Educación, Familia

¿Cuánto tarda un hábito en formarse?

Somos-lo-que-hacemos-da-a-da.-De-modo-que-la-excelencia-no-es-un-acto-sino-un-hbito.jpg

 

Dicen que un estilo de vida se logra a través de la práctica de costumbres, de un conjunto de hábitos establecidos por tradición o por repetición de actos. De ese modo, con el paso del tiempo, estas acciones repetitivas adquieren fuerza y perdurabilidad; pero ¿por cuánto tiempo es suficiente para actuarlas de manera instintiva y natural?

Si, por ejemplo, empezamos una rutina de ejercicios: sabemos que necesitamos tener un objetivo a cumplir, estar motivados y acostumbrarnos a aquellos hábitos que implican todo el proceso. Los primeros días mantenemos la fuerza de voluntad; sin embargo, conforme pasa el tiempo, nos gana la flojera o aparecen circunstancias que nos imposibilitan continuar ejercitándonos. ¿Te suena familiar?

De acuerdo con el psicólogo Jeremy Dean, para convertir ese tipo de hábitos en una costumbre se necesitan, en promedio, 66 días de haberlas repetido. Después de haber investigado en internet y hacer estudios al respecto, el científico explica que: 

La simple respuesta es que, en promedio, entre los participantes que apoyaron a la investigación, se necesitan 66 días para que un hábito se forme. Como se imaginarán, hubo una variación significativa del tiempo en los hábitos ya que dependían de aquello que las personas intentaban hacer. Las personas que lograron tomar un vaso de agua antes del desayuno lograron realizarlo automáticamente después de 20 días de intentarlo; mientras que aquellas que consumieron un pedazo de fruta como tentempié, tardaron el doble del tiempo para que se formara la costumbre. El ejercicio del hábito demostró cuán difícil puede resultar para un participante hacer 50 abdominales antes del café de la mañana, aún después de 84 días de hacerlo diariamente. Por el otro lado, un integrante tardó 50 días en convertir en hábito el caminar durante 10 minutos después del desayuno. 

En su libro, Making Habits, Breaking Habits: Why We Do Things, Why We Dont, and How to Make Any Change Stick?, Jeremy Dean explica que la automaticidad (actuar sin pensar) está relacionado con el autocontrol y la motivación. Es decir que las repeticiones tempranas eran beneficiosas para la formación de hábitos, hasta que disminuían con el tiempo cuando los participantes no notaban una ganancia inmediata: “Aunque el estudio sólo cubría 84 días, al extrapolar las gráficas, resultaba ser que los hábitos pueden llegar a tomar cerca de 254 días para formarse (¡gran parte del año!).”

En consecuencia, el estudio sugiere que los hábitos sencillos, como tomar un vaso de agua antes del desayuno, pueden tardar 21 días en establecerse; sin embargo, actividades que requieren más esfuerzo, pueden tardar muchísimo más tiempo.

Por ello, es importante tener en mente que la motivación, el desempeño y la repetición de los hábitos son claves para alcanzar nuestras metas. Recordemos las palabras de Aristóteles: “La excelencia no es un acto, sino un hábito.”

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA