Salud

Del amor maternal y sus derivados

  • “El amor es un shot de energía positiva que crea cosas increíbles; es por ello que la madre que cuida, guía y enseña a sus hijos es tan respetada en nuestra cultura. Porque son acciones que nacen de un amor indescriptible que permite superar cualquier cosa” – Lau Alvarado

Del amor maternal y sus derivados…

Tengo la sensación de que la prioridad en la vida de las generaciones que nos anteceden, no era la felicidad, sino la aceptación social. Una terrible regla social que obligaba a las personas a meterse en un molde incómodo y poco adecuado. Todos fingiendo ser normales y con sensación de soledad.

¡Qué difícil es ponerse un zapato que no te viene bien, la incomodidad genera callos después deforma tus huesos y produce dolor!. Ese terrible sentimiento que se deposita en un obscuro rincón del ser, donde se acumularon los deseos incumplidos, los amores mal entendidos, las pasiones limitadas, el ego lastimado y las palabras reprimidas van generando una energía negativa llamada enojo. Ese sentimiento tan poderoso que intensifica los problemas del universo.

Esa energía no emite sonido ni sensación; se manifiesta a través de ansiedad, depresión, o alguna enfermedad. Se manifiesta en el conflicto, la insatisfacción y la confrontación.

Esa energía incomoda que no queremos resolver, es tan poderosa que nos hace unirnos a la colectividad universal negativa. Creadora del miedo, que a su vez potencializa las guerras, la hambruna, la inseguridad y muchas otras causas que nuestra sociedad, país y planeta sufren en la actualidad.

El bebé no sabe de odios, de religiones, ni de clases sociales; el niño experimenta y se relaciona. El rechazo, la violencia, las prohibiciones van formando a ese ser humano, pero lo que quiero resaltar es la actitud agresiva que se registra. Hablo de el trato amable, amoroso, paciente que el niño absorberá durante el crecimiento.

Como madre lo entendí hace muchos años, avancé repitiendo los patrones aprendidos, ejerciendo las enseñanzas. Gracias a mis continuos esfuerzos por resolver ese dolor, mi amor por la paz y el enorme amor hacia mis hijas, descubrí que mis necesidades personales de reconocimiento debían ceder paso a las necesidades del universo por contar con seres de mayor inteligencia emocional y conciencia colectiva. Me puse a trabajar en mi ser, en mis dolencias y heridas, limpiar y sanar para ser el ser que espero que mis hijos sean.

Como madrastra aprendí también, que no importa la sangre, lo que verdaderamente importa son las almas necesitadas de cariño y que como ser de luz tengo mucho amor para compartir. Ese mismo amor de madre, que perdona, que comprende y que reintenta, dirigido a otros por reflejo, por conciencia, por humanidad por el bien común.

El amor es un shot de energía positiva que crea cosas increíbles; es por ello que la madre que cuida, guía y enseña a sus hijos es tan respetada en nuestra cultura. Porque son acciones que nacen de un amor indescriptible que permite superar cualquier cosa, que impulsa a la evolución a través de un poco ó mucho sacrificio.

Ese sentimiento no es único de las madres, lo he visto también en los padres, padrastros, en los hermanos y en los amigos; cuando una persona desarrolla un sentimiento tan fuerte capaz de ayudar al prójimo no importan los lazos de sangre. Importan los lazos de amor, esa energía es la que necesitamos contagiar y sólo seremos seres de luz si trabajamos en curar nuestros dolores y armar nuestros amores.

El amor no exige, no reclama, no pide correspondencia, el amor cede, reintenta y se entrega. Sin reconocimiento, sin intención, es un regalo.

Así es que, en este mes donde festejamos el amor a la madre, además de agradecer a nuestra madre por su esfuerzo y su dedicación, hagamos un esfuerzo para reflejar ese amor hacia otras personas y renovar nuestra comunidad. Usa ese amor inmenso que sientes en tu trabajo, para perdonarte y trabajar en tu persona, tal vez para perdonar al que te trató mal porque sufría o no entendía (como seguramente lo hizo tu madre), ayudar al desvalido, y enseñar a los hijos la importancia de crecer colectivamente para sanar este mundo tan dolido.

Con mucho amor,

Lau Alvarado

Twitter @lazamarron

Facebook @LauAlvaradoMaquillista

Instagram @LauAlvaradoMaquillista

Youtube @LauAlvaradoMaquillista

Blog: https://wordpress.com/posts/mysenseofbeauty.blog

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA