía, quizá no estamos pensando, solo dando una opinión al aire que en realidad ya no importa. La depresión como el suicidio, no son exclusivos de una edad, género o estrato social. Llega, se instala y hace su daño: niños, adolescentes y adultos, casados, solteros, madres, padres, abuelos… ricos y pobres…

Entiendo que la muerte no es tema sencillo de socializar y el suicidio menos cuando además se observa como un fenómeno que por elección pudo haberse evitado, pero no es así. No es tan simple. El suicidio sucede ahora con mayor visibilidad entre tantas personas, sin importar su edad o su condición social.

Recién la semana pasada nos enteramos del suicidio de dos celebridades de talla internacional: Anthony Bourdain y Kate Spade, pero aquí y ahora, en tu propio círculo de familia y amigos ¿a cuántas personas conoces que hayan sufrido o vivan con depresión y que podrían cometer suicidio? Todos quisiéramos contestar que a “NADIE”. Sin ser experta pero con experiencia personal sobre el tema de la depresión quiero compartir algunas reflexiones: 

  • La depression es un padecimiento que se puede volver patológico, es una enfermedad. 
  • Nunca estará de moda hablar de depresión, nunca estará divertido y tampoco te va a traer amigos.
  • La depresión necesita atenderse y ser validada y vista. No es suficiente salir, hacer ejercicio o sonreír porque es una enfermedad.
  • La depresión no es solo tristeza exagerada, puede no dejarte funcionar y también se puede maquillar. La depresión es una mal extendido, es tan evidente que puede no notarse.
  • La depresión no va de elegir o no estar en ella. No se trata de echarle ganas o de escoger ser feliz. Puedes “tenerlo todo” y estar deprimido, es una patología, una enfermedad. No basta con pensar “lindo”.

Algunos datos duros:

De acuerdo con datos de 2016 de la Secretaría de Desarrollo Social local (Sedeso), en promedio, cada año se registran 1,500 suicidios en todos los rangos de edad, pero la tasa ha ido en aumento. En 2000 ésta era de 3.7 casos por cada 100 mil personas y en 2014 el índice había subido a 4.9 por cada 100 mil habitantes, en total 434 muertes.

No existen cifras locales referentes al suicido en adolescentes, pero datos revelan que el grupo poblacional con la mayor tasa de suicidio en México es de los 20 a los 24 años, con 852 casos registrados, según estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2013. Le sigue el grupo de 15 a 19 años con 760 suicidios, y en tercer lugar el de 25 a 29 años, con 733 casos registrados.

Las cifras establecen que el grupo más vulnerable es de 15 a 29 años, con un total de 2,345 casos, lo que representó 40.8% del total en ese año. Por sexo, las tasas de suicidio entre jóvenes de ese rango son de 12 por cada 100 mil hombres y 3.2 por cada 100 mil mujeres.

Entonces la depresión que muchas veces lleva al suicido si es real, es palpable y no es lejana para nadie. Series como “13 razones..” “13 reasons why” de Netflix ha ahondado en el tema, no es una serie sobre “bullying”, es una serie que habla de la multicausalidad  del suicidio en los adolescentes y a los padres nos puede abrir los ojos a muchas situaciones que consideramos ajenas a nosotros y a nuestras familias.

La vida cotidiana en general, no tiene un ritmo sencillo para nadie, las exigencias sociales, económicas, emocionales  y otras ejercen una presión que no todas las personas soportan. Y no es suficiente tener recursos para resolverlo, la depresión puede volverse crónica y requiere de atención clínica profesional.

La salud mental abarca muchos ámbitos para cuidar en las personas que amamos:

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.  «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

Así la salud mental debe cuidarse desde las habilidades sociales para interactuar, los pensamientos y emociones que se comparten y que se sienten, la actitud y los hábitos diarios de las personas y estar atentos a los cambios que todo esto pueda presentar, vigilar el entorno que nos rodea, las personas que son cercanas a nosotros y buscar y ofrecer ayuda.

Entonces solo reflexionar qué podemos hacer nosotros para ayudar a otro, si acaso somos nosotros quiénes podemos llegar a requerir ayuda, pero seamos genuinos y sobre todo tratemos de hacerlo son juicio y busquen expertos, personas formadas profesionalmente.

Abrazo,

Karla Lara

@KarlaDoula

 

Te puede interesar:

La depresión postparto afecta a casi el 80% de las mujeres, según expertos

Médicos comienzan a prescribir ejercicio y otras alternativas para curar la depresión

 

Fuente: http://www.mexicosocial.org/index.php/81-arts-destacados-home/294-suicidio-uno-de-los-retos-del-2018

 

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA