Crianza, Experiencias, Familia, Ser Padres

¡Dejémos de culpar a las madres!… los niños se pierden y toma un segundo

  • Lo sucedido ya es en si mismo demasiado triste, busquemos nuestras causas, alcemos la voz, pero antes que nada, busquemos el amor y la comprensión y la empatía entre las personas…

file_20160531095943

Este fin de semana en un zoológico de Cincinnati, Harambe, un gorila tuvo que morir para evitar que atacara a un niño de 4 años que de alguna manera logró introducirse al espacio en donde se encuentran los gorilas en cautiverio. Harambe, un gorila de 17 años de inmediato notó su presencia y por un tiempo de casi 10 minutos arrastró al niño hasta que los oficiales del zoológico decidieron matarlo para lograr poner el niño a salvo. 

El director del zoológico Thane Maynard declaró: “El niño estaba siendo arrastrado, su cabeza golpeaba contra el concreto”. Esto no es algo suave. El niño estaba en peligro”. Maynard informó al The New York Times que el niño sufrió una contusión. “El gorila es capaz de quebrar un coco con las manos. No podíamos correr el riesgo de que el niño estuviera bien, especialmente cuando el gorila empezó a agitarse”.

“Tenemos el corazón roto por haber perdido a Harambe, pero no podemos perder de vista que estaba en peligro la vida de un niño,  y una rápida decisión tuvo que ser tomada por nuestro equipo de Respuesta de Animales Peligrosos”. “Nuestra primera respuesta fue sacar a los gorilas de su espacio. Las dos hembras respondieron, pero Harambe no. Es importante saber que dado que el niño estaba totalmente expuesto, intentar tranquilizar a un gorila de 450 libras no era una opción. Los tranquilizantes no hacen efecto hasta después de ciertos minutos en los que el niño se encontraba  en peligro inminente. Por encima de ello el impacto de un animal agitado no es controlable y puede agravar la situación”.

Los profesionales del zoológico tuvieron que tomar una ruda pero asertada decisión para proteger la vida del niño.., pero hasta aquí esto, que es lo importante, resulta que ya no es tan importante…, ahora lo que toca es, claro… culpar a la madre…

En redes sociales no se han hecho esperar las críticas y condenas para la mamá del niño con el hashtag  #ripharambe #justiceforharambe sugiriendo que es a la mamá a la que deben asesinar por descuidar a su hijo…

Esta situación es bastante triste y decepcionante entre seres humanos, pues a pesar de que nos consideramos y somos defensoras y activistas en pro de la salud animal, no está bien, bajo ningún esquema, atacar así a una madre que estuvo a punto de perder a su hijo. Quien es madre o padre sabe que los niños se pierden y que eso sucede en segundos, y que en esos segundos los padres envejecemos de la angustia que nos provoca su ausencia…

Claro que es nuesta ABSOLUTA RESPONSABILIDAD cuidar de nuestros hijos en toda circunstancia y mas si son tan pequeños, pero los testigos aseguran que el niño desapareció en un instante… y no se trata mas de hacer juicios, por favor, los padres perfectos no existen, y las redes sociales permiten maltratar a las personas bajo el juicio de otros: esto es el internet, la tierra de los padres y madres perfectos que nunca se equivocan…

Yo tengo mis dudas, soy madre de 4 hijos y el mayor de ellos apenas tiene 7 años y sé por experiencia, que los niños: corren, se alejan, se esconden , se distraen… y se pierden, SI, LO ADMITO (llena de culpa y me acuerdo y me angustio), mis hijos se me han perdido por segundos y por minutos frente a mis ojos en tiendas departamentales, en parques públicos, en una biblioteca… y cada vez me he sentido morir y he jurado que no me vuelve a pasar y me ha pasado. Así que no soy superior a nadie, a NADIE, a ninguna MADRE a ningún PADRE y a esa mamá del niño de la jaula del gorila: “Te abrazo en esa inmensa angustia que seguro no te abandona a pesar de tener a tu hijo con vida”.

Las madres y los padres también nos distraemos y no estamos en situación de hacerlo cuando cuidamos niños y niñas, pero sabemos que los niños a veces desparecen y que les toma unos segundos estar seguros y otros pocos estar en grave peligro… Estar absolutamente atontas no es negociable, pero ciertamente también es imposible…

Aún y todo, las redes arden y están juzgando a la madre, incluso se ha abierto una petición en Change.org.petition para quitarle la custodia del menor: pidiendo firmas bajo el argumento de que “los padres carecen de supervisión y que su negligencia le causó la muerte al gorila, pero que esta situación de negligencia puede suceder en el hogar del niño y que en el mejor interés del niño lo mejor es estar lejos de sus padres…”

¿En serio? las personas creemos y nos sentimos con el derecho de quitarle a un niño a sus padres y a sus padres a un niño porque desde nuestra trinchera perfecta y desde nuestra parentalidad (Y seguro muchos ni padres son)…, esa es la merecida consecuencia…, ¿Acaso es necesario aclarar que la vida del niño estaba en peligro?, ¿Acaso es necesario exhibir todos los vídeos a manera de prueba de que era necesario esto para poner a salvo al niño?, en serio el activismo reside en ir en contra de los animales de nuestra misma especie: las madres… Y disculpen mi molestia, pero todas esas personas que se sienten con el derecho de juzgar están muy equivocadas, un hijo es lo mas preciado que tiene una madre y un padre, nadie lo quiere poner en peligro, nadie…

0007759806

 

Es terrible lo sucedido para todas las partes, para el majestuoso gorila en cautiverio, para el niño, para los padres del niño, para los testigos, para los administradores del zoológico…, estamos hablando de una vida humana, no podemos tener mas empatía por otros seres vivos distintos a los humanos y que no importen los humanos, no hay congruencia…

El niño tiene 4 años, no debió haber estado ahí nunca. Pero está vivo. Es debatible la medida de matar al gorila, quizá, es reprendible que el niño hubiera acabado dentro de la jaula del gorila, quizá…, ¿merecen los padres ser sujetos de tanto juicio por lo sucedido?… no lo sé, yo no lo hago, soy madre de 4 niños y seguramente me falta mucho camino por recorrer y no me atrevo a juzgar a la madre que seguramente ya tiene una culpa incomprensible, porque nadie mas que ella sabe que siente…, pero si me atrevo a decirle a quienes la juzgan que no lo hagan mas. Lo sucedido ya es en si mismo demasiado triste, busquemos nuestras causas, alcemos la voz, pero antes que nada, busquemos el amor y la comprensión y la empatía entre las personas…

Karla Lara

@KarlaDoula 

 

 

 
Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA